15 de mayo de 2018
15.05.2018

Educación solidaria, sostenible y altamente comprometida

16.05.2018 | 03:59
1. Entrega del distintivo a la responsable del CIFP de Hostelería y Turismo de Gijón. 2. Los alumnos juegan con materiales reciclados. 3. Responsables de Cogersa y del centro. 4. Dos estudiantes, en el showcooking que impartió el cocinero Christian González. 5. Alumnos del centro, en una actividad.

El CIFP de Hostelería y Turismo de Gijón es mucho más que un centro de formación. Es una escuela comprometida con las buenas prácticas y con el respeto al medio ambiente, algo que le ha hecho digno merecedor de la acreditación "Triple Erre" de Cogersa, un reconocimiento que certifica el máximo nivel de compromiso y de aprovechamiento de recursos en la Red de Escuelas por el Reciclaje (RER), a la que se integraron en 2010.

El acto contó con el viceconsejero de Medio Ambiente del Principado, Benigno Fernández; el gerente de Cogersa, Santiago Fernández, y el director general de Enseñanzas Profesionales y Aprendizaje Permanente, Manuel Capellán, entre otros, quienes hicieron entrega de la placa "Triple Erre" a la directora del CIFP, María José Fernández. Desde su llegada al cargo, hace ahora ocho años, la implicación de toda la comunidad educativa con la sostenibilidad, el reciclaje y una forma de trabajo respetuosa con el medio ambiente ha sido total.

"Siempre he estado muy concienciada con cuestiones como el cambio climático o la contaminación, y eso lo reflejé en mi proyecto de dirección cuando presenté la candidatura", señala Fernández, quien destaca cómo ese mensaje ha calado tanto en profesores, alumnado y comunidad educativa.

"Desde el primer momento les explicamos cómo podíamos hacer que nuestro centro fuera sostenible, fomentamos la reducción de los desperdicios y el reciclaje y la respuesta ha sido más que buena", añade. No es la primera vez que Cogersa reconoce su buena labor en este aspecto. "En 2011", recuerda Fernández, "nos reconocieron como el centro con mejor proyecto educativo en materia de reciclaje, y fuimos los representantes de Asturias en un acto internacional que se celebró en París. Quedamos segundos", cuenta.

Una trayectoria más que loable que se ha visto de nuevo reconocida con la placa "Triple Erre" de Cogersa. Durante el acto de entrega, celebrado el pasado mes de abril, alumnos y alumnas del centro disfrutaron de juegos, talleres sobre compra "Triple Erre" y turismo sostenible, de una demostración de furoshiki -tela cuadrangular tradicional de Japón que es utilizada para envolver y transportar todo tipo de objeto-, y de un showcooking titulado "Cocina residuo cero" e impartido por el cocinero Christian González. La jornada se completó con la visita de diversos representantes institucionales que pudieron contemplar una exposición con la que el CIPF hizo un resumen del trabajo realizado durante estos años en la Red de Escuelas por el Reciclaje.

El CIFP de Hostelería y Turismo de Gijón destaca no sólo por la gestión ambiental de su centro -cuenta con el certificado de calidad ISO 9001, EFQM y compromiso de calidad turística, así como objetivos de reducción, reutilización y reciclaje de residuos incluidos en la programación del centro-, sino porque conciben la cultura de las "Tres Erres" como una constante en su proyecto educativo para formar profesionales comprometidos con la reducción y la buena gestión de los residuos.

En el centro, que cuenta en la actualidad con más de mil alumnos, se imparten nueve enseñanzas, entre ellas: cocina; servicios en restauración; panadería, repostería y confitería; dirección de cocina; dirección de servicios de restauración, agencia de viajes y gestión de eventos; gestión de alojamientos turísticos, y guía, información y asistencias turísticas, ademas de certificados de profesionalidad. Por todo ello, la "Triple Erre" de Cogersa es sólo un logro más en esta trayectoria de largo recorrido.

El centro tiene una intensa actividad en sus campañas de concienciación, como "Recapacicla", cuyo objetivo es disminuir el consumo de plásticos. Para este fin, el alumnado diseñó unos carteles informativos destinados a reducir el consumo de bolsas de plástico en la tienda de panadería y pastelería del CIFP. También de reutilización saben mucho. Los paquetes de tetrabrick se usan de moldes para la elaboración de tabletas de turrón en época navideña y con una buena dosis de imaginación han creado un recetario de cocina de sobras, un recetario del que ya se demanda una segunda edición y, según cuenta Fernández, "ya están trabajando en ello".

Muy activa es también su participación en campañas con organizaciones como el Banco de Alimentos, Cruz Roja, el Secretariado Gitano, un congreso de bioética e incluso la venta de panes elaborados por los propios alumnos dentro del proyecto "Un pan para Nepal" en la tienda del centro y destinando toda la recaudación para la ONG SOS Himalaya, o Gijón Calidad Turística, donde se han adherido al proyecto "Gijón Turismo Responsable", cuyo objetivo es que las empresas turísticas locales comiencen a trabajar bajo criterios de gestión sostenible, para lo que deben implantar un decálogo de buenas prácticas.

También colaboran con el proyecto "La Gran Cadena", de Ecovidrio, una iniciativa para concienciar, sumar y movilizar en el reciclado de vidrio al sector hostelero en España, que equivale al 48% del total generado. No falta tampoco su contribución al proyecto "Coomida" de Cogersa, una plataforma online para la donación de excedentes alimentarios con fines solidarios.

A esto han de unirse exposiciones, cuñas de radio y la campaña de restaurantes responsables iniciada hace varios años "Aquí no sobra nada" -cuando alguien comía en el restaurante del centro, lo que sobraba de sus platos se lo llevaban en un "tupper". Además, hacen especial hincapié en todo lo relacionados con evitar el despilfarro de alimentos, marcándose como premisas los siguientes aspectos:

- Cocinar teniendo en cuenta la fecha de caducidad y no confundirla con consumo preferente.

- Gestión de la oferta gastronómica considerando los productos poco envasados, de proximidad, de temporada, etcétera, claves de sostenibilidad en la cocina tradicional y con productos autóctonos.

- Gestión de stocks: planificar las provisiones teniendo en cuenta en todo momento la premisa de evitar despilfarrar alimentos. Esto se extiende también al aula restaurante de la Escuela, abierto los miércoles, jueves y viernes, a mediodía.

- Contar con un aula tienda de venta de excedentes, abierta al público los viernes, de 11 a 13 horas.

- Tener implantado el quinto contenedor de recogida separada de materia orgánica.

Creatividad, compromiso, trabajo y esfuerzo son sin duda algunos de los ingredientes que no faltan en el Centro Integrado de Formación Profesional de Hostelería y Turismo de Gijón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook