06 de noviembre de 2019
06.11.2019
PP-FORO

Casado: "Esto no está para bromas, la crisis ha llegado y España no va bien"

El líder del PP pide concentrar el voto del centro-derecha para desalojar a Sánchez: "El socialismo es el reparto equitativo de la miseria"

06.11.2019 | 01:11
Casado: "Esto no está para bromas, la crisis ha llegado y España no va bien"
Casado: "Esto no está para bromas, la crisis ha llegado y España no va bien"

Pablo Casado irrumpe en el auditorio Príncipe Felipe de Oviedo y sigue el protocolo oficioso: foto con Paloma Gázquez (candidata al Congreso) y Mercedes Fernández (candidata al Senado), marcha atrás para posar con integrantes de Jusapol (miembros de la Policía Nacional y la Guardia Civil que persiguen una equiparación salarial en todo el país), firma de una foto ante Ánder Azcárate, el cazautógrafos más famoso de Asturias, y parada en el baño de caballeros, a donde le acompaña Mario Arias, responsable de la campaña electoral del PP en Asturias. Minutos de espera: Casado sale, se echa los suyos al hombro e irrumpe en la sala principal de un auditorio volcado en la expectación. Baño de aplausos.

El presidente del PP centró su intervención en Asturias, un día después del debate electoral televisado ante el resto de candidatos, en dos ideas: la primera, que es necesaria una política económica clara para paliar los efectos de la crisis que se avecina; la segunda, que solo cabe llevar a cabo un cambio de escenario político para evitar el bloqueo para la formación de un gobierno. ¿Y cómo hacerlo? Con una mayoría del PP o, en todo caso, del centro derecha. La de ayer en Oviedo fue una llamada al voto últil en toda regla. "Creímos que lo importante era aglutinar ese voto en una plataforma, 'España suma'. Lo intentamos en abril, lo intentamos en el Senado, y recibimos un portazo; si hubiesemos ido unidos tendríamos una mayoría holgada", aseguró Casado para contraponer esa falta de acuerdo de unidad en la derecha del conjunto de España con los pactos de coalición alcanzados en Asturias (con Foro) y Navarra (con UPN). "Si no queremos repetir lo de abril, no se puede votar lo de abril", dijo el líder de los populares.

El alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, abrió fuego: "Eres uno de los culpables de que hoy esté aquí hablando como alcalde de Oviedo", le reconoció Canteli al líder de los populares.

El forista Isidro Martínez Oblanca, candidato en el número dos al Congreso, defendió poner fin "a la catarata de despidos y cierres que arrecia en cuanto gobierna el PSOE". Aseguró que los socialistas "han puesto fecha de cierre a las comarcas mineras" y afirmó que fueron los foristas los primeros en reclamar un arancel ambiental que ahora abrazan los socialistas. "Nuestro programa electoral y tu gobierno son la gran esperanza para que Asturias despegue", dijo Oblanca.

Paloma Gázquez, la número uno de la candidatura del PP-Foro al Congreso, sacó a colación el manido eslógan regional. "Estamos muy orgullosos de nuestras tradiciones, y de que Asturias sea un paríso natural, pero no podemos resignarnos a que nuestras excelencias se ciñan a un eslógan, que este sea un infierno impositivo; no podemos ser el paraíso de las multinacionales", aseveró la candidata. Gázquez, acusó al al gobierno asturiano de plegarse a los intereses partidistas del PSOE y criticó que los socialitas busquen "resaltar nuestras riquezas, como la lingüística, copiando modelos de otras comunidades que solo persiguen la ruptura".

"Solo con el voto concentrado en el PP Asturias volverá a ser el paraíso, la cuna de esa gran nación que es España", dijo Paloma Gázquez.

Pablo Casado centró su discurso en un relato de economía básica: el PSOE solo destruye empleo; el PP es quien consigue acabar con el paro e impulsar la economía. Y, por otro lado, en lanzar un mensaje de capacidad para aglutinar a la derecha. El presidente del PP no dudó ayer en agradecer, de manera reiterada, el apoyo que supone la coalición con Foro Asturias: Casado se encargó de dar su "agradecimiento especial" a Carmen Moriyón por "permitir esta coalición" y a "Paco" Cascos "por todo lo que has hecho por Asturias y por España". El exministro de Aznar y fundador de Foro Asturias asistía en una esquina, en la segunda fila, al mítin. Casado bajó de la tribuna y se acercó al rincón para saludar cara a cara a Álvarez-Cascos.

"Asturias es España... y aquí vamos a conquistar el gobierno del país", dijo Casado recuperando la frase ingeniosa que ha reiterado en cada visita al Principado. Mientras otros partidos han defendido, señaló, "una política de vuelo raso", solo "el PP con Foro vio que era fundamental lanzar un mensaje a todos los españoles que abrazan los principios del centro-derecha; que es necesario unirse, abandonar las siglas: que hay que aglutinar todo ese voto de cambio".

Casado cree que la suya no es una llamada al "voto útil", sino "al voto necesario": "Unidos derrotaremos a los separatistas, a la crisis económica...", aseguró el líder del Partido Popular, para quien no cabe duda de que Pedro Sánchez buscará el apoyo de los separatistas para gobernar: "Se lo pregunté en el debate y fue incapaz de contestar; hay silencios atronadores, está dispuesto a pactar con quien sea con tal de seguir en Moncloa", recalcó Casado.

Cataluña es una idea medular en esta campaña electoral; nadie puede negarlo: "Debe ser invalidado como candidato quien reniega de la unidad de la nación española; Sánchez no mantiene la mirada para decir que sí, que España es una nación". "En Asturias duele la situación territorial; ayer (por el lunes) vimos a la heredera al trono, la princesa de Asturias, en una situación inaceptable, con el jefe del Estado bunkerizado en sus movimientos por una banda de violentos agresivos con el amparo de la incompetencia del gobierno central", clama Casado. Alguien grita: "¡Viva el rey!". "¡Viva! ¡Y viva la princesa de Asturias!", responde el presidente de los populares.

"La situación que vivimos en Cataluña es inaceptable; no puede ser que una banda de violentos agresivos ponga en jaque los movimientos de la principal familia en la representación de España", recalca Casado, quien asegura que de vencer en las elecciones del próximo domingo, "el mismo lunes retiraríamos las competencias a Quim Torra".

El PP cree que Pedro Sánchez está invalidado para lograr una solución al problema catalán: "Para poner orden en Cataluña hay que haberlo puesto; el PP ya sabe cómo enfrentarse a los separatistas aplicando la legalidad en vigor". Y un símil taurino: "Solo los grandes toreros llevan cornadas: los novilleros sealen de rositas, no vale opinar desde la barrera".

En ese ruedo que es la pugna del independentismo catalán "urge aplicar ya la ley de seguridad nacional", indica Casado. El PP lo ha hecho, "lo volveremos a hacer, no nos van a hacer temblar el pulso", dice Casado.

Pero la situación en Cataluña pasa como una exhalación porque lo que le interesa a Casado es incidir en el discurso económico: "A Pedro Sánchez le da igual lo que pase con los parados en España", asegura Casado, que culpa al líder del PSOE de lanzar "engaños de campaña" que terminan "pagado las clases medias".

En ese más que evidente cortejo con Foro Asturias, Casado resaltó que son necesarias las "buenas artes como cirujana" de Carmen Moriyón, presidenta de los foristas, para afrontar la crisis económico que viene: "Vamos a evitarla, porque España no aguanta una crisis más con el gobierno socialista al frente; si viene una crisis, no hace falta una izquierda que la niegue, sino un gobierno con experiencia", que le haga frente.

Y es que, a juicio de Casado, "esto no está para bromas, la crisis ha llegado y España no va bien". Y luego sigue el lanzamiento de una frase lapidaria: "El socialismo es el reparto equitativo de la miseria". Aplausos.

"Este ha sido el primer acto grande desde 2012", cuenta Mario Arias después de que se hayan plegado las banderas de España y el auditorio ovetense se vaya quedando vacío. Los populares se sienten con fuerzas y elevan a 1.400 personas la asistencia en el auditorio Príncipe Felipe. "La previsión inicial era de 900. pero tuvimos que ampliar la sala", confiesan.

El PP echó ayer los restos: unidad, maquinaria engrasada ante el líder: sonrisas y aparente "fair play" entre la portavoz del PP, Teresa Mallada, la candidata al Senado, Mercedes Fernández y la cabeza de lista al Congreso, Paloma Gázquez, con Pablo Casado por medio. Incluso las simpatías se derrochaban entre populares y foristas. Ante la batalla del próximo domingo, solo cabe aparcar otras diferencias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Elecciones Generales 2019

Domingo 10 de Noviembre de 2019

,

España

Congreso de los Diputados