14 de julio de 2009
14.07.2009

Declarado improcedente el despido del sastre José Tomás

La titular del Juzgado de lo Social número 8 considera que no ha quedado acreditado que la elaboración de las facturas falsas fuera ordenada por Tomás

13.07.2009 | 17:35

El Juzgado de lo Social número 8 de Madrid declaró hoy improcedente el despido del sastre José Tomás, que trabaja como encargado de las tiendas Forever Young y Milano, donde presuntamente elaboró trajes para el presidente de la Comunidad Valenciana Francisco Camps. La sentencia, hecha pública hoy, obliga a la empresa a readmitir a Tomás "en las mismas condiciones anteriores" o a indemnizarle con la cantidad de 232.500 euros.

La titular del Juzgado de lo Social número 8, Pilar Varas, considera que no ha quedado acreditado que la elaboración de las facturas falsas fuera ordenada por Tomás. "No les consta a ninguno de los testigos que el actor diera órdenes respecto al contenido de las facturas, ni las realizara físicamente", dice.

LAS FACTURAS FALSAS, PRÁCTICA HABITUAL

Así, la magistrada destaca que no cabe imputar al sastre "ninguna responsabilidad" y destaca que esta práctica "era habitual y conocida por la asesoría contable de la empresa" ya que algunos de los documentos datan de mayo de 2007.

Por otra parte, la sentencia considera que "no se puede afirmar" que Tomás "ocultara" a la dirección de la empresa las faltas que se le atribuye ya que "la facturación y documentos de caja" eran responsabilidad de otra persona, Raquel Vázquez. "No nos hallamos ante faltas ocultas y continuadas dada la posibilidad real de su conocimiento por parte del empleador", dice la juez.

El Juzgado madrileño explica en su resolución que el despido se produjo después de que la familia propietaria detectara en diciembre de 2008 "una serie de irregularidades" en la gestión de Tomás, que hizo constar en un escrito. Entre ellas la dirección citaba un número excesivo de devoluciones de prendas y una forma incorrecta de proceder sobre ellas.

El despido se concretó en febrero de 2009 a través de un burofax en el que quedaba reflejado como causa grave que Tomás había informado de que había prestado declaración ante la Fiscalía Anticorrupción y ante el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón en relación con la conocida como 'Operación Gürtel'.

"Se ha procedido a realizar una investigación dentro de la contabilidad de la empresa y se han detectado que existen una serie de facturas, ordenadas realizar por usted, cuyos conceptos son falsos", decía la dirección en el documento de despido, que concretaba que la mayor parte de las facturas correspondían a encargos realizadas por la empresa Orange Market, dirigida por el imputado Álvaro Pérez 'El Bigotes'.

La magistrada destaca, además, que las faltas atribuidas al sastre han prescrito, ya que pasaron más de 60 días desde el momento en que puso en conocimiento de Tomás su detección hasta que se produjo el despido.

Añade que a pesar de que la empresa imputaba a su empleado no actuar de forma correcta respecto a las devoluciones, "se le prohibió acudir a las distintas tiendas para comprobar su estado. "No puede imputársele ni las irregularidades en las devoluciones, que no eran responsabilidad suya, ni no haber atendido el encargo de aclararlas, porque no se le permitió hacerlo", dice la juez.

"A LA JUSTICIA NO SE LA ENGAÑA"

El denominado 'sastre del caso Gürtel', José Tomás, advirtió al presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, a la salida del juicio que se celebró el pasado 23 de junio, que "a la Justicia no se la puede engañar", y se mostró convencido de que el juez Garzón y las fiscales Concha Segura y Miriam Sabadell han realizado "una muy buena instrucción".

Durante la vista oral, tres ex trabajadores corroboraron que el 'sastre' nunca se encargó de elaborar facturas como las que, según obra en la instrucción del 'caso Gürtel', probarían que la presunta red corrupta de Francisco Correa habría regalado trajes a medida al presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps.

El 'sastre' se mostró "cien por cien" convencido de que el 'caso Gürtel' fue la "excusa" para justificar su despido que utilizó el propietario de Forever Young, Eduardo Hinojosa, al que ligó con la trama corrupta tras indicar que una de sus hijas trabajó un año como becaria en Easy Concept. "La metí yo", explicó.

EUROPA PRESS

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine