DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cineasta que recibió un premio de manos de Puigdemont y lo devolvió denuncia una "encerrona"

Álvaro Longoria explica por qué el equipo del documental 'Dos Cataluñas' ha decidido devolver el galardón concedido por la Fundación Cinema for Peace

Puigdemont aprovechó la gala para ofrecer un discurso político.

Puigdemont aprovechó la gala para ofrecer un discurso político. EFE

Lo que a priori parecía el reconocimiento a su trabajo, se convirtió en una inesperada "encerrona", lamenta Álvaro Longoria, codirector de 'Dos Cataluñas', después de haber devuelto el premio que la Fundación Cinema for Peace concedió al equipo de este documental en una ceremonia celebrada el lunes en el marco de la Berlinale de la ciudad alemana. Y es que quien hizo entrega de este galardón fue ni más ni menos que el expresident de la Generalitat, Carles Puigdemont.

Cuando esta organización, liderada por Mijaíl Gorbachov como presidente honorífico, comunicó al equipo de 'Dos Cataluñas' su nominación en la categoría de Cine para la Paz y la Justicia, les pareció "una noticia maravillosa", pero poco tiempo después hubo algo que les hizo desconfiar. "Nos enteramos de que Puigdemont iba a ir a Berlín esos mismos días y como nos pareció rara la coincidencia se lo consultamos al entorno el expresident. Al no aclarárnoslo, preguntamos a la organización, que nos confirmó que sí asistía a la gala, pero nos aseguró que no iba a participar en ella", indica Longoria.

Para evitar cualquier malentendido, Longoria y Gerardo Olivares -su compañero en el apartado de dirección- insistieron en que Puigdemont no se sentara en su mesa, ni subiera con ellos a recoger el premio ni posara a su lado, puesto que "no queríamos que se politizara nuestro documental, en el que de las 85 personas que hablan él es una, no puede convertirse en representante del mismo", advierte este veterano realizador de documentales y productor de Morena Films.

Los dos directores del documental 'Dos Cataluñas', Gerardo Olivares y Álvaro Longoria.Netflix

Una vez allí, Longoria, que acudió en representación del equipo, se encontró con que cuando llegó la hora de anunciar los nominados en su categoría, sin saber aún que habían ganado, subió Puigdemont al escenario y ante 500 personas, entre ellas 'celebrities' de la talla de Charlize Theron, Catherine Deneuve y Faye Dunaway o el artista chino Ai Weiwei, ofreció "un discurso proindependentista de cerca de diez minutos en el que habló de todo menos del documental", advierte el cineasta. "Acto seguido, dieron a conocer que éramos nosotros los ganadores y fue el propio expresident quien me hizo entrega de la estatuilla", critica.

Junto a Puigdemont, subió la soprano alemana Anna Maria Kaufmann, que cantó 'Don't cry for me Catalonia', versión del clásico de 'No llores por mí Argentina'. "Yo no entendía nada. Y estaba indignado, porque habíamos hablado con la organización, que nos dio garantía de que no iba a ocurrir algo así", subraya este cineasta.

"El documental ha funcionado muy bien y para nada querríamos ensuciarlo con este tipo de manipulación, que es justo lo que queremos denunciar", explica el director Álvaro Longoria

Sin embargo, en ese momento, "me pareció que lo más adecuado era subir y no montar ningún tipo de escándalo, porque no es mi estilo y tampoco creo que fuera el lugar apropiado", explica Longoria, quien después de recoger el premio llamó a Olivares, también presente en la Berlinale pero ausente en esta gala al enterarse de la presencia del político. "Nos reunimos esa misma noche y decidimos mandar a la organización un comunicado diciendo que renunciábamos al premio porque creemos que fuimos manipulados políticamente", denuncia. Tan pronto como pudieron, a la mañana siguiente -martes-, devolvieron la estatuilla en forma de paloma de la paz. Por su parte, Netflix, productora del documental, ha mostrado todo su apoyo a ambos directores dejando en sus manos la decisión de aceptar o renunciar al premio, asegura el cineasta.

La fundación ya ha pedido perdón. "Dicen que se les fue de las manos y que no pretendían politizar el acto, pero la realidad es que sí que lo han politizado o han permitido que se politice. Y evidentemente esto no está improvisado", advierte Longoria.

Un documental "contra la falsa verdad"

Con el rodaje de este documental, Longoria y Olivares, veteranos de este género cinematográfico, trataban de denunciar el efecto de la falsa verdad y las 'fake news'. Sin embargo, "la ironía es que ahora nosotros hemos sido víctimas de eso", cuenta Longoria. El documental, estrenado el pasado mes de octubre, fue grabado a finales de 2017.

"A raíz del referéndum por la independencia de Cataluña nos dimos cuenta de que había muchísima falta de información, incluso para nosotros mismos, y tratamos de explicar la situación de una forma neutral y con rigor. Hicimos un seguimiento de la campaña de las elecciones catalanas del mes de diciembre y nos empotramos en los seis principales partidos -PDeCat, ERC, la CUP, PP, PSC y Ciudadanos", explica. En total, se entrevistaron con hasta 85 personas con el objetivo de explicar lo acontecido "desde todos los puntos de vista y de una forma comprensible para espectadores de todo el mundo", señala.

En su opinión, esta polémica generada a raíz del premio no resulta nada beneficiosa. "El documental ha funcionado muy bien desde su estreno y para nada querríamos ensuciarlo con este tipo de manipulación, que es justo lo que queremos denunciar", zanja el director.

Compartir el artículo

stats