28 de febrero de 2010
28.02.2010
Lucha antiterrorista

ETA ultimaba un secuestro

En la casa en la que fue arrestado Gogeaskoetxea y otros dos 'liberados' había grilletes

28.02.2010 | 08:56

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha asegurado hoy que los grilletes incautados en la casa en la que fueron arrestados el presunto jefe militar de ETA, Ibon Gogeaskoetxea, y otros dos 'liberados' refuerzan la hipótesis de que ETA sigue teniendo "en la cabeza" la idea de un secuestro.

En declaraciones a la Cadena Ser, el ministro del Interior ha explicado que los grilletes hallados en la casa rural de la Baja Normandía (Francia), en la que ayer fueron arrestados tres etarras, no es algo de lo que habitualmente dispongan los comandos de ETA. Este hallazgo refuerza, según el ministro, la hipótesis de un secuestro de la que él mismo advirtió recientemente.

No obstante, el titular de Interior ha señalado que por el momento no hay novedades tras la operación llevada ayer a cabo contra el presunto jefe militar de ETA y Beñat Aguinagalde, así como otro identificado inicialmente como Gregorio Jiménez Morales, que se encontraban junto a Gogeaskoetxea en el momento de la detención, y a los que estaba despidiendo antes de que, supuestamente, éstos fueran a entrar en España.

Así, ha indicado, en estos momentos se está en plena fase de análisis de los efectos incautados y a la espera de las declaraciones de los detenidos, así como del reconocimiento definitivo de la identidad de uno de ellos.

No es Gregorio Jiménez

La Guardia Civil ha descartado "prácticamente" que el tercer detenido en Francia sea Gregorio Jiménez Morales, tal y como fue identificado ayer por la mañana.

El ministro ha advertido de que a pesar del duro golpe y los dos meses tan malos que lleva ETA, todavía tiene todavía capacidad de matar y voluntad de hacerlo, y que mientras la Policía y la Guardia Civil necesitan eficacia todos los días a la banda le basta "con tenerla una vez".

Rubalcaba ha señalado que ayer se puso en contacto con la viuda de Isaías Carrasco y la hija de Iñaki Uria, ya que Beñat Aguinagalde está considerado autor del asesinato de ambos, y que le dio la sensación de que, "dentro del dolor, respiraban con alivio".

"Es una sensación agridulce", ha relatado el ministro, porque les recuerda lo que pasó pero es como si empezara para ellos una nueva etapa. El titular de Interior ha reiterado también su mensaje a la izquierda abertzale: "o bombas o votos".

"No valen ambigüedades ni medias tintas", ha reiterado Rubalcaba, quien ha insistido en que la izquierda abertzale solo tiene dos opciones: "o convencen a ETA de que deje la violencia definitiva y unilateralmente o rompen claramente con ETA".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook