15 de octubre de 2019
15.10.2019

Los retenidos en El Prat: "Más que nada estamos asombrados"

Carlos Paramio no pudo volar a Madrid por trabajo desde Barcelona: "Ha habido gente asustada"

15.10.2019 | 01:02
Carlos Paramio (a la derecha) con otros afectados por el cierre del aeropuerto, ayer noche, en Barcelona: por la izquierda, Albert Bartrán, Carmen Romero, Melita González y Miguel Ángel Uber.

Si hoy pudo o no llegar a su reunión de las once de la mañana en Madrid era algo que ayer, cerca de la medianoche, aún no lo sabía Carlos Paramio. "Es una incertidumbre total", contó a LA NUEVA ESPAÑA vía telefónica desde el Aeropuerto de El Prat en Barcelona, cerrado a cal y canto por las protestas independentistas que se sucedieron durante toda la jornada tras hacerse pública la sentencia del "procés".

Reside en Lugones (Siero) y es consultor. Su trabajo le obligó ayer por la mañana a viajar a primera hora a Cataluña para una reunión. De allí tenía previsto volar por la tarde a Madrid. Su apretada agenda saltó por los aires cuando el desorden y el caos tomaron la autovía que conecta la ciudad con el aeropuerto: primero se cortó el tráfico y horas después fue necesario cerrar las instalaciones aeroportuarias.

Como Carlos Paramio, miles de viajeros -en su mayoría extranjeros, según éste- se vieron atrapados sin poder cumplir con sus planes.

"La gente más que nada está asombrada", describió el consultor, autónomo de 26 años, que reside en Asturias desde los 4 años, si bien nació en Barcelona. En Cataluña tiene familia y amigos, y asegura que lo que pasa en la comunidad es como poco "difícil" para todo el mundo. Ayer noche solo atinaba a pedir cordura, como mucha de la gente de la que se rodeó para sobrellevar la espera y la incertidumbre de saber qué iba a pasar. "Hemos formado un grupo de gente, toda afectada en su trabajo: una chica mexicana que iba a Madrid por trabajo, otro que iba a entrevista a laboral, otra que tenía que ver a su jefe que volaba de Londres a Madrid...".

Nadie pudo cumplir con su agenda y a la noche tampoco sabían si los planes previstos para hoy mismo iban a poder cumplirse. La idea de Carlos Paramio era coger un coche en cuanto abriesen el aeropuerto para tomar rumbo a la capital de España. Un amigo, Hugo Cimas, se ofreció a viajar desde Zaragoza a buscarle para, en cuanto abriese El Prat, recogerle y desplazarse juntos a Madrid sin apenas dormir, por supuesto. La compañía aérea le ofreció volar hoy a las 14 horas: "Para mí es tarde".

"Nosotros no hemos pasado miedo, pero sí que ha habido situaciones de gente asustada. Los extranjeros son mayoría y hubo gente que pasó miedo", concluyó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído