Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Laboral

Alargar el verano con teletrabajo se afianza

El 43% de los turistas internacionales ha planteado este año la práctica ‘workation’

Una mujer teletrabaja en la playa de Jávea. Miguel Lorenzo

Con la llegada de septiembre se asoman también los madrugones, los atascos y los ‘tuppers’ para la oficina. Todo el mundo alargaría unas semanas más, pero la mayoría afronta la realidad y sucumbe ante el despertador. Sin embargo, el auge del teletrabajo durante la pandemia ha extendido una práctica que permite llevar el trabajo de vacaciones para poderlas prolongar un tiempo. Se trata del ‘workation’, palabra en inglés que une los términos trabajo y vacaciones. Un método que, además, evita el denominado síndrome posvacacional y sus síntomas, que ya sufren el 60% de los españoles.

El 47% de las empresas aplica políticas de teletrabajo en alguno de sus puestos, según una encuesta elaborada por Adecco. Las oportunidades que brinda esta forma de laburar van desde la reducción del tiempo y coste para movilidad hasta la conciliación familiar. Pero lo que no estaba concebido por muchos es poder alargar las vacaciones. Una posibilidad que casi la mitad de los turistas internacionales, el 43%, ha planteado este año gracias a la flexibilidad del teletrabajo. Conectarse a reuniones desde la hamaca de Maldivas o permanecer en la segunda residencia todo septiembre ya se puede hacer realidad.

Ignacio Álvarez es jefe de ingeniería de Eventbrite España, tiene 36 años y normalmente vive en Madrid, pero este año ha pasado de julio a septiembre en Canarias. "Elegí Lanzarote por el buen tiempo y sus playas paradisíacas. Unos amigos me dejaron su casa con la playa a 10 minutos", explica. La plataforma tecnológica permite a sus empleados decidir si trabajar 100% en remoto, en la oficina o de forma híbrida, cuenta Julia Collado, especialista ‘senior’ en adquisición de talento. Y en verano habilita el ‘workation’. "La ventaja no es tanto alargar las vacaciones sino tener la oportunidad de hacer cosas diferentes al plegar", cuenta Álvarez, que está encantado de invertir su tiempo libre en darse un chapuzón, ir a ver el atardecer a la playa o bucear. "Ayuda a la transparencia y la confianza. La empresa recibe una mayor productividad y da al trabajador la oportunidad de mejorar su salud mental, la libertad de estar donde quiera y la flexibilidad para definir sus horarios. Las dos partes ganan", concluye Collado.

Cada vez se fortalecen más los espacios de trabajo híbridos en aeropuertos, cafeterías y ‘lobbies’ de hotel. Y las Islas Canarias son el destino más atractivo para el trabajo remoto entre los nómadas digitales. Por ello, Turismo de Tenerife cuenta con una área específica para los ‘workation’ llamada Tenerife Work & Play, que promociona actividades para relacionarse con la comunidad de trabajadores en remoto, mientras que en Lanzarote se ha instalado Pitaya Coliving, que asegura Internet de alta velocidad y habitaciones totalmente equipadas para trabajar. Álvarez ha acudido a este último y valora "suplir la parte social que se pierde al trabajar en casa".

La mejor organización es lo que más valoran Pablo Robles, director de operaciones de Liberty Seguros en Europa, y Roser Ambros, ‘project owner’ en el área de operaciones de la misma empresa. "He sentido que eran como vacaciones del colegio", cuenta Robles, que ha podido disfrutar todo el verano en su segunda residencia en Asturias, cuadrando el trabajo: "Tengo la sensación de que aumenta mi productividad. Antes perdía mucho tiempo en atascos". Ambos ha pasado desde San Juan hasta septiembre en un cámping cerca de Cunit (Tarragona), delante de la playa. La madre de dos niños, de 9 y 12 años, valora este verano haber ahorrado el dinero de los ‘casals’ de los pequeños y pasar más tiempo con ellos. De hecho, en Liberty Seguros, el 20% de la plantilla tiene registrado como lugar de trabajo la segunda residencia. La organización permite trabajar a todos desde sus casas o cualquier otro punto del territorio nacional. Un modelo que está permitiendo a la compañía contar con el mejor talento del mercado al facilitar el acceso a profesionales que no residen en las grandes ciudades en las que la compañía cuenta con sede.

Reclutar a distancia

Esto es posible también gracias a la contratación en remoto, que ha crecido notablemente a raíz de la pandemia. En la región EMEA, aumentó un 155% en el primer semestre, apunta un informe de Deel. España, concretamente, ha incrementado el reclutamiento en Colombia (227%), Argentina (147%) y Albania (103%). "La mayor ventaja es que se abre el abanico de candidatos y se obtienen perfiles de mucha más calidad", según Iván Fernández, profesor del máster en prevención de riesgos laborales de la UNIR. 

Joep Sondeijker fue contratado en remoto para la empresa FDV Consulting, de Barcelona, y ha trabajado este verano desde Holanda, su país de origen. "También trabajo mientras viajo: Portugal, Francia, España, Holanda… ¡Mi mochila es mi oficina!", exclama.

Compartir el artículo

stats