TSK es una compañía global especializada en la ejecución de proyectos “llave en mano” y suministro de soluciones tecnológicas para diferentes sectores de la industria: infraestructuras eléctricas, plantas industriales, centrales de generación de energía (convencional o renovable), plantas de tratamiento de aguas, Oil&Gas e instalaciones de almacenamiento y manejo de materias primas, aportando tecnología propia, ingeniería y capacidad de gestión de proyectos complejos. Ofrece además servicios de operación y mantenimiento, cada vez más demandados por los clientes.

Acumula una dilatada experiencia en ingeniería, construcción, montaje y puesta en marcha de centrales de generación eléctrica con tecnologías de ciclo abierto, ciclos combinados, cogeneración, parques eólicos, plantas termosolares y fotovoltaicas, centrales hidráulicas y plantas de biomasa. Así pues, TSK ha participado en diferentes modalidades en la construcción de más de 200 centrales de generación, que en su conjunto acumulan una potencia de más de 20.000 MW.

 Con una plantilla de más de 1.000 profesionales, el sector de la energía concentra el grueso de su actividad, representando el 30% de las ventas las de energía convencional y el 40% las de renovable.

Desde sus orígenes, TSK ha consolidado una importante presencia en el sector industrial, donde ha ejecutado proyectos muy significativos para la siderurgia, el cemento, el papel o el azúcar. Sin embargo, conscientes de que las energías renovables constituyen la principal fuente de energía en la lucha contra el cambio climático, TSK comenzaba desde sus orígenes a ejecutar proyectos en este sector en España, principalmente centrales hidráulicas y parques eólicos, evolucionando después a la energía solar, consolidando a la compañía a día de hoy como líder internacional en energía renovable.

En este sentido, cabe destacar el importante esfuerzo que TSK ha realizado apostando por el desarrollo de este tipo de energías, con más de 10.000 megavatios construidos en diferentes tecnologías: eólica, solar fotovoltaica, termosolar, biomasa, hidráulica, geotérmica, biocombustibles y centrales “waste to energy”.

Impulsados por el rápido avance de las renovables, TSK apuesta por nuevas formas de producir energía que requieren de tecnologías maduras como la hibridación, añadiendo este tipo de plantas a sus actividades, las cuales permiten la integración de uno o más activos de producción de energía renovable con sistemas de almacenamiento hechos a medida, incrementando la rentabilidad de los proyectos.

Recientemente se añade también la actividad en el sector del almacenamiento de energía con proyectos que emplean tecnología de almacenamiento criogénico, tras la alianza en 2019 con la británica Highview Power. En esta capacidad tecnológica radica sin duda una de las grandes fortalezas de TSK frente a otras compañías del sector.

Planta híbrida en San Fermín (Costa Rica)

A través de su filial ESERSA, TSK realiza todas las fases del desarrollo de plantas de energías renovables, ofreciendo un servicio integral a sus clientes que se traduce en un ahorro de costes sustancial. ESERSA se constituyó hace 30 años con el objetivo de explotar centrales hidráulicas y ha ido evolucionando con el paso del tiempo hacia las energías solar y eólica.

TSK figura entre las tres empresas con más referencias a nivel internacional en energía termosolar, con un total de 16 plantas ejecutadas y 1 GW en operación.

TSK apuesta por la combinación e hibridación de plantas de generación convencional con gas natural como principal combustible y plantas renovables como la solar, que estarán cercanas a los consumidores finales.

En el año 2009 ejecutaba la primera planta híbrida Gas-Termosolar del mundo en Egipto. Actualmente ha desarrollado un nuevo concepto de hibridación de tecnología fotovoltaica con termosolar que posibilita la generación de electricidad las 24 horas del día a partir del sol y con un coste que permite competir con los combustibles fósiles.

Destacable es también su experiencia en infraestructuras eléctricas, donde lleva más de 30 años diseñando y construyendo subestaciones de hasta 500 KV en 25 países y más de 250 subestaciones construidas.

TSK ejecuta también proyectos en el área de “handling” o manejo de materiales, suministrando equipos para terminales portuarias como cargadores, descargadores de buques o parques de almacenamiento de minerales, así como equipando diferentes industrias donde necesitan instalaciones para manejar materiales sólidos a granel.

La consolidada posición de la compañía en mercados internacionales, donde ya realiza el 97% de su actividad, se afianza en la actualidad con la ejecución de importantes proyectos: varios parques eólicos en Nicaragua, Bolivia, Brasil o el de Dhofar, en Omán, el mayor de todo el Golfo; el desarrollo de la ingeniería de la primera central termosolar construida en China, de similares características a la ejecutada en el Parque de Energía Renovable SHAGAYA (Kuwait); la ejecución de un sistema de manipulación de biomasa en Teeside, Reino Unido; la construcción de centrales hidráulicas en Brasil y Bolivia; una refinería de azúcar en Arabia Saudí; la construcción de la mayor planta de ciclo combinado de Jamaica y otras tres plantas con siete ciclos combinados y el cierre de ciclo de ocho turbinas de gas en Bolivia; una planta geotérmica en México, y, especialmente, con la construcción de las plantas solares fotovoltaicas de mayores dimensiones hasta la fecha