01 de noviembre de 2019
01.11.2019
Entrevista
JOSÉ MARÍA FIGAREDO | Número uno en la candidatura de Vox a la Cámara baja por Asturias

"Cada vez está más claro que Franco es una carta en la baraja electoral del PSOE"

"Si fuera del PP me avergonzaría su llamamiento al voto útil, que es su único argumento en esta campaña y el reconocimiento de su incapacidad"

01.11.2019 | 01:24
José María Figaredo, candidato de Vox al Congreso.

Este gijonés criado en Oviedo lleva más de seis años en Vox. José María Figaredo (1988) encontró en el partido que lidera Santiago Abascal la respuesta a unas ideas que hasta entonces no tenían referencia en la política española. Juzga "surrealista" que se considere a su partido heredero político de Franco.

- ¿Qué sacó en claro de sus meses en el Congreso?

-No hemos tenido día a día parlamentario. Faltó mucha sensación real de lo que es la vida de un diputado. Pero saqué en limpio que los partidos que había hasta ahora están metidos en el mismo fango hasta las rodillas. Por ejemplo, cada vez que decíamos que había muchos asesores nos decían que éramos novatos y que las cosas se hacían así. Fuimos los únicos en pedir que hubiera menos comisiones, que suponen más gasto y más gente trincando. Una conclusión muy clara es que todos los partidos están de acuerdo en cosas que al final suelen suponer bienestar del político y gasto para el ciudadano.

- En Asturias Vox reivindicó un grupo parlamentario, al que inicialmente no tenía derecho como IU y Foro, y que al final supone más coste.

-En Asturias el principal interesado en cambiar la norma era el PSOE para que IU tuviese una portavocía y, junto a eso, vino el grupo de Vox. Queríamos un portavoz para estar en igualdad de condiciones con los demás, pero salió porque el PSOE quiso. Vox fue un daño colateral para el PSOE, del que ya se arrepiente, porque el único partido que le hace oposición en la Junta General somos nosotros.

- ¿Cómo ha sido su relación con el resto de diputados por Asturias?

-Con Sofía Castañón (Unidas Podemos) apenas hubo relación, intercambiamos dos palabras un día. Ella intentó hablar en bable, pero en realidad habló con acento asturiano nada más. Con Prendes (Ciudadanos) sí que coincido algo más, y con Paloma Gázquez (PP), de vez en cuando. Con los del PSOE muy poco.

- ¿El sondeo del CIS ha supuesto un jarro de agua fría, dado que está en riesgo su escaño en Asturias y da previsiones bajas en el conjunto de España?

-Ni el CIS ha sido un jarro de agua fría ni las encuestas anteriores eran una ducha en agua caliente. No nos fiamos de las encuestas, un instrumento que va a dirigir el voto. No creemos que representen la voluntad real de los españoles. Para nosotros, las encuestas son los actos de Vox, que cada vez están más llenos; los apoyos en la calle, que cada vez son mayores, y el número de afiliados, que no para de crecer.

- ¿Beneficia a Vox la repetición de elecciones?

-La repetición de elecciones es mala para España. Vox no quería esa repetición. Ahora bien, si con la repetición de elecciones evitamos un Gobierno de ese frente popular formado por PSOE, Podemos y Esquerra, bienvenidas sean. Pero en sí son un mal para España, demuestran que los políticos no han sido capaces de llegar a un acuerdo.

- ¿La polarización en Cataluña y la exhumación de los restos de Franco cotizan al alza las acciones de Vox en estos comicios?

-La polarización en Cataluña pone de relieve los defectos, carencias y debilidades del PSOE y el PP. La situación en Cataluña es consecuencia de las políticas que estos dos partidos han llevado a cabo. Es un beneficio muy amargo para Vox porque para España la realidad actual en Cataluña es tristísima y nos perjudica a todos los españoles.

- ¿En el problema de Cataluña sobran radicales y falta sentido común?

-Sin duda. En España en general sobran radicales y falta sentido común.

- ¿Forma parte del sentido común reclamar el estado de excepción en Cataluña, como ha planteado Vox?

-El estado de excepción es un instrumento que le daría a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado más herramientas para controlar una situación que está fuera de control. Herramientas para detener a los cabecillas de la violencia, para detener e investigar a las personas que conectan la Generalidad con los CDR. El estado de excepción no es un tanque en medio de la calle, sino, por ejemplo, mayor autonomía respecto a los poderes políticos para los cuerpos y fuerzas de seguridad. Son instrumentos más amplios para que un problema que arde cada vez a mayor velocidad se pueda atajar.

- En Chile se ha declarado el estado de excepción estos días y ha habido muertos.

-En Chile asistimos a una revolución de corte bolchevique marxista absoluta. Estamos ante una revolución pro Venezuela en el Estado más próspero de Iberoamérica. Es surrealista. Si en Cataluña el nivel de violencia es "x", en Chile es de "3x" o "4x".

- ¿Qué le pareció la exhumación de los restos de Franco?

-Muy casual que fuera a escasos días de la campaña. El real decreto para proponer la exhumación de Franco se produjo en la anterior campaña electoral y el nuevo impulso al traslado de los restos se produce ahora en esta campaña. Franco es una carta en la baraja electoral del PSOE, está cada vez más claro. Juegan con un muerto y con los derechos religiosos de una familia para obtener un beneficio político.

- Tan legal es la exhumación de Franco como la sentencia del "procés". ¿Ambas estás ajustadas a derecho, no?

-Aquí no se discute la legalidad, sino el fondo y la motivación. Aquí hay un interés espurio, por un lado de distracción y por otro que esto empieza por Franco pero pretende acabar socavando la legitimidad de la Constitución y de la Monarquía parlamentaria.

- ¿Por qué?

-Ya se empiezan a escuchar tesis muy ligadas al socialismo que señalan a la Constitución como un residuo franquista. La ofensiva empieza con los restos de Franco y seguirá. No quedará ahí. Continuará con una segunda edición de la ley de Memoria Histórica. Al final es un ataque para reescribir la historia. Están poniendo los andamios del nuevo edificio que pretenden construir.

- ¿Está diciendo con otras palabras que se prepara el camino a la República?

-No sé lo que vendrá, pero están socavando la Monarquía parlamentaria española. Ya se tacha a la Constitución y a la Monarquía de franquistas, y seguirá con los partidos. Al PP ya se le tacha de franquista y a Vox también se le señala como heredero del franquismo, cuando es un partido que nació anteayer, por lo que difícilmente pudo tener ninguna relación con Franco. Es algo surrealista.

- Asturias sigue sin variante de Pajares, perdiendo población, jóvenes que se marchan a trabajar fuera y menos tasa de actividad. ¿Hasta cuándo?

-En Asturias la población se va porque no hay oportunidades. Aquí montar una empresa es una heroicidad, con las trabas fiscales y burocráticas existentes. El socialismo se empeña en subir los impuestos, en levantar barreras, en imponer el bable. A golpe de criminalizar al emprendedor, van a acabar echando a toda la población de Asturias.

- ¿Es la oficialidad uno de los problemas de Asturias?

-No a día de hoy, pero es una semilla para ser un futuro problema. Un bable que se han inventado... Es un refrito para inventarse una lengua nueva. Es como si fundes todos los quesos que hay en Asturias para que haya un único queso auténtico y real.

- ¿No resulta simplista decir que el apoyo al asturiano es la semilla del nacionalismo?

-La oficialidad supone establecer una barrera de entrada, que va a ser defendida por quienes están protegidos por ella. Y con más gente dentro de esa barrera se convierte en inexpugnable. Es lo que pasa en Cataluña, donde se ha impuesto el catalán en los colegios y en la rotulación de negocios.

- En Galicia, la oficialidad ha sido auspiciada y fomentada por un partido de centro-derecha como el PP.

-Derechas o izquierdas no tienen nada que ver. El PP en Galicia es un partido regionalista más igual que el PP del País Vasco, de Cataluña, de Valencia o de Baleares. Si desapareció en el País Vasco es porque se convirtió en un burdo plagio del PNV. En Galicia, los escritos oficiales de la Universidad ya son exclusivamente en gallego.

- ¿Qué le parece el llamamiento del PP para ser el receptor del voto útil de la derecha?

-Es posible que uno de los objetivos de la última encuesta del CIS sea estimular la vuelta al bipartidismo, con el que el PSOE y el PP estaban muy cómodos. Ese llamamiento no es más que la asunción por parte del PP de su incapacidad para defender unas ideas. Si fuera del PP me avergonzaría su llamada al voto útil, es el único argumento de su campaña. No hay que olvidar que el PP desaprovechó una mayoría absoluta en la que pudo hacer muchas políticas que evitasen situaciones como la que se está dando ahora en Cataluña.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook