Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Caso del 'procés'

El Supremo no modificará la situación de Puigdemont: si entra en España será detenido

El tribunal tiene que mandar a traducir la resolución de la justicia europea que no ve necesaria devolver la inmunidad al 'expresident' catalán | Comunicará a la defensa el cumplimiento de los términos establecidos en la resolución dada a conocer la semana pasada

Puigdemont a su llegada al Tribunal de Apelación de Sassari, en Cerdenya.

El Tribunal Supremo no tiene previsto dar una respuesta inmediata al escrito de la defensa del expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont en el que le instaba a pronunciarse sobre la suspensión del procedimiento en su contra que parecía deducirse del auto del vicepresidente del Tribunal General de la Unión Europea (TGUE) que rechazaba devolverle la inmunidad de forma cautelar. La falta de urgencia se explica en que su situación de rebeldía respecto a la justicia española no ha cambiado en absoluto, por lo que si viene a España será detenido, como ocurría antes de la última resolución europea.

Fuentes del alto tribunal señalan que para dar una respuesta al escrito presentado por el abogado de Puigdemont, Gonzalo Boye, se mandará a traducir la resolución del TGUE para tener un conocimiento exhaustivo de sus términos. Ese auto rechazaba la pretensión de la defensa en el fallo, pero en sus argumentos jurídicos declaraba suspendidas las euroórdenes cursadas para la detención del 'expresident' en el resto de Europa y daba a entender que también el procedimiento seguido en su contra en España. Señalaba que el Supremo estaba al corriente de ello, porque así lo había comunicado la Abogacía del Estado, pese a que el alto tribunal español siempre ha sostenido que la cuestión prejudicial elevada a Europa tras la negativa belga a entregar a Lluís Puig solo se refiere a esa negativa y no paralizaría la reclamación general.

Para despejar cualquier duda desde el alto tribunal se afirma que el procedimiento seguido por el juez Pablo Llarena contra los prófugos del 'procés' sigue adelante, aunque se mantenga en estado latente hasta que estén a disposición de la justicia española, momento en que será reabierto. Eso significa que si el expresidente catalán viene a España, será detenido exactamente igual que ocurría hasta ahora.

No en Europa

Otra cosa es en el resto de la Unión Europea, donde, tras lo ocurrido en Italia y con la decisión del TGUE en la mano, será difícil que vuelva a ser arrestado por las euroórdenes, porque el TGUE las ha declarado paralizadas hasta que el Tribunal de Justicia de la UE responda la consulta española.

Para forzar un posicionamiento del Supremo ante el último auto europeo, la defensa de Puigdemont le preguntó por las comunicaciones que hubiera remitido a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, Interpol y las policías de los países de la zona Schengen en relación con la paralización del procedimiento. La respuesta del alto tribunal pasará por señalarle que, como siempre, procederá al cumplimiento estricto de lo fijado en la resolución.

Mientras esa respuesta llega oficialmente al 'expresident', su defensa ha pasado a la ofensiva y ha recusado al juez Llarena por pérdida de imparcialidad por el premio que recibió el pasado 16 de noviembre de la Fundación Villacisneros, que se declara defensora de "la unidad de España y del orgullo de ser español". Para considerar acreditada la contaminación entre otros argumentos figuran unos tuits que en 2017 publicó ese colectivo en los que pedían prisión para el 'expresident'.

Compartir el artículo

stats