15 de enero de 2011
15.01.2011
La Nueva España
Polémico discurso del ex presidente popular

Aznar ve a España intervenida «de hecho» y se pregunta si lo estará «de derecho»

El ex jefe del Gobierno pide una reforma del Estado de las autonomías, que considera «inviable» desde el punto de vista político y financiero

15.01.2011 | 01:00
Aznar, durante su intervención de ayer, en el encuentro popular de León.

León / Madrid,


Pablo GONZÁLEZ / Efe


El ex presidente del Gobierno José María Aznar afirmó ayer en León que España está intervenida «de hecho» y ahora «lo que se está discutiendo» es si lo será «de derecho», lo cual es una simple consecuencia de la situación «límite, crítica» en la que se encuentra, en su opinión, el país. Aznar hizo estas declaraciones en la I Cumbre del PP en el Exterior, que se celebra hasta hoy en León.


Aznar insistió en que, ante la herencia que recibirá el hipotético gobierno del PP una vez finalizada la etapa del presidente Zapatero, los populares tendrán que tomar «decisiones muy importantes», porque el único que lo puede hacer, añadió, es el PP, que, prosiguió, tiene la inmensa responsabilidad ante la sociedad española y ante la historia de España de estar a la altura de la circunstancias y de comportarse como la actuación requiere.


El ex presidente del Gobierno también aludió al Estado de las autonomías, que tal como está configurado actualmente, sostuvo, no es políticamente viable, porque el Gobierno central «es marginal», y «financieramente es absolutamente inviable». Por ello, defendió una reforma de la ordenación territorial, porque, a su juicio, «España no da para tener 17 instituciones».


Las palabras de Aznar recibieron pronta respuesta del Gobierno. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, el vicepresidente Rubalcaba aseguró que las declaraciones sobre que España está «intervenida de hecho» descalifican más a Aznar que al Gobierno.


«Hay declaraciones que descalifican mucho más a quien las hace que a quien van dirigidas. Y cuando las hace un ex presidente del Gobierno, ni le cuento», concluyó Rubalcaba.


El secretario de Estado de Cooperación Territorial, Gaspar Zarrías, también intervino ayer en el debate para tildar a Aznar de «felón y mercenario». En referencia al cambio de ordenación territorial propuesto por el ex dirigente popular, Zarrías le explicó que «no encontrará» al Gobierno «en volver a la España una, grande y libre».


Zarrías recriminó a Aznar que «cada vez que abra la boca lo haga para echar por tierra al país» y aseguró que sus declaraciones sobre la intervención en España, aparte de «ser mentira», «hacen un daño atroz» a la nación.


Desde el PP, y profundizando en el desafío lanzado por Aznar, su vicesecretario de Comunicación y portavoz, Esteban González Pons, criticó en Menorca a las fuerzas nacionalistas por «crear problemas» a pesar de que España ha creado el modelo más «intensamente descentralizado», aseguró, de toda la Unión Europea. El dirigente popular abogó por actualizar el esquema de organización territorial español, una medida que calificó de «inaplazable».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook