Los mineros asturianos han comenzado la labores de excavación del túnel horizontal que les debe llevar hasta el pequeño Julen, el niño de Málaga al que se busca desde hace días en la zona de Totalán. Los asturianos, para los que incluso se ha pedido ya el Premio Princesa de Asturias de la Concordia, tratarán de llegar al pequeño en grupos de dos y descansando cada media hora. Excavarán el túnel casi a mano. Su trabajo es más que complicado ya lo largo de los últimos días los propios mineros tuvieron que parar en varias ocasiones. A pesar de que el pasado lunes el Delegado del Gobierno en Andalucía pedía que no se "metiera presión" a estos profesionales muchos no han querido perder la oportunidad de acercarse hasta la zona para hacer esta tarde una "vigilia" de apoyo.

Todo listo para que entren en acción los mineros de la Brigada de Salvamento de Hunosa para rescatar a Julen, el niño que cayó a un pozo de 100 metros de Málaga el pasado domingo día 13, hace hoy doce días. A las nueve de la noche de ayer finalizó la colocación de los tubos del encamisado en el interior del pozo, cuyos últimos veinte metros tuvieron que volver a abrirse con mayor anchura debido a los salientes que había dejado la perforadora. Ayer, a primera hora de la tarde, se descubrió un nuevo saliente que obligó a recortar los tubos más bajos del encamisado de manera que pudiesen encajar en la base del pozo vertical y rematar el túnel de rescate. Los mineros estaban junto al pozo desde primera hora de la mañana, puesto que se esperaba que pudiesen entrar a abrir la galería horizontal al mediodía. De nuevo vieron frustradas sus expectativas.

La idea es que el avance minero se produzca esta madrugada de este jueves o al amanecer de hoy, lo que dependerá de la conclusión de los trabajos previos. Una vez entubado el pozo, se debe preparar el terreno para sujetar los tubos y evitar que puedan verse afectados por un desprendimiento. Estaba previsto que esta nueva fase requiriese unas dos o tres horas y a partir de ese momento se activaría el acceso de la brigada minera al túnel, operación para la que contarán con el apoyo de los bomberos del Consorcio Provincial de Málaga.

Dos mineros descenderán por el túnel -a través de una cesta o cápsula metálica de un metro de anchura y dos y medio de altura, construida expresamente por herreros de Alhaurín de la Torre para el rescate- con intención de practicar con medios manuales una galería de cuatro metros de longitud que conecte con el pozo donde se cree que está el pequeño. Transcurridos unos 30 o 35 minutos, estos dos primeros mineros serán relevados por otros dos mineros que seguirán picando y así sucesivamente hasta conseguir el objetivo.

Microvoladuras

En caso de que se topen con piedra de especial dureza podrían intervenir los especialistas en microvoladuras para agrietar la roca. Se trata del mismo explosivo que utilizan los artificieros de las fuerzas de seguridad para hacer reventar los artefactos explosivos. Los bomberos les prestarán apoyo logístico relacionado con la ventilación y la seguridad de la operación.

El trabajo que espera a los mineros es de extrema dureza. Tendrán que taladrar la pared manualmente, con piquetas y martillos neumáticos. El trabajo se hará inicialmente de rodillas y posteriormente, una vez se gane cada vez más espacio, tendrán que abrir vía echados. La galería tendrá una altura de un metro veinte y una anchura de un metro. El ambiente será irrespirable, por lo que necesitarán los respiradores y los autorrescatadores.

Para asegurar el techo y las paredes de la galería, los mineros utilizarán maderas que tendrán que cortar con hachas. Nada que no conozcan, puesto que se trata de personal muy experimentado. Finalmente, tras más de veinte horas de trabajo, cuando estén a punto de llegar al pozo donde se encuentra Julen, realizarán un sondeo para introducir una cámara en el interior y localizar al menor. Será entonces cuando entren en escena los especialistas en rescates de los Bomberos de Málaga, que serán los encargado de alcanzar al menor y sacarlo a la superficie.

Los mineros salieron a primera hora de la mañana del hotel Rincón Sol, en la localidad de Rincón de la Victoria, con destino a Totalán, esperando iniciar su trabajo a mediodía de ayer, pero la espera se prolongó mucho más de lo previsto. Son momento de mucha tensión y concentración, para una operación que han repetido mil veces en sus cabezas. Los mineros no se han olvidado de la tierrina y se han llevado a Málaga una bandera de Asturias que cuelga del balcón de una de las habitaciones que ocupan en el hotel de Rincón de la Victoria. Están deseando acabar el trabajo.

Medios de todo el mundo pendientes del operativo

Vinimos la semana pasada con bastante esperanza, la de narrar en directo cómo se rescataba de forma feliz a Julen. Pero cada vez somos más pesimistas. Son demasiados días para un niño de tan corta edad". El periodista Andreas Schopf se encarga de narrar a diario y en riguroso directo desde Totalán "el rescate que se sigue en todo el mundo". Lo hace para la televisión alemana RTL. Pero como el suyo, más de una decena de medios extranjeros, se han desplazado hasta tierras malagueñas para poder contar desde el lugar de los hechos todo lo que rodea "a un caso extraño y que tiene apariencia de misterio con un gran número de flecos".

{C}

Rescate de Julen en Málaga: Asturias, pendiente de sus mineros

"Cualquier guionista tiene aquí para contar un largometraje de intriga. No es normal esa vigilancia a la familia por parte de la Guardia Civil, ni tanto hermetismo con lo sucedido. A los ojos del mundo, aquí se ve que hay cosas que se saben y que no se quiere difundir aún", argumenta.

Con o sin información al minuto, las crónicas ofrecen a diario los detalles sobre los equipos de voluntarios, las croquetas que ha podido elaborar la Asociación de Mujeres de Totalán o el origen del párroco del pueblo. "Siempre nos apoyamos en las crónicas de los periodistas locales, al tener un mejor conocimiento de lo sucedido y de las fuentes", apostilla desde las oficinas de Madrid una de las redactoras de la televisión germana.

Menos esperanza

Los periodistas malagueños también atienden peticiones de entrevistas por parte de medios autonómicos, como la EiTB vasca, o televisiones y emisoras de radio de países como Chile o Argentina. "Es preferible entrevistar a un periodista local que repasar un simple despacho", señala el periodista Óscar Arce.

La BBC británica también ha seguido casi al minuto cuanto acontece cerca del Cerro de la Corona. "Julen desapareció durante la salida que el domingo 13 hizo su familia y su padre describió cómo cayó a través del agujero. Dos túneles serán abiertos junto al pozo en un intento de localizarlo", matizaba un presentador en directo. "Las autoridades tienen cierto grado de seguridad de que el niño de 2 años se encuentre dentro y de que aún siga en buen estado", relataban también. Un relato que en los dos últimos días ha girado al señalarse que la esperanza va disminuyendo.

Ayer muchas crónicas remarcaban la investigación abierta para esclarecer por qué el pozo se encontraba destapado. El "Diário de Notícias" luso se fijaba en el grupo de especialistas asturianos.

Quién es quién en la brigada

Están preocupados, tensos, esperando para entrar en acción y romper la semana en stand by que han tenido que soportar mientras se estudiaban las posibilidades para rescatar a Julen y se optaba finalmente por abrir un pozo vertical paralelo al que alberga al niño de 2 años. Ayer pudo verse por primera vez el rostro de los integrantes de la Brigada de Salvamento Minero que dirige el ingeniero Sergio Tuñón. Llegaron en una furgoneta y se dirigieron al puesto de mando de Totalán a esperar órdenes. Tendrán que esperar posiblemente hasta hoy, sin hora definida, para iniciar la construcción de la galería en la que se han puesto todas las esperanzas para llegar al menor. No suelen aparecer en fotos. Hay, al parecer, una tradición entre los mineros según la cual demasiada publicidad sobre los miembros de esta brigada podría dar al traste con un rescate.

A la zona han sido desplazados Maudilio Suárez -de Laviana-, José Antonio Huerta Lamuño -también lavianés-, Adrián Villarroel Fernández, Jesús Alfonso Fernández Prado -al que muchos conocen como Chus Prado, yerno del dirigente del SOMA Armando Fernández Natal, "Mandi"-, Lázaro Alves Gutiérrez y Rubén García Ares. Completa el grupo Antonio Ortega, hijo de un actuario de minas, según indicaron fuentes sindicales. Mezclados con los Bomberos de Málaga, miembros de Protección Civil y de la Guardia Civil, los integrantes de la brigada minera resaltan por sus monos de trabajo de color añil. Con bandas reflectantes y anaranjadas. En la parte posterior de sus chaquetas puede leerse "Salvamento Minero".

El rescate

La dirección de la comisión técnica encargada de coordinar el rescate de Julen ha confirmado que alrededor de las seis de la mañana de este miércoles ha completado la perforadora la ampliación del pozo vertical en sus últimos 20 metros.

La falta de verticalidad del pozo paralelo construido entre el pasado sábado y este lunes para agilizar las tareas de rescate de Julen obligó ayer a perforarlo otra vez, con un ancho mayor a lo largo de los últimos 20 metros (de un total de 60 de profundidad).

La comisión técnica encargada de completar la obra civil que permita acceder al pequeño encontraba así "dificultades en el único tramo" donde no se esperaba tenerlas. El origen era un saliente en el túnel situado en la cota -42 metros, que desviaba la trayectoria de la galería vertical que impedía el encamisado. La repetición de la perforación, aunque más sencilla, suponía un mazazo para los operarios, después de que la primera perforación concluyera a última hora del lunes después de 55 horas de "incertidumbre por la extrema dureza de diferentes estratos de pizarra y cuarcita que se localizaban al paso de la perforadora".

Un caso complicado

El pequeño Julen cayó al pozo la pasada semana. Desde el miércoles Málaga, Andalucía y toda España miran con preocupación a ese pozo en el que se han enterrado demasiados sentimientos. Pero en ocasiones parece que a pesar de la voluntad todo sale mal. Desde un primer momento los ingenieros encargados de los trabajos y desplazados a la zona (que están trabajando día y noche sin apenas dormir), reconocieron que se trataba de un caso más que complicado. Había que hacer una obra sin casi saber de qué estaba compuesto el terreno. No había tiempo para estudios ni para observar antes de perforar. Casi se trabajó a ciegas.

Un grupo especializado

El Ministerio de Defensa pidió desde un primer momento la colaboración al presidente de Hunosa. La hullera pública envió a Totalán al grupo de mineros asturianos en el que todo el mundo ha puesto su confianza. Se trata de ocho personas que quieren dar lo mejor de si mismas en un rescate en el que saben que se juegan mucho. No en vano a los pies de todo el operativo siguen los detalles de lo que sucede minuto a minuto los propios padres de Julen, acompañados en todo momento por un grupo de psicólogos.

Fue un avión del Ejército el que trasladó a los mineros hasta Málaga. Desde allí los trabajadores comenzaron a prepararse. "Han bajado por ese túnel en su cabeza más de 50 veces en su mente", reconocía hace días en conversación con este periódico uno de los exjefes de las brigadas que se han desplazado hasta el lugar del suceso.

Un grupo con historia

La Brigada de Salvamento Minero se creó en el año 1911. Por aquel entonces las principales empresas del Valle del Nalón acordaron en una reunión juntar sus fuerzas (y varios de sus efectivos) para crear un grupo que pudiera intervenir en caso de catástrofe. Y lo lograron. Desde entonces estos brigadistas han salvado cientos de vidas y han participado en numerosas misiones. Ahora en Málaga aseguran quienes les conocen que están prácticamente sin dormir y deseando entrar al túnel. De su trabajo está pendiente medio mundo. No en vano cientos de medios de comunicación de todo el planeta se han desplazado hasta la zona para conocer de primera mano todo lo que está sucediendo y para relatarlo en periódico y revistas de todo el mundo.

Un caso judicializado

Además de los trabajos para sacar a Julen también se están intentando depurar responsabilidades si las hubiera por lo sucedido. Hasta ahora ya había trascendido que la Guardia Civil estaba llevando a cabo interrogatorios de todo tipo y había recogido pruebas. Hoy se ha podido saber que un juzgado de Málaga ha abierto ya diligencias y están investigando los hechos por si se pudieran desprender responsabilidades de lo sucedido.

Un rescate más que calculado

Pero ¿cómo será el rescate en cuanto se permita a los mineros entrar en la zona? Los mineros se han repartido en turnos de dos (una pareja) que trabajarán en la zona durante 30 o 40 minutos seguidos (hay que recordar que excavarán un túnel horizontal prácticamente a mano en una situación de presión máxima y con mucha responsabilidad sobre sus cabezas en un terreno que desconocen y en una superficie de trabajo más que reducida). Los mineros entrará armados con hachas, piquetas y martillos neumáticos con las que abrirán una galería con una ligera pendiente para que la gravedad les ayude a la caída de los escombros.

Tarea complicada y sin plazos

Los mineros asturianos partieron hacia Málaga el pasado día 15. Al frente de todo el grupo se sitúa desde un primer momento el ingeniero Sergio Tuñón, jefe de Brigada de Salvamento Minero de Hunosa. En total el equipo lo componen además otras siete personas entre las que se encuentran cuatro brigadistas, dos mecánicos y un chófer. Todos ellos están deseando ponerse a trabajar y sobre todo hacerlo con un final feliz.

A lo que se niega todo el mundo a pesar de la insistencia de muchos en la opinión pública es a dar plazos del trabajo. Todos son conscientes de que a pesar de que las cosas están planificadas tal y como se puede ver estos días todo se pude torcer en una décima de segundo. El desconocimiento del terreno sobre el que están pisando es lo que más "fastidiia" la labor tanto de quienes quieren abrir el túnel como de los mineros que deben bajar por él para meterse en el fondo del pozo.

Solidaridad ciudadana

Entretanto desde fuera del túnel no dejan de llegar los mensajes de solidaridad y de aliento hacia los padres de Julen, que son en el fondo quienes peor lo están pasando y quienes más pendientes están de lo que pasen. La solidaridad la han demostrado tanto las empresas que han cedido maquinaria y trabajadores de forma gratuita como quienes a través de las redes sociales hacen llegar mansajes de cariño y afecto a los padres del pequeño que se cayó en un pozo en Málaga y al que ahora todos quieren ver con vida volviendo a jugar por las calles de su pueblo.