efe

Unos 300 comunistas y socialistas celebraron ayer juntos por primera vez el homenaje en el cementerio madrileño de La Almudena a las «Trece Rosas», las jóvenes fusiladas por el dictador Franco el 5 de agosto de 1939, junto a 43 hombres, por militar en las Juventudes Socialistas Unificadas. El acto, organizado por el Partido Comunista de Madrid, contó con la intervención del líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, quien llamó a la unidad de la izquierda frente a los «ataques» de la derecha. En la foto, algunos asistentes junto a Concha Carretero, superviviente de la masacre.