21 de julio de 2020
21.07.2020
La Nueva España
Crisis del coronavirus

La mascarilla y la desbandada, entre las razones de la menor incidencia del virus en Madrid

De forma sorprendente, la Comunidad más azotada tiene unas tasas de contagio inferiores a la media

21.07.2020 | 15:27
Una imagen de la madrileña fuente de la Cibeles, en pleno confinamiento.

Mientras en Barcelona, Zaragoza o Lleida los contagios no paran de aumentar, en la Comunidad de Madrid, la región más azotada por el virus, en las últimas semanas se está produciendo un "descenso suave, muy lento pero constante", del número de infectados por Covid, según el director del Centro de Emergencias, el doctor Fernando Simón. Esta situación ha despertado dudas lógicas. ¿Por qué en Madrid la pandemia parece contenerse y en Cataluña y Aragón expandirse? Pues como todo lo relacionado con el Covid, todos son hipótesis y nadie parece tener claro el motivo. Si bien, hay un conjunto de factores podrían influir en que la incidencia acumulada en los últimos siete días por 100.000 habitantes (7,41) sea menos de la mitad de la media española (17,64).

Uno de esos motivos es que el uso generalizado de la mascarilla, pese a que ser una de las pocas comunidades que no las han impuesto sin distancia de seguridad. Si bien, el Gobierno regional ha sido el único que ha repartido mascarillas gratuitas a la población (casi 10 millones) y una campaña así cala en la población, según el diagnóstico de José María Molero, portavoz de enfermedades infecciosas de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SemFYC), quien también apunta como posible motivo de la mejora que la región llegara más tarde que otras a la nueva normalidad.

No es un foco de turismo en verano

Otro de los posibles motivos es que en Madrid, en verano, debido a las altas temperaturas, tradicionalmente hay desbandada y más este año que parte de la población puede teletrabajar desde segundas residencias en otras regiones. Así lo cree David Andina, pediatra de un hospital madrileño, quien explica que ahora en urgencias están viendo "menos niños incluso que en un mes de agosto". En las calles y parques también se percibe menos gente que antes del estado de alarma. Además, la capital en verano no es un foco de turismo, por lo que "es menos probable que vengan turistas procedentes de zonas en los que existe transmisión comunitaria", según Andina, quien también apunta, dentro del posible conjunto de factores, que los lugares cerrados de ocio nocturno funcionan entre el 30% y 50% de su capacidad, con inspecciones frecuentes.

Varios de los médicos consultados también consideran que podría estar influyendo que en la región la inmunidad sea más alta que en la media de España (un 10% frente a un 5%) o que no haya un volumen importante de temporeros o empresas cárnicas, focos importantes en otras zonas.

Problemas en el rastreo

Si bien, pese a todas estas circunstancias, también cabe la posibilidad de que Madrid comunique menos contagios porque estén fallando las redes de detección. Y es que no siempre a menos notificación, menos casos, porque puede que un porcentaje escape al control y se acabe formando trasmisión descontrolada. De hecho, este podría ser el motivo por el que la Comunidad de Madrid solo ha comunicado cuatro brotes. Según la consejería, no se han notificado más porque sólo hay que avisar de tres casos o más detectados fuera del ámbito familiar (es lo que se considera un brote) y en Madrid la mayoría de infecciones interrelacionadas se dan en los hogares. Pero, según Javier Padilla, médico de atención primaria y experto en gestión sanitaria, el motivo se debe a la "deficiente labor de rastreo", dado que no se han hecho las contrataciones prometidas –según datos de la Comunidad de Madrid se han contratado 126 rastreadores, de los 400 prometidos en un inicio-. Y, ante el déficit de personal, no se encuentran los nexos de unión entre los casos positivos, la mayoría detectados porque acuden los centros de salud con síntomas o a los cribados periódicos.

Si bien, no todos los especialistas comparten que haya deficiencias en el rastreo. Según Andina, la capacidad diagnóstica es alta tanto en primaria como urgencias y se tienen resultados de test PCR como máximo en 72 horas. Y, según Molero, si no hubiera un adecuado seguimiento de los contactos, tarde o temprano aparecerían personas con síntomas y el número de contagiados sigue un ligero descenso.

En este contexto, ha despertado dudas que, según los boletines diarios publicados por el Ministerio de Sanidad, el número de hospitalizados en la Comunidad de Madrid sea inferior al de ingresados en Cataluña, pese a la transmisión comunitaria en Lleida y Barcelona y otras zonas. Si bien, el Gobierno ha aclarado que el motivo se debe a que la Generalitat está actualizando este índice con retraso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook