29 de enero de 2013
29.01.2013
 

El hijo menor de Pujol es socio del multimillonario fondo al que negó pertenecer

El jefe de la mafia rusa admite que pagó al ex alcalde de Lloret, a quien Mas defiende por ser de CiU

29.01.2013 | 01:00

Oleguer Pujol Ferrusola, el hijo pequeño de Jordi Pujol, participa en el millonario fondo de inversión radicado en Guernsey del que se intenta desvincular por todos los medios. Así de claro lo dejó la revista líder en el sector inmobiliario mundial, «Private Equity Real State», en febrero de 2008.


En un reportaje titulado «Drago irrumpe en Europa», la publicación recalcaba que «la pareja» formada por el hijo del ex presidente catalán y su socio Luis Iglesias «han invertido conjuntamente en una operación de 2.000 millones de euros en España en nombre de su vehículo de gestión de fondos: Drago Real State Partners».


«El Mundo» ha tenido acceso al Registro Mercantil de Guernsey, donde tras la sociedad Drago Real Partners figura como administrador Luis Iglesias, fundador y copropietario junto a su íntimo Oleguer Pujol, de Drago Capital. En el mismo reportaje se añadía que Pujol e Iglesias «están montando un gran revuelo en Europa» al «invertir conjuntamente» en dicho fondo. Se refería a la mayor compraventa de cuantas han pilotado durante los últimos años y que consistió en la adquisición de 1.152 oficinas del Banco Santander, entidad con la que Pujol e Iglesias firmaron acto seguido un contrato de arrendamiento.


Por otra parte, el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha dictado prisión incondicional para Andrei Petrov, presunto líder de la red de blanqueo de la mafia rusa arrestado el viernes en Lloret de Mar (Gerona), quien afirmó que pagó dos viajes a Rusia al ex alcalde de CiU Xavier Crespo.


Velasco tomó ayer declaración a seis de los siete detenidos en la llamada «operación Clotilde» y dictó prisión incondicional para Petrov, para su cuñado y mano derecha, Konstantin Mischanin, y para la arquitecta Pilar Gimeno, que supuestamente sirvió de vínculo entre Petrov y el Consistorio.


El presidente de la Generalitat, Artur Mas, aseguró ayer que se fía del diputado de CiU y ex alcalde Crespo, cuando niega que recibiese dinero de la mafia rusa «Su palabra vale algo», dijo al advertir de que hay que separar «los casos reales de corrupción de los que no lo son», ya que son fruto de una acusación «inventada».


Por último, la mujer y la suegra del ex consejero de la Generalitat Jordi Ausàs, detenido en 2012 por pertenecer a una banda criminal dedicada al contrabando y distribución de tabaco procedente de Andorra, también están imputadas en este caso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook