23 de octubre de 2018
23.10.2018

Habla la víctima del ataque racista en Ryanair: "no puedo comer ni dormir"

La mujer ha aparecido en televisión visiblemente afectada

23.10.2018 | 15:38

No fue un incidente más. Ha marcado su vida. La mujer que sufrió el ataque racista que tuvo lugar durante un vuelo de Ryanair en Barcelona (la compañía obligó a la víctima a cambiarse de asiento tras las quejas de un pasajero que no quería sentarse al lado de una persona de color), asegura que desde que tuvo lugar el suceso no puede "ni comer ni dormir". Esta viuda discapacitada de 70 años de edad ha realizado sus primeras declaraciones públicas en exclusiva al canal ITV News del Reino Unido. Delsie Gayle asegura que viaja mucho pero que es la primera vez que tiene que enfrentarse a una situación de ese tipo.

"Me siento muy mal, él pagó una tarifa para irse de vacaciones y yo la mía, ¿por qué abusa por el color de mi piel?", se pregunta. La pasajera denunciante quiere que el acusado pague por lo que hizo para que una situación así no es vuelva a repetir. El suceso tuvo lugar el pasado viernes y, a pesar de todo, la mujer aún no ha tenido contacto alguno con la compañía Ryanair. "Estoy sentada en mi casa y no salgo", relata la víctima.

Lo cierto es que las imágenes (que puedes ver en este vídeo) hablan por si solas. El pasajero mantiene una actitud despreciable que, tal y como criticaron algunos testigos, no recibió contestación adecuada por parte del personal de la compañía. Los pasajeros sí que reaccionaron. Al menos en parte. Uno de los pasajeros que se encontraba detrás, antelo que estaba viendo, llamó la atención al hombre. "No me digas lo que tengo que hacer si le digo que se vaya se va", le espetó el acusado que siguió gritando a la mujer y que aseguró que si la víctima no se movía de asiento la iba a mover él. Todo adornado con insultos y otras lindezas.

No es la primera vez que Ryanair está involucrada en una polémica estos últimos días. Hace semanas la huelga de sus asistentes de vuelo puso a las claras la situación de "explotación" que habían denunciado durante meses los propios trabajadores y que no se solucionó hasta que los propios empleados pusieron en jaque a la compañía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído