11 de noviembre de 2019
11.11.2019

Somiedo, en lucha contra la nieve para poder ir a las urnas

Cuatro quitanieves mantuvieron despejados los accesos a El Valle, La Peral y El Puerto, pero a los mayores les costó movilizarse

11.11.2019 | 01:44
Una máquina quitanieves, ayer, abriendo la carretera en La Peral (Somiedo), pueblo ubicado a 1.294 metros de altitud.

"¿Sobrevivís al temporal? ¿Y sobrevivís a la tromba informativa de estas elecciones?", empezó la homilía ayer el párroco de San Pedro de Gijón, Javier Gómez Cuesta, en la misa dominical. De haber oído su pregunta en Somiedo, la respuesta sería: "Sí, pero con mucho esfuerzo".

"Creo que hay que resaltar todo el esfuerzo que se hace para que todo el mundo pueda votar", apuntaba ayer a media tarde el alcalde de Somiedo, Belarmino Fernández, quien durante toda la jornada controló un operativo formado por dos quitanieves del Ayuntamiento y otras dos del Principado. Sobre todo, las máquinas trabajaron a destajo en los pueblos más altos, como La Peral, El Puerto y El Valle, para garantizar que todo el que quisiera pudiera acercarse a votar a la mesa de Pola de Somiedo.

"Ninguna incidencia. La votación está siendo normal, aunque el mal tiempo no ayuda a votar, sobre todo a la gente mayor", resumió el regidor somedano.

El mal tiempo no ayudó en Somiedo ni en otros pueblos altos nevados, donde la dificultad para transitar por las carreteras, unida al frío, hizo que muchos, sobre todo gente de avanzada edad, optasen por quedarse en casa.

Llovió prácticamente durante todo el día en toda Asturias. Y esto conllevó algunos contratiempos. Como en el colegio de Jove en Gijón. Cuando llegaron los responsables de las mesas, descubrieron que el gimnasio amanecía inundado, por lo que hubo que trasladar todos los bártulos a unas aulas de Educación Infantil.

Y también hubo dos leves incidentes en la apertura de mesas en las localidades de Lomes (Allande) por una "falta de fluido eléctrico", que se corrigió en veinte minutos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook