Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tenis

Alcaraz, un icono que ya vale 15 millones

Nike, Babolat, Rolex, BMW, Costa Cálida, Isdin y El Pozo ya asocian su marca al murciano

Carlos Alcaraz, en la Copa Davis. EP

Carlos Alcaraz es actualmente la principal amenaza para romper la hegemonía de las tres leyendas del deporte de la raqueta: Roger FedererRafael Nadal y Novak Djokovic. Y eso no pasa desapercibido para las marcas, que ven en el tenista de El Palmar (Murcia) un relevo natural del manacorí como embajador del tenis español y uno de los activos a disputarse por parte de las marcas. De momento, su trabajo le ha convertido en un icono comercial de más de 15 millones de euros y con un amplio potencial de revalorización, si se compara con lo que hoy generan por patrocinio otros grandes atletas de este deporte.

De momento, Alcaraz ya ha logrado con 9,12 millones de dólares en premios económicos como tenista profesional, el 80% de los cuales en un 2022 que lo ha catapultado al número 1 del mundo y lo ha coronado con el triunfo en el US Open, su primer Grand Slam. A los pagos recibidos por su rendimiento deportivo, se añaden los 5 millones de dólares adicionales que ‘Forbes’ estima que el deportista genera actualmente por sus contratos de patrocinio, y ahí está el verdadero potencial de crecimiento económico para él. En tenis, son muchos jugadores y jugadoras, como Roger Federer o Serena Williams, los que generan más negocio por la vía comercial que la deportiva.

Fernando Soler, ex director global de tenis en IMG y asesor de Kosmos Tennis, explica que Alcaraz "tiene potencial para convertirse en icono comercial porque es una bocanada de aire fresco en el mundo del tenis y el hecho de tener su talento y un equipo muy profesional a su lado le convierte en una apuesta segura en lo que es la asociación con las marcas".

A la espera de lo que el tenista de 19 años sea capaz de alcanzar en su carrera en las pistas, los patrocinadores se han apresurado por vincularse a su imagen. Alcaraz ya cuenta con ocho espónsors de diferentes categorías, de momento con un fuerte componente nacional en cuanto a la procedencia de los mismos. El más importante es Nike, patrocinador técnico desde 2019 y que rápidamente lo ha convertido en uno de sus iconos para activar en redes sociales. Babolat es su proveedor de raquetas. 

Si en la pista sigue los pasos de Rafa Nadal en términos comerciales, pues ambos comparten estas dos marcas, fuera de ella empieza a tejer su propia red de alianzas. Aún en la vertiente deportiva, la española Crown Sport Nutrition es su proveedora de productos de recuperación. Además, el tenista murciano ha firmado dos patrocinios de carácter local en los últimos meses con los que promocionar su región.

Por un lado, se ha convertido en la imagen de Costa Cálida, marca turística de Murcia y, por el otro, ha firmado con El Pozo Alimentación, que hasta ahora solo había apostado por apoyar a los clubes de fútbol de la comunidad autónoma. A principios de 2022, la empresa de fotoprotección y dermocosmética, Isdin, pasó a ser uno de sus ‘partners’ y también se ha convertido en la imagen de marcas con gran presencia en el mundo del deporte, como son Rolex y BMW. Esos son los primeros contratos que lo presentan como un potencial icono comercial internacional y no únicamente en la Península Ibérica.

Ricardo Fort, exdirector de patrocinios globales de Coca-Cola y Visa, asegura que "con la evolución de su carrera profesional y aún más títulos en los próximos tiempos, podemos esperar que el perfil de las marcas se expanda para otras categorías, incluyendo marcas de tecnología". Fort tampoco descarta que Alcaraz y su equipo lancen sus propios productos con marcas conocidas.

Giro en su audiencia

De momento, el prematuro éxito del tenista ha provocado que haya sacado más rédito económico de los premios por torneo que de los propios patrocinios, aunque los datos de su propia audiencia digital ya apuntan hacia un giro más pronto que tarde. Solo en redes sociales, su seguimiento se ha disparado: en Twitter tiene casi 406.000 ‘followers’, el triple que antes de empezar 2022, mientras que en Instagram lo siguen más de dos millones de personas, cuando a principios de año no alcanzaba los 700.000 seguidores. En Facebook ha pasado de 61.000 a 189.000 fans en menos de seis meses.

Es algo que no debe sorprender, pues el tenista de El Palmar apenas acaba de asomar su cabeza en la élite. "El reto es cómo aprovechar el máximo de atractivo comercial ahora, cuando todavía es un adolescente… el precedente de algunos de sus antecesores es que alcanzan ese nivel comercial a una edad más adulta", explica Rayde Luis Baez, economista y fundador de The Connect. Por su parte, Enric Jové, director general de McCann en Barcelona asegura que "un perfil de un joven que pertenece a la última generación descrita por el marketing, la generación Z, es la mejor baza para comunicar compañías nacidas en el siglo XXI, ‘start-ups’ o compañías digitales".

Tras su triunfo en el US Open, Alcaraz se ha colocado entre los 100 tenistas con mayores ganancias deportivas. Todavía lejos de los 158,9 millones de dólares (156,9 millones de euros) acumulados por Novak Djokovic, de los 131,6 millones de dólares (130 millones de euros) de Rafa Nadal y de los 130,5 millones de dólares (128,9 millones de euros) que ha atesorado Roger Federer.

Compartir el artículo

stats