12 de junio de 2019
12.06.2019

Víctor Martínez (CEP): "Las protestas en la Policía estallaron por el factor Cataluña"

"Determinados ex sindicalistas han constituido una nueva organización desde la que desalojar a los demás para hacer justamente lo que ellos siempre han jurado no iban a hacer"

12.06.2019 | 09:11
Víctor Martínez (CEP): "Las protestas en la Policía estallaron por el factor Cataluña"

La CEP (Confederación Española de Policía) acude a estas elecciones del Consejo General de la Policía con la esperanza de mejorar sus resultados en los anteriores comicios. El responasble del sindicato, Víctor Martínez, responde a las preguntas de LA NUEVA ESPAÑA.

Estas elecciones al Consejo de Policía vienen marcadas por las protestas de los últimos meses de los agentes. ¿Cuál es la razón de que estallara ahora la protesta por la equiparación?

El desafío secesionista de Cataluña y el despliegue policial organizado con el único fin de defender la Constitución y garantizar la libertad de los ciudadanos, con el hostigamiento y señalamiento de los compañeros desplazados para auxiliar a jueces y fiscales, hizo patente dos cosas. Una, que los Mossos d'Esquadra es un Cuerpo que funciona al dictado de intereses políticos y que nosotros, con mucha mejor formación, experiencia, resultados y capacidades cobramos mucho menos. Dos, que la sociedad se dio cuenta de ello, al asistir a la pasividad insultante con la que el cuerpo autonómico gestionó el referéndum prohibido. La protesta estalla porque el factor Cataluña le da sentido y, sobre todo, fuerza de cara a la sociedad y a la clase política, lo sucedido aquel día fue un insulto a los catalanes de bien y al resto de españoles.

¿Se está avanzando en la equiparación?

Se están cumpliendo los plazos. Ya se ha incrementado el sueldo mensual medio de un policía en 380 euros brutos frente a lo que se cobraba en 2018. Queda por cobrar la tercera anualidad del acuerdo, que elevará esa nómina hasta los 561 euros mensuales más. Se cumplen cantidades y los plazos de los que informamos en su momento. Queda la norma legal que evite futuras desigualdades y el informe de la auditoría que está verificando las cifras del Ministerio del Interior, pendiente de entrega. CEP ha reclamado judicialmente acceso al documento.

¿Está la Policía cada vez mejor vista y los sindicatos cada vez peor?

Salvando las distancias, es como preguntar si está cada vez mejor vista la democracia y peor los partidos políticos. La Policía es una institución valorada y querida por la sociedad desde hace muchos años. Eso no es nuevo. Los sindicatos no están cada vez peor, sino que determinados ex sindicalistas han constituido una nueva organización desde la que desalojar a los demás para hacer justamente lo que ellos siempre han jurado no iban a hacer. En ese proceso han sido muy agresivos porque necesitaban dos cosas. Generar un malestar interno y crear un enemigo al que responsabilizar de todos los males. Ese discurso, basado en la mentira sistemática, generalizando prácticas aisladas de unos pocos, se ha abierto paso. Pero generar esos vientos acaba siempre en tempestad. Pedimos a sus afiliados que exijan al menos lo mismo que nos exigen a los demás. El caso está en que algunas prácticas poco éticas llevadas a cabo por personas que han hecho en los últimos años una pésima gestión sindical de CEP, ha servido de discurso para movimientos populistas y ha motivado que el hastío por las formas de hacer las cosas llevase a CEP, a dos meses de afrontar unas elecciones sindicales, regenerar el Comité Nacional para dar sentido a la organización y recuperar el horizonte marcado para esta Organización desde su fundación. Entró entonces un nuevo equipo que está logrando ahora dar voz a los delegados sindicales, los que están más cerca del policía a diario, llegando a los problemas reales de los compañeros y llevando a las mesas de negociación correspondiente las problemáticas que afectan o chocan con los derechos de los compañeros e intereses de nuestros afiliados.

¿Han tomado nota de algunas de las reivindicaciones de sus compañeros?

Siempre lo hacemos. Una de las principales cualidades de un sindicalista en la Policía Nacional es escuchar a sus compañeros para conocer sus problemas y necesidades. Desde ahí se trabaja y se intenta conseguir soluciones. Con la mejor de las voluntades y los recursos necesarios pero siempre con negociación, el todo o nada nunca funciona.

Haga autocrítica, ¿qué deben mejorar?

Como toda obra humana, siempre hay que mejorar. Todos los días y en todos los campos. Nuestra autocrítica, en el caso de CEP, tiene que ver con una apuesta inequívoca con los principios de honestidad y transparencia. Combatir ciertos mitos y algunas medias verdades que venían ocurriendo, con una gestión responsable, transparente y ajustada a criterios de prudencia. Tanto es así que CEP afrontó un proceso de regeneración el pasado 2 de abril, cuando con una amplia mayoría de la Organización se propuso un voto de censura al anterior Secretario y Vicesecretario General de CEP, forzando así su dimisión. Se nombró entonces una Comisión Gestora con gente nueva, joven, con experiencia y ganas de trabajar por y para los Policías, haciendo un ejercicio de honestidad y transparencia, un compromiso que va más allá de simples palabras, un acuerdo firmado ante notario.

Además de la equiparación, ¿qué otras necesidades tiene el cuerpo?

Las que afectan a las condiciones de trabajo de los policías (jornada laboral, turnos, salario), a su formación (equivalencias académicas), al desarrollo reglamentario de los derechos laborales contenidos en la Ley Orgánica de Régimen de Personal y a la forma en la que el Cuerpo ofrece un futuro profesional adaptado a las condiciones psicofísicas de los compañeros. Hay muchas más, pero estas son muy importantes.

¿Por qué hablan de "otra manera" de hacer las cosas?

Porque creemos en un ejercicio del sindicalismo limpio, transparente, honesto; un ejercicio del sindicalismo con principios que, además, luche contra los mitos y las falsedades que atacan a quienes damos este paso, acusándonos de vividores y aprovechados. En CEP, con la llegada del nuevo equipo, hemos puesto por escrito compromisos de gestión muy claros, los hemos firmado y llevado a un notario. No cobramos asignaciones ni dietas, no usamos coches del sindicato en nuestra vida privada, no gastamos en comidas de trabajo, si fueran necesarias, más de 15 euros por cada comensal, viajamos siempre en clase turista, nos comprometemos a no ser condecorados mientras estamos haciendo estas labores, no pediremos embajadas, no habrá tarjetas de asignación personal, etc. Son normas claras, ampliamente demandadas y que ahora que tenemos oportunidad de establecerlas, lo hacemos convencidos de que el nuevo sindicalismo tiene que seguir esta línea de transparencia y honestidad. Nadie ha ido a poner por escrito, y menos ante notario, un compromiso por la honestidad y transparencia igual o similar.

En su programa hablan de méritos y reconocimientos, ¿está demasiado politizada la obtención de estos galardones?

Más que politizada, desacreditada. Hay muchísimos compañeros que reciben la condecoración que merecen. Son la mayoría. Pero todos los años hay casos escandalosos, sin paliativos. Se premian trabajos de despacho con medallas pensionadas y a compañeros que se juegan la vida en la calle e incluso algún compañero víctima de terrorismo, ni se les condecora. La normativa que regula este tema tiene ya 55 años. Es ineficaz e injusta. Y el Ministerio del Interior tiene que acabar ya con esta situación aprobando una nueva Ley de condecoraciones que todos cumplan y no deje espacio a la injusticia. Esto es una reivindicación histórica de CEP que, junto con otras organizaciones sindicales representativas, estamos llevando a distintos ámbitos.

¿Cuál cree que es la mayor fortaleza de su organización?

Las ganas de mejorar y adaptarnos a lo que nos piden los compañeros. Somos jóvenes en el sindicalismo (16 años de vida como CEP) y queremos innovar. Por ejemplo, somos la única organización que ofrece un servicio online permanente de consultas en el que se gestionan miles de dudas de policías, además la capacidad de regeneración. Como ha quedado patente recientemente donde los distintos responsables provinciales de CEP, entendieron que era el momento de dar un giro de 180º a la Organización, manteniendo los valores que siempre han caracterizado a CEP pero, rompiendo con el estilo de gestión arcaico que se venía empleando los últimos 5 años.

¿Qué le piden al nuevo gobierno?

Que cumpla los compromisos en materia de equiparación salarial y que nos escuche. Hay que dejar a la Policía Nacional fuera de las restricciones económicas que nos impusieron desde 2012, con la crisis económica. Hay que dignificar los servicios extraordinarios, reglamentar las asistencias a juicios, reclasificación de la Escala Básica en el Grupo B a todos los efectos, económico y administrativo, con su correspondiente efecto en la jubilación, que los Subinspectores que ascienden a Inspector cobren en la Escuela Nacional de Policía las retribuciones básicas de la Escala Ejecutiva (A1). Voluntad de diálogo y compromiso real, con dinero y avances normativos. Eso le pedimos a Interior, aumento urgente del Complemento de Disponibilidad de la segunda actividad, reducción del número de CES del Catálogo para evitar injusticias (241 actuales) y elevar los mínimos que se cobran en todas las Escalas, aumento inmediato de los 120 euros actuales de turnicidad para, a continuación, vincular su incremento automático con el IPC, placa-emblema para policías en segunda actividad sin destino, Facultativos y Técnicos. Y placa específica para los jubilados, Supresión de la figura en el Catálogo de Puestos de Trabajo, de Inspector investigador, entre otras cuestiones.

¿Ha dañado demasiado la imagen de los agentes el caso de la Policía política?

Más de lo que este Cuerpo se merece. Hablamos de poquísimos funcionarios. Pero su posición y las materias que manejaban han acabado manchando al conjunto de la Institución. Los ciudadanos saben que el 99,9% de los policías nacionales no son así. Hemos nacido en democracia, la Ley es nuestro terreno de juego y un buen servicio al ciudadano es la mayor recompensa.

¿Qué aporta la CEP que no pueden aportar los demás?

Sería muy pretencioso decir que nosotros tenemos algo que nadie más tiene. Pero lo cierto es que, además de ese compromiso total con la honestidad, tras el proceso de regeneración más importante experimentado en una Organización Sindical, y plasmado en un decálogo de gestión firmado ante notario por todos los dirigentes nacionales de CEP, aportamos una forma de trabajar y entender la actividad sindical. No tiene por qué ser la mejor, pero sí es propia de CEP y todos los compañeros que se afilian con nosotros tienen claro que el trabajo que hacemos desde 2003 tiene una seña de identidad que es el compromiso, la lucha por la defensa de los intereses de los policías nacionales, esté donde esté, siempre habrá un compañero de CEP para ayudarle.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook