Tras dar a luz, la lactancia materna se convierte en el día a día de las madres. Una nueva etapa en la que se debe conocer qué pasos debemos seguir para poder alimentar a nuestro bebé adecuadamente.

Y es que mientras que se da al pecho al recién nacido surgen muchas preguntas: ¿Debo darle agua mientras está con la lactancia? ¿Debe tomar más líquidos?

Todos los estudios señalan que hasta los seis meses de edad el bebé solo se debe alimentar de leche materna. Ni agua, ni zumos, ni ningún otro líquido es necesario al niño. La Organización Mundial de la Salud explica que la “lactancia materna exclusiva significa que un bebé solo recibe leche materna de su madre o una nodriza, o leche materna extraída, y ningún otro líquido o sólido, ni siquiera agua, con la excepción de la solución de rehidratación oral, gotas o jarabes compuestos de vitaminas, suplementos minerales o medicamentos”

La leche materna está conformada por un 88% de agua y es suficiente para satisfacer la sed de un bebé. Pero a los bebés, prosigue el estudio “se les suele dar agua y tés, a menudo a partir de la primera semana de vida. Esta práctica se ha asociado con un riesgo dos veces mayor de diarrea”. Es decir, que dar líquidos como el agua no solo no está recomendado, sino que aumenta la probabilidad de que posean infecciones gastrointestinales.

La leche materna posee todos los nutrientes que los niños necesitan. Como señala esta guía de Introducción a la alimentación complementaria, “cuando el bebé toma solo pecho, no es necesario darle ningún biberón de agua, la leche materna está perfectamente equilibrada para el bebé”.

Los líquidos y los alimentos que ingieren las madres se convierten en el alimento de los niños. Por eso, es tan importante la alimentación y la hidratación durante la lactancia. Según este estudio, durante el periodo de lactancia las madres deben consumir entre tres litros o tres litros y medio de agua.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna exclusiva hasta la edad de seis meses, para luego ir introduciendo la alimentación complementaria adecuada y segura de otros líquidos y alimentos con lactancia continuada hasta los 2 años de edad o más. También podemos empezar a añadir alimentación complementaria con la aparición de los dientes incisivos.

Falta de información sobre la lactancia materna

El desconocimiento sobre los beneficios de la leche materna y sobre sus componentes y nutrientes conlleva esta confusión de que los bebés necesitan beber agua más allá de la leche materna.

En este otro estudio que realizaron con 296 mujeres, mostraron que el 70% solo le dio exclusivamente lactancia materna, pero que un 30% de ellas les introdujeron otros líquidos tales como agua, otras leches o jugos de fruta. Con estos resultados, este estudio sugiere una falta de comprensión del concepto de lactancia materna exclusiva.

¿A partir de qué edad pueden los lactantes tomar agua?

Es a partir de los seis meses cuando a los niños se les puede ir introduciendo pequeñas cantidades de agua, a la par que se le pueden ir introduciendo alimentos que pueda ir ingiriendo.

La Asociación Española de Pediatría señala que “si el bebé tiene más de 6 meses y ya come otros alimentos después de las tomas de pecho, de vez en cuando se le puede ofrecer agua. Si se le ofrece el pecho antes de las papillas o purés, como se recomienda durante el primer año, probablemente no necesitará agua y no la querrá”.

Asimismo, no se le debe administrar otros líquidos como zumos u otros que contengan azúcar.