En diciembre del año pasado, Pedro Sánchez aseguró que el rey Felipe VI tenía una "hoja de ruta" para renovar la monarquía sobre los pilares, citó, de la transparencia, la rendición de cuentas y la ejemplaridad. Este martes, cuando se cumple un año de la salida de Juan Carlos I de España, para intentar mitigar el impacto en la monarquía de las informaciones sobre su supuesta fortuna oculta no se conoce ni un solo detalle de esas medidas de regeneración.

El asunto se le planteó al presidente del Gobierno en los jardines del Palacio de Marivent, donde atendió a la prensa tras reunirse con el Rey durante una hora y cuarto. Sánchez y Felipe VI escogieron justo el día 3 de agosto para celebrar el despacho tradicional antes de las vacaciones, un gesto con el que el Gobierno ha querido dar un espaldarazo a la monarquía, que vive un momento delicado por las investigaciones sobre la supuesta fortuna oculta del emérito.

El rey Felipe VI recibe a Pedro Sánchez en Marivent. Agencia ATLAS | EFE

Pero la cita y el aniversario no sirvieron para conocer alguna de esas iniciativas para modernizar la institución. Sánchez respondió que no habían abordado la cuestión en la reunión aunque la Moncloa sí ha admitido estos últimos meses que el Ejecutivo y la Zarzuela han analizado qué medidas se podrían tomar (publicación del patrimonio de Felipe y Letizia, concreción del coste completo de la jefatura del Estado, entre otras). La exvicepresidenta Carmen Calvo se reunió en varias ocasiones a principios de año con el jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín, para analizarlas y, según fuentes del Gobierno consultadas entonces, explicaron a este diario que Felipe VI estaba decidiendo hasta dónde quería llegar. Ahora parece que también le pesa el cuándo quiere hacerlo, porque aún hay múltiples interrogantes abiertos sobre la situación de su padre. Tras los cambios en el Gabinete de Sánchez, será el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, el que asuma este tema, sobre el que todavía no se ha pronunciado en público.

El año pasado, Sánchez calificó de "adecuada" la salida de Juan Carlos I de España. Este martes, sin embargo, eludió responder a la pregunta sobre si se dan las condiciones para su vuelta, algo que el emérito ha dejado claro que quiere que ocurra cuanto antes. El monarca abdicado, que ha pasado este año en Abu Dabi, está siendo investigado por la fiscalía del Tribunal Supremo por sus presuntos negocios ocultos en el extranjero y por Hacienda, ante la que ha presentado dos regularizaciones fiscales.

Un año de la marcha del rey emérito Vídeo: Agencia Atlas

Mejores datos económicos

Sánchez se limitó a decir que Felipe VI "está comprometido con la actualización y la transparencia de la casa real", aunque el jefe del Estado ha obviado en sus discursos este asunto y no ha hecho ninguna referencia a los numerosos escándalos sobre las finanzas de su padre. Tampoco ha lanzado a iniciativa propia medidas de regeneración desde mediados de 2015, después de aprobar algunas como la regulación de los regalos que puede recibir la familia real y la elaboración de un código de conducta para el personal de Zarzuela. El presidente también elogió el "compromiso con el país" del actual jefe del Estado y su "interés por conocer de primera mano todas las cuestiones".

El jefe del Ejecutivo explicó que en la reunión trasladó a Felipe VI el cambio, "afortunadamente a mejor", que ha vivido España desde el anterior despacho en Marivent. "Entonces, el mundo no tenía vacunas y, hoy, España es el país que está liderando el proceso de vacunación", señaló. Con los últimos datos del paro, de la afiliación a la seguridad social y del PIB, el presidente del Gobierno considera que “España está yendo directo a la recuperación económica". "España hace un año estaba resistiendo el embate de la covid-19. Y hoy estamos ante un escenario completamente distinto, evidentemente no podemos baja la guardia, tenemos que mantener la prudencia, ahí están los datos de contagios, de incidencia acumulada, pero también es cierto que estamos en un estadio completamente diferente", añadió.