21 de septiembre de 2020
21.09.2020
La Nueva España
Crisis del coronavirus

Los vecinos confinados en Madrid: "Esto no va a funcionar y nos confinarán a todos"

Falta de controles, sin información y transporte público abarrotado en el primer día de restricciones

21.09.2020 | 17:21
Un control de Policía en Puente de Vallecas.

La falta de controles para hacer cumplir las restricciones de movimientos Madrid, la carencia de información y las aglomeraciones en el transporte público hacen que las medidas para frenar el avance del coronavirus sean acogidas con gran escepticismo por los afectados.

Una de ellas es Lorena León Villa, una vecina del barrio madrileño de La Elipa, quien ha relatado a Efe que este lunes por la mañana llegó a la ciudad desde Pamplona para después irse a trabajar a Rivas sin que haya visto "ningún control". Por ello piense que "estas medidas no van a funcionar y en 15 días nos confinarán a todos".

Su hijo Anthony apostilla: "Yo teletrabajo y esto no me afecta mucho, pero el gimnasio lo tengo en una zona no confinada, así que de momento no iré y si veo que se alarga la situación me tendré que desapuntar".

En el distrito de Villaverde hay muchas zonas confinadas, entre ellas el Espinillo, donde está el gimnasio en el que trabaja Javier Malmagro, quien ha explicado que casi todas las zonas situadas alrededor de este negocio están confinadas, pese a lo cual "casi toda la gente que ha venido hoy, o casi toda, es de esas zonas".

"Estamos esperando a que nos digan algo desde la Comunidad para saber quién puede entrar y quién no", se lamenta.

En una situación parecida se encuentra Pablo González, quien trabaja en dos gimnasios, pero a diferencia de Javier él reside en el Espinillo y debe desplazarse a una libre de restricciones.

Este joven afirma que no ha visto controles en las calles de su barrio y que todo ha transcurrido como un día normal.

Con respecto a las medidas, apunta que le parece bien que se adopten, pero siempre que vayan acorde con otras. "Por suerte tengo vehículo propio, pero de qué te sirven estas medidas si a las 7 de la mañana vas a coger el metro y te vas a juntar con miles de personas, que están en la misma situación de confinamiento", recalca.

En el distrito de Ciudad Lineal vive Yolanda Pavón, quien lleva teletrabajando desde el inicio de la pandemia y reconoce el total apoyo recibido desde su empresa para poder trabajar desde casa.

Sin embargo, su opinión sobre las medidas que han entrado este lunes en vigor dista mucho de ser positiva: "Creo injusto que recaiga sobre la población la responsabilidad de los políticos. Creo que hemos demostrado más que con creces la responsabilidad de la ciudadanía".

Además, piensa que confinar por barrios no va a solucionar nada. "Esto no va a parar los contagios, hasta que no haya vacuna seguirán subiendo los contagiados", zanja.

En Humanes, una de las zonas con más contagios, reside Paula Villafranca, empleada de Amazon que tiene que salir todos los días de su zona, bajo confinamiento, para ir a trabajar.

En su distrito hay dos salidas, y piensa que puede ser fácil controlarlo, pero ello obligaría, advierte, a destacar muchos más policías en los controles y además a que permanecieran las 24 horas del día "porque si no, es imposible".

Desde Puente de Vallecas, otra zona sujeta a restricciones, Víctor Valdés cree que el riesgo que vive una persona de Vallecas es el doble que alguien que vive en las zonas "ricas" de Madrid porque los desplazamientos por trabajo son más frecuentes.

Y si no van a trabajar, no cobran, advierte, y el riesgo es más alto porque la afluencia convoyes de metro no ha aumentado en ningún momento.

Por ello está convencido de que las medidas van a afectar más a la "gente trabajadora del sur", que es la que "sustenta la ciudad y la limpia" y abre los comercios, lo que le lleva a aludir a la "segregación de clases" que denotan las medidas.

Los confinamientos también están afectando a estudiantes, como Daniel Pérez Navarro, que cursa Ingeniería de Telecomunicaciones, y que aunque vive en una zona no confinada tiene que desplazarse a otra que sí lo está, en concreto el Campus Sur de la Universidad Politécnica de Madrid.

Aunque recibe la mayoría de las clases por vía telemática para los laboratorios sí tiene que acudir al campus. "Nos han advertido que es imprescindible portar el carné de la universidad o la carta de pago y si fuera necesario nos pueden facilitar un justificante para evitar problemas en posibles controles", explica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído