Un informe de la Delegación del Gobierno en Madrid desaconseja que los restos mortales del dictador Franco sean enterrados en la Catedral de la Almudena de Madrid por razones de seguridad y de orden público. Los herederos del general golpista, que se han opuesto a su exhumación del Valle de los Caídos, han expresado su deseo de que, si al fin se produce la salida, los restos sean enterrados en la sepultura que posee la familia en la cripta de La Almudena. El presidente Sánchez no aludió ayer a este informe al ser preguntado por la fecha de exhumación de Franco. El jefe del Ejecutivo se negó a precisar una fecha: "Si hemos esperado 40 años, esperar unos meses más no es problema, al menos para este Gobierno", sentenció.