Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Economía

Elija cinco empresarios para una cena, por Martí Saballs

Amancio Ortega, Juan Roig y Ana Botín son los nombres más repetidos cuando se responde la pregunta de esta semana

Infografía de una mesa con un equipo en varios colores.

Imagine por un momento que el presidente del Gobierno de turno, da igual el color político, es amigo íntimo suyo. Confía en sus conocimientos, agenda y capacidad de convicción. Un día le llama y le pide que, en su nombre, le organice una reunión privada con cinco representantes de la empresa y/o las finanzas españolas para tener una larga conversación sobre este país. Que sean personalidades, las seleccionadas, capaces de realizar de forma espontánea, con las cartas hacia arriba, un DAFO (Debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades) de España. La reunión sería privada, sin luces ni taquígrafos. Objetivo: preguntar, escuchar y conversar. ¿Cuál sería su elección? 

Esta pregunta, cambiando algunos detalles (por ejemplo, quien pide la reunión puede ser el presidente de los Estados Unidos o de Francia; Putin mejor que no) la he efectuado muchas veces. Las respuestas han sido múltiples y variadas. Hay personas que han sido capaces de realizar una disección de los elegidos para intentar formar un grupo lo más diverso posible. Tanto por edad como por género. Otros han preferido ir a lo seguro y apostar por los capitostes más reconocidos del Ibex 35, por algunos representantes de grandes empresas familiares o por los representantes de la patronal o de instituciones de la sociedad civil. Se han seleccionado empresarios de pura cepa (léase: propietarios o destacados primeros accionistas) y altos directivos. Algunos de estos últimos, además, CEO’s de grandes empresas multinacionales. Son los casos de Enrique Lores (HP), Belén Garijo (Merck) o de Ramón Laguarta (Pepsico). También ha habido menciones a alguno de los fundadores de ‘start-ups’ que, con los años, se han convertido en unicornios, con valores ya en bolsa superiores a los 1.000 millones de euros. Es el caso de Enric Asunción, cofundador de los cargadores eléctricos WallBox. Esta empresa cotiza en el índice Nasdaq de Wall Street y tiene un valor en bolsa de 1.600 millones de euros. Llegó a valer casi el doble hace un año.

De la larga lista de nombres que me han respondido, hay tres que se repiten constantemente. De hecho, son los primeros que suelen proponerse, casi sin pensar. Se trata de Amancio OrtegaJuan Roig y Ana Botín. Sus apellidos marcan la historia empresarial y financiera de España desde finales del siglo pasado. Ortega inició desde Zara en 1975 el imperio Inditex, que se ha convertido en la empresa más valorada de la bolsa española -rivaliza con Iberdrola- tras haber salido al mercado en mayo de 2001. Juan Roig reconvierte el negocio familiar, pequeñas cadena de carnicerías y de ultramarinos, en el primer grupo de hipermercados de España. En 1981, Roig, su esposa y tres hermanos compran el negocio, formado por ocho tiendas, a su padre, Francisco Roig. Y Ana Botín hereda la presidencia de Banco Santander tras el fallecimiento de su padre, Emilio Botín, en septiembre de 2014.

De los tres, Amancio Ortega es quien más ha querido preservar la discreción y su presencia pública. Hay muy pocas fotos de él. En 2011 cedió la presidencia de la empresa a Pablo Isla, que ejercía desde 2005 como primer ejecutivo. Este año, Isla cedía la presidencia de Inditex a la hija de Amancio OrtegaMarta OrtegaAmancio Ortega sigue siendo el primer accionista de Inditex, con un 59,2% del capital a través de dos sociedades: Pontegadea (50,01%) y Partler (9,28%).

Más allá de tener la mayoría en Inditex, de cuyos dividendos bebe para invertir, Pontegadea se ha consolidado como el fondo de inversión privado, también definido como ‘family office’, mayor de España. Desde el negocio inmobiliario, con una presencia destacada como propietario de grandes edificios en las ciudades más relevantes de Europa y EEUU, hasta su entrada en el sector logístico y de las energías renovables. Inditex/Pontegadea siempre ha querido tener en propiedad la mayoría de los edificios donde se encuentran sus grandes tiendas en las ciudades más importantes del planeta. En el Ibex 35 destaca su presencia en el 5% del capital de Enagás, la misma participación del Estado en esta compañía, y que está valorada a precios de bolsa actuales en 224 millones. Pontegadea también cuenta con el 5% de Redeia (antigua Red Eléctrica Española) y se ha aliado con Repsol para el desarrollo de una inversión fotovoltaica en Ciudad Real tras invertir 27 millones. En el ámbito de las telecomunicaciones, es socio de Telefónica en la desarrolladora de cables submarinos, Telxius. Son solo unos ejemplos. Esta semana, en Activos hemos querido destacar los otros negocios de Amancio Ortega. Un imperio valorado en 15.000 millones de euros de lo que no todo se conoce y que va creciendo paso a paso.

¿Qué podría contarle o aconsejar Amancio Ortega al presidente del Gobierno? Nunca lo sabremos salvo que, de producirse el encuentro, quieran contarlo sus protagonistas. Aquel pequeño empresario que, en sus inicios, se propuso vestir mejor a sus conciudadanos, "socializar la moda" como mencionó en un encuentro privado, se ha convertido en un referente mundial cuyo pensamiento sobre política y economía se ha mantenido en la intimidad. Por él ya hablan los hechos y los números.

Compartir el artículo

stats