07 de diciembre de 2014
07.12.2014
Tribunales

El acopio de querellas por el 9N posterga la decisión sobre Mas

El TSJC deberá decidir si admite a trámite la demanda de la Fiscalía contra el presidente de la Generalitat

07.12.2014 | 11:24
El acopio de querellas por el 9N posterga la decisión sobre Mas.

La veintena de denuncias por el 9N que acumula el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) está postergando la decisión sobre la admisión a trámite de la querella de la Fiscalía contra Artur Mas que, de aceptarse, podría derivar en una compleja causa con varias acusaciones y más delitos e imputados.

Ante el elevado número de querellas interpuestas por partidos y particulares, algunas antes del 9N, la sala civil y penal del TSJC debe resolver dos cuestiones clave: si hay responsabilidades penales por el "proceso participativo ciudadano" y si se acumulan en una sola causa las denuncias y querellas presentadas, en cuyo caso tendrá que establecer cuál de ellas absorbería al resto, según han informado a Efe fuentes judiciales.

Los seis magistrados que componen la sala civil y penal del TSJC están directamente implicados en la cuestión, ya que tienen sobre la mesa alguna de las querellas y denuncias por el 9N, por lo que podrían acabar debatiendo en pleno sus posiciones acerca de la posible existencia de indicios de delito en la organización de la consulta y cómo deberían tramitarse esas causas.

Además del presidente del TSJC, Miguel Ángel Gimeno, integran la sala civil y penal los magistrados Maria Eugenia Alegret, José Francisco Valls, Enric Anglada, Josep Manuel Abril y Carlos Ramos, estos dos últimos designados por el Parlament.

De admitirse a trámite por el TSJC, el cúmulo de denuncias de formaciones políticas y particulares por el 9N podría condicionar el curso de la querella de la Fiscalía contra Mas, al plantear más delitos y querellados de los que formula el ministerio público y abrirse a varias acusaciones populares.

De hecho, antes de decidir sobre la querella que presentó el pasado 21 de noviembre contra Mas, la vicepresidenta Joana Ortega y la consellera de Enseñanza Irene Rigau, el TSJC pidió a la Fiscalía que se pronunciara sobre la posible acumulación de denuncias por el 9N.

La Fiscalía Superior de Cataluña movió ficha el pasado miércoles al mostrarse partidaria de la unificación de todas las querellas y denuncias relacionadas con el 9N, aunque evitó pronunciarse sobre si el resto deben ser admitidas a trámite.

Hasta ahora, el TSJC ha registrado 23 denuncias y querellas por el proceso participativo: cuatro antes del 9N -entre ellas, de Manos Limpias y Vox-, y otras tres después -incluida la de la Fiscalía-, a las que se suman las que le están remitiendo juzgados ordinarios de toda Cataluña que el mismo 9N tramitaron denuncias de partidos y particulares -entre ellos UpyD- que pidieron sin éxito la retirada cautelar de las urnas.

En caso de que el TSJC admita a trámite la querella de la Fiscalía y acepte acumular en ella otras denuncias, la investigación por el 9N podría ampliar su alcance, dado que algunas acusaciones dirigían también sus escritos contra los consellers de Presidencia, Francesc Homs, y de Interior, Ramon Espadaler.

También podría aumentar el abanico de delitos a investigar, porque a los que formula la Fiscalía -desobediencia grave, malversación, prevaricación y usurpación de funciones-, las querellas que tramita el TSJC suman otros como rebelión, provocación a la sedición y coacciones.

El pasado 24 de noviembre, el TSJC designó a los magistrados que deberán decidir si admiten a trámite la querella de la Fiscalía, de la que será ponente José Francisco Valls, de la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura (APM).

Sin embargo, el magistrado que investigaría a Mas podría cambiar si se impone el criterio estricto, previsto en la Ley de Enjuiciamiento Criminal, de que la querella más antigua es la que arrastra al resto: los ponentes que recibieron las primeras denuncias por el 9N son Josep Manel Abril, designado por el Parlament, y Enric Anglada, de Foro Judicial Independiente.

Una vez admitidas a trámite las querellas contra Mas, resolución que puede ser impugnada ante la sala de recursos del TSJC constituida expresamente para el caso, el juez ponente podrá encargar las diligencias que crea oportunas -tanto de oficio como solicitadas por las partes- para esclarecer si existen responsabilidades penales por el 9N.

Además, como ya pide la Fiscalía en su escrito, el ponente deberá decidir si cita como imputado a Mas y al resto de miembros del gobierno catalán querellados, quienes tendrán la obligación de acudir al TSJC para ser interrogados dado que la ley solo les permite declarar en su despacho en condición de testigos.

De apreciar suficientes indicios de delito una vez concluya la investigación, el instructor enviaría el caso a juicio, de lo que se haría cargo una sala de composición distinta a la de admisión y recursos, aunque siempre presidida por el presidente del TSJC, Miguel Ángel Gimeno.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook