11 de junio de 2020
11.06.2020
La Nueva España
Crisis del coronavirus

Los brotes de coronavirus en Euskadi frenan la apertura de un corredor del Norte

Los Ejecutivos cántabro y asturiano descartan abrir la movilidad entre País Vasco y Galicia

11.06.2020 | 19:56
Los brotes de coronavirus en Euskadi frenan la apertura de un corredor del Norte
Los brotes de coronavirus en Euskadi frenan la apertura de un corredor del Norte

Los brotes de la COVID-19 en dos hospitales del País Vasco, que han ocasionado tres muertos y 36 contagios, han obligado a los Ejecutivos cántabro y asturiano a descartar la posibilidad de abrir un corredor entre Euskadi y Galicia que permitiera la movilidad de sus ciudadanos a partir del 15 de junio.

Se están produciendo rebrotes. Lo ha admitido el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en su comparecencia de los jueves en el Congreso de los Diputados, en la que se ha referido a los del País Vasco, cuyas causas se están investigando y que se han detectado "con prontitud y correctamente".

Sanidad los está documentando y hará un seguimiento, al tiempo que hará una definición del brote, en la que deberá cuantificar el número de casos para que sea considerado como tal.

Illa ha explicado que los que se han producido hasta el momento están asociados a instalaciones sociosanitarias, a actividades empresariales, en mataderos de Lleida y Cuenca, o relacionados con las condiciones sociales de algunos colectivos, aunque hay algunos minoritarios debidos a actitudes "incívicas o inconscientes".

Lo que está claro es que en las reuniones de Illa con consejeros autonómicos para abordar posibles cambios de fase a partir del lunes 15 saldrán a relucir los brotes de los hospitales de Basurto (Bilbao) y Txagorritxu (Vitoria).

Una situación que ha descartado la posibilidad de abrir "una especie de corredor del Norte" desde Euskadi hasta Galicia, decisión que ha apoyado esta tarde el director del Centro de Coordinación y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, al estimar que "es mejor ser un poco prudentes que un poco temerarios".

En el caso de la movilidad de Galicia con Asturias ha pesado la discrepancia entre el Principado y la Xunta sobre la posibilidad de levantar el estado de alarma a partir del lunes, una medida que rechaza el Ejecutivo asturiano.

El criterio de "prudencia" es el que ha pesado también a la hora de que Navarra no levante las restricciones de movilidad hacia las comunidades vecinas y "no tanto mirando al resto sino a nosotros mismos", según ha justificado la presidenta del Gobierno foral, María Chivite.

Desescalada

El lunes podrían ser ya más de la mitad de los españoles (ahora son el 52 %) los que estuvieran en la fase 3.

La Comunidad Valenciana, que ya ha enviado a Sanidad toda la documentación para progresar de fase, ha anunciado que permitirá la movilidad entre las tres provincias.

Pero además de conseguir pasar a la fase 3, el presidente valenciano, Ximo Puig, planteará iniciar la movilidad exterior de su comunidad con la Región de Murcia y Baleares, y posteriormente con Castilla-La Mancha y Aragón, aunque en una fecha aún por decidir.

También Castilla-La Mancha está a la espera de pasar a la fase 3 y de hacerlo, según su presidente, Emiliano García-Page, planteará a Sanidad que haya comunicación entre todas las provincias de la comunidad autónoma.

Actualmente, Cuenca y Guadalajara ya se encuentran en esa fase de la desescalada, mientras que el Gobierno regional ha solicitado el pase a la fase 3 para las provincias de Albacete, Ciudad Real y Toledo, que sería efectiva a partir del 15.

Todas las comunidades han presentado ya al Ministerio sus propuestas para avanzar a la fase 3 del plan de desescalada.

Se trata de la Comunidad Valenciana, Ceuta, las provincias castellanomanchegas de Albacete, Toledo y Cuidad Real, las áreas de Girona y Catalunya Central y todas las provincias de Castilla y León menos Salamanca, Ávila, Segovia y Soria, que, por su cercanía a Madrid, continuarán en la fase 2 el próximo lunes 15 de junio.

Tampoco progresarán de fase la Comunidad de Madrid ni las áreas sanitarias de Barcelona y Lleida.

La decisión de Castilla y León de proponer el paso a la fase 3 únicamente de las provincias de León, Palencia, Burgos, Zamora y Valladolid se debe a datos epidemiológicos, pero también a la cercanía de las otras cuatro con Madrid.

El Gobierno de Castilla y León quiere ser cauto y pedirá además que en el progreso a la fase 3 haya una restricción en lo que afecta al ocio nocturno y ha avisado de que no habrá movilidad entre provincias "en ningún caso".

Todas las comunidades tienen que tener en cuenta, según Illa, que "la nueva normalidad no significa que la epidemia se haya acabado", sino que empezamos una nueva etapa, en la que hay que seguir siendo "prudentes y responsables" y mantener "todas las cautelas" para prevenir y hacer frente a posibles nuevos brotes.

Ahora, cuando la mayoría de comunidades se dirigen hacia la fase 3 o están ya en ella, y se vislumbra la nueva normalidad, es necesario subrayar, según el ministro, que hay que seguir manteniendo "todas las medidas de prevención".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook