22 de septiembre de 2020
22.09.2020
La Nueva España
Tribunales

El maquinista y el director de seguridad de Adif, únicos investigados por el accidente del Alvia

La fecha del juicio sigue pendiente más de siete años después del descarrilamiento mortal

22.09.2020 | 19:37
El Alvia de Santiago, tras el accidente.

Francisco José Garzón, maquinista del Alvia que descarriló el 24 de julio de 2013 en el barrio compostelano de Angrois, y Andrés Cortabitarte, en esa etapa director de seguridad en la circulación de Adif, serán los únicos investigados en esta causa, cuya fecha de juicio sigue pendiente.

El Tribunal Superior de Justicia de Galicia ha informado este martes de que así lo ha resuelto el Juzgado de Instrucción número 3 de Santiago, cuyo magistrado titular, Andrés Lago Louro, ha pedido que se dé traslado del auto en el que así consta tanto al Ministerio Fiscal como a las acusaciones particulares.

En el plazo de diez días las partes podrán por tanto formular escrito de acusación solicitando la apertura de juicio oral o bien el sobreseimiento, sin perjuicio de que excepcionalmente, indica la resolución, demanden la práctica de diligencias complementarias que se consideren imprescindibles.

La vista oral tratará de dirimir si los hechos que se les imputan a Garzón y a Cortabitarte son constitutivos de 80 delitos de homicidio por imprudencia grave profesional, así como de 144 de lesiones.

Esta es la segunda vez que se cierra la instrucción, pues la investigación judicial ya se había zanjado en octubre de 2015, en aquel entonces con el juez Luis Aláez al frente de la investigación judicial.

No obstante, la Audiencia Provincial de A Coruña determinó en 2019 la reapertura, por la reaparición de datos sobrevenidos aportados por la plataforma de víctimas, con el objeto de comprobar la posible existencia de otras responsabilidades y, por ende, investigados.

El proceso retornó así a la fase de diligencias previas y se cerró nuevamente ahora con los mismos investigados, el conductor y un alto responsable del administrador de infraestructuras ferroviarias.

El tren que se accidentó había partido de Madrid hacia Ferrol. En la curva de A Grandeira, ya muy cerca de la capital gallega, fue cuando se perdió el control del convoy al circular a mucha mayor velocidad de la permitida.

Siete años después de esa gran tragedia ferroviaria, se acerca el momento del juicio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook