12 de marzo de 2019
12.03.2019

El 56% de los jóvenes españoles defiende posturas machistas

12.03.2019 | 09:17

La juventud española se encuentra relativamente polarizada en sus posturas frente a la equidad de género y hasta un 56% de los jóvenes se llega a posicionar en un polo más resistente a reconocer la desigualdad, según se desprende del primer informe "Jóvenes y Género. La (in)consciencia de equidad de la población joven en España", del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de Fad, Banco Santander y Telefónica.

En el lado opuesto, un 44% componen un colectivo consciente y equitativo, el cual representa más claramente la consciencia y el avance en cuestiones de equiparación de géneros, además de mostrar una identidad menos estereotipada, una menor diferenciación en cuanto a los roles y las capacidades de hombres y mujeres y además, siendo consciente de la existencia de desigualdades, apuesta por la movilización de medidas que fuercen el avance de mejores oportunidades para las mujeres en el acceso a la vida social, política y económica. Los datos reflejan que se trata también de un grupo abrumadoramente femenino: dos de cada tres, y algo más de la mitad de las mujeres de la muestra forman parte de él. En cuanto a la actividad que realizan, destaca la proporción de personas en paro o estudiantes. Además, es relevante la menor presencia de jóvenes que se consideran de clase alta y media alta. Este grupo es también el que muestra mayor contundencia al defender las sanciones a empresas que pagan menos a las mujeres por el mismo trabajo. Son quienes más apuestan porque el permiso de paternidad esté equiparado al de maternidad; por que exista una presencia igualitaria de mujeres en cargos públicos y, aunque no aceptan claramente la discriminación positiva, sí que es el grupo que mayor defensa establece de la promoción de la contratación teniendo en cuenta los méritos específicos y no el género.

En contraposición clara se sitúan los jóvenes "tradicionales y sexistas" -también cuantitativamente muy relevantes, con un 39%- y el grupo de "negacionistas y conservadores" -17%- que, sin situarse en el machismo extremo, son mucho más proclives a enfatizar los estereotipos diferenciales y a visualizar las relaciones interpersonales de todos los tipos desde los roles más tradicionales de género y el ejercicio de la dominación masculina. Esta postura permite que justifiquen mucho más la violencia derivada de este tipo de relaciones de dominación, como grabar o hacer fotos a la pareja sin permiso, amenazar con hacerle daño si le deja, tratar de que no vea a sus amistades, decirle que no vale nada o controlar permanentemente dónde está. Es un colectivo menos consciente de las desigualdades y, sobre todo, más reacio a que la sociedad adopte medidas contundentes para favorecer la equidad de género y penalizar los actos de discriminación. Este segundo grupo es mayoritariamente masculino: el 62% de los "tradicionales y sexistas" son chicos y el 65% de los "negacionistas y conservadores" también. En cuanto a la edad, destacan los más mayores (25-29) y los más jóvenes (15-19). Y en cuanto a la actividad y la clase social autopercibida, es relativamente más frecuente la representación de la clase media, media baja y baja, y congregan jóvenes con un menor nivel de estudios, que trabajan, o que compaginan estudios y trabajo.

Los "negacionistas y conservadores" son el grupo en el que es mayor el porcentaje (casi el 62%) de quienes consideran que no existen ámbitos en los que se manifieste la discriminación hacia las mujeres. Por lo demás, rechazan, en algunos casos con más de tres puntos de diferencia, que haya que sancionar a las empresas que pagan menos a las mujeres por el mismo trabajo, que el permiso de paternidad deba estar equiparado al de maternidad o que se deba garantizar la presencia equilibrada de mujeres y hombres en cargos públicos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook