08 de abril de 2008
08.04.2008

La Policía europea contradice a Zapatero y advierte de que el final de ETA no está cerca

08.04.2008 | 02:00
Por la izquierda, Vicente Carbonell Serrano, Rita Barberá, el presidente galo, Nicolas Sarkozy, y su esposa, Carla Bruni.

Bruselas / París

La Oficina Europea de la Policía (Europol) advirtió ayer de que ETA no está ni mucho menos en su etapa final como demuestra el hecho de que siga buscando su retaguardia en otros países, como Francia y ahora también Portugal, y el notable incremento que registró la «kale borroka» tras los tres meses de tregua.


Una advertencia que contrasta con el discurso del presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, que desde hace meses viene diciendo que la banda terrorista está derrotada y cada vez más cerca de su final. De hecho, tras el último atentado mortal de ETA, el asesinato el pasado 7 de marzo del ex edil socialista Isaías Carrasco, Zapatero proclamó que ETA está «vencida por la democracia» y «repudiada por la sociedad» y que no tiene otro destino que su desaparición y sus integrantes otro futuro que la cárcel, informa «Otr/Press».


Durante la presentación del informe anual que la Europol elabora sobre la actividad terrorista en la UE, su presidente, Max-Peter Ratzel, advirtió de «ligeros cambios en el modus operandi y en la zona donde hay más miembros de ETA».


En este sentido, destacó la mayor presencia en Portugal, que se limitó al alquiler de vehículos que luego se usaron en operaciones de la banda. Sobre los cambios en el modus operandi, Ratzel afirmó que ETA podría estar modificando sus métodos de reclutamiento, como la emisión de vídeos para captar jóvenes activistas y con una tendencia de uso de explosivos caseros.


La Europol insistió en que Francia es la «base operativa de retaguardia» que ETA usa para desarrollar su aparato logístico y para esconder y entrenar a sus activistas. En todo caso, señaló que el hecho de que los terroristas se estén desplazando a otros países significa que «no están al final ni han renunciado».


Por su parte, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, proclamó una vez más su «solidaridad total» con España en la lucha contra ETA, a la que calificó de «mafia» y de banda de asesinos, y advirtió de que Francia no será «la retaguardia» donde los terroristas encuentren cobijo.


«ETA es una mafia, son asesinos y es hacer un gran honor a los asesinos considerar que tienen una razón para asesinar», dijo el presidente galo. Sarkozy también anunció que visitará España el próximo otoño acompañado de su esposa, Carla Bruni, a invitación del Rey don Juan Carlos.


Por otra parte, el PP exigió ayer a Zapatero que aclare hoy en su investidura si negoció con ETA tras el atentado de Barajas.


Desde el PSOE, Ramón Jáuregui respondió que después del atentado de la T-4 no hubo «negociación ninguna» entre el Gobierno y la banda.


Por último, la presidenta del PP de Guipúzcoa, María José Usandizaga, mostró ayer su «perplejidad e indignación» ante la rueda de prensa que, el pasado jueves, protagonizó Fernando Etxegarai, un preso etarra en busca y captura. «Es bochornoso que un terrorista llegue a San Sebastián, se permita el lujo de dar una rueda de prensa y luego se vuelva a escapar», afirmó Usandizaga.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine