Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una "observadora" admite que la Generalitat se lo pagó todo

El exdiputado del SPD alemán Bernhard Felix von Grünberg estrenó ayer la traducción consecutiva en el juicio del "procés". El testigo relató que viajó a Cataluña, con motivo del 1-O, por "interés político y personal", no en misión de "observación electoral", y que el viaje se lo pagó de su bolsillo porque quería "mantener la independencia".

Todo lo contrario, la neozelandesa Helena Catt declaró que Diplocat costeó los salarios y dietas de los 12 miembros de su equipo. Cada uno facturó de forma "autónoma" y ella percibió 8.000 euros por dirigir "un proyecto de investigación", no de "validación" del resultado del 1-O. El 2 de octubre, Catt denunció "numerosas y repetidas violaciones de derechos civiles y humanos" el día del referéndum.

Compartir el artículo

stats