Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista al presidente del PP catalán

Alejandro Fernández: "Hoy son más recomendables los pactos de Estado que una gran coalición"

El cambio de mando en la dirección nacional del PP ofrece a Alejandro Fernández un balón de oxígeno después de que la 'operación derribo' orquestada por la mano derecha de Pablo Casado

El líder del PP catalán, Alejandro Fernández. JOAN CORTADELLAS

El cambio de mando en la dirección nacional del PP ofrece a Alejandro Fernández (Tarragona, 1976) un balón de oxígeno después de que la 'operación derribo' orquestada por la mano derecha de Pablo Casado, Teodoro García Egea, haya quedado en nada y el tándem, fuera de la cúpula.

-¿Ha hablado con Casado después de su despedida?

-Son conversaciones privadas. Debo decir que la salida ha sido elegante y creo que la historia permitirá valorar con más objetividad y justicia su mandato, que ha tenido un final desafortunado, pero en el que se ha recuperado alcaldías y gobiernos autonómicos.

-La salida de Casado y Egea le ofrece una segunda vida. El congreso del PP catalán está previsto en noviembre. ¿Se presentará a la reelección?

-El nuestro es un partido democrático y son los afiliados los que eligen a los presidentes. Nadie me ha puesto a dedo. Cuando se convoque el congreso, anunciaré mi decisión. Hacerlo antes me parece una enorme frivolidad. ¿Usted me ve sin ganas, desmotivado? Estoy motivadísimo.

-Feijóo, en Barcelona, aludió a su reciente operación de rodilla y dijo: "Alejandro, no debes preocuparte por que el PPC esté más o menos como tu pierna, porque todo tiene solución si rehabilitamos". ¿Cómo se rehabilita el PPC?

-El PP ha salido muy tocado del 'procés', la mitad de la población en Catalunya cree que desde el Gobierno fuimos excesivamente duros y la otra parte opina lo contrario. Eso nos ha situado en una posición muy delicada. Todo indica que estamos en una etapa de 'post-procés' con una situación económica terrible y ahí es cuando la gente vuelve a mirar hacia el PP. El nuestro es un proyecto político constitucional de concordia y es evidente que, en escenarios polarizados de conflicto, vive dificultades. Es un partido para que España y Catalunya mejore, pero cuando se montan estos saraos en Catalunya es evidente que sufre.

-¿Confía en que Feijóo le garantice una mayor autonomía respecto a Génova?

-Feijóo sabe que es perfectamente compatible diseñar proyectos en las respectivas comunidades autónomas y que eso encaje en un gran proyecto nacional. Esto lo ha hecho el PP cuando ha ganado con mayorías absolutas: lo hizo Aznar en una primera etapa y lo hizo Rajoy en una segunda. Feijóo tiene 'auctoritas' y capacidad de aglutinar sensibilidades ideológicas y territoriales.

Entrevista a Alejandro Fernández, presidente del PP catalán

Entrevista a Alejandro Fernández, presidente del PP catalán EPC

-¿El discurso de Feijóo sobre la política lingüística no enmienda al de Casado?

-No. Las diferencias son de matiz, de anecdotario, de dialéctica, pero no de fondo. Todo lo que ha dicho Feijóo sobre la lengua está en el programa del PPC: la defensa del bilingüismo, que si puede ser trilingüismo todavía mejor, y que lo que en la calle es normal se traslade al sistema educativo y a las instituciones catalanas.

-Pero en la calle se habla más castellano que catalán.

-Hay un porcentaje mayor del castellano, sí, es la lengua mayoritaria, pero estamos en una sociedad perfectamente bilingüe.

-¿Interpreta que el pacto lingüístico del PSC, ERC, Junts y 'comuns' cumple con la sentencia del TSJC sobre el 25% de castellano en las aulas?

-Han intentado dar a entender que no. No he visto la voluntad por parte del Govern de cumplir la ley y las sentencias. Y esta es extraordinariamente flexible porque habla del 25%, como mínimo, de una de las dos lenguas, y luego da flexibilidad a los centros para que pueda haber un equilibrio. El 'informe Bargalló', que tuvo que retirar el Govern porque les llamaban 'botiflers', ñordos, y no sé cuántas cosas más, reconocía que esa era la situación en Catalunya: carencias de castellano en el interior y de catalán en el área metropolitana de Barcelona.

-¿Cree que debe haber porcentajes?

-Yo las sentencias las acato, me gusten o no.

-¿Considera que ha sido un error abusar de ‘versos libres’ como candidatos del PP?

-La victoria tiene mil padres y la derrota siempre es huérfana. Cuando pones gente con carnet dicen que te cierras demasiado, pero cuando apuestas por perfiles distintos te acusan de abrirte demasiado. Son los resultados los que dictan si eso va bien o va mal. En este caso, si el resultado hubiera sido bueno, yo sería el genio de la lámpara mágica y todos estos fichajes habrían sido la panacea de la historia. No voy a renegar nunca de personas que han dado lo mejor de sí mismos para hacer crecer al PP aunque el resultado no haya sido bueno. La responsabilidad la tiene que tener quien lidera un proyecto político.

-Por lo tanto, ¿no repetiría esta fórmula de cara al 2023?

-Todavía no lo sé, pero no voy a renunciar a la idea de que se tiene que abrir el partido y hacerlo más grande.

-¿Josep Bou repetirá como candidato en Barcelona? Hay quien sitúa a Daniel Sirera como alternativa.

En otoño decidiremos las candidaturas. No estamos en disposición de garantizarnos ni a nosotros mismos, hay que respetar los plazos.

Enric Millo reapareció en el acto de Feijóo en Barcelona. ¿El exdelegado del Gobierno en Catalunya puede volver a la primera línea política como candidato a las europeas? 

Es un gran amigo, una persona que ha tenido un trato injusto después de su etapa como delegado, en la que tuvo que tomar decisiones muy difíciles y lo hizo siempre al servicio de Catalunya y del resto de España. Las noticias que tengo a día de hoy es que es increíblemente feliz en su cargo en el gobierno de Juanma Moreno. Si dejara de ser feliz, estoy siempre a su disposición.

¿Dolors Montserrat podría volver y disputarle su cargo al frente del PP catalán?

-Eso lo tiene que responder ella. Es un activo del partido, una excelente portavoz parlamentaria en Europa, representa la voz de los catalanes no nacionalistas y puede desarrollar este papel o cualquier otro porque siempre lo ha hecho de manera satisfactoria.

¿Pactaría antes con el PSOE o con Vox a nivel nacional?

-Depende. En esto soy de Julio Anguita, por increíble que parezca: programa, programa, programa. Cuando tengo que pactar, lo que exijo al otro partido no es que piense como yo, es que respete la ley, los derechos y las libertades.

-Los pone en el mismo saco.

-Yo no hago cordones sanitarios porque no me gusta que me los hagan a mí.

-¿Es partidario de una gran coalición en España?

-La gran coalición es un instrumento para situaciones de absoluta emergencia nacional porque es muy importante que haya gobierno y que haya alternativa, porque si están en el mismo sitio, quien ejerce el liderazgo de la oposición son los radicales. Otra cosa muy distinta es que en situaciones muy complicadas como la de ahora haya pactos de Estado entre las formaciones políticas centrales. En eso sí creo. Ahora sería recomendable que hubiera pactos de Estado, que Pedro Sánchez aceptara la propuesta de Feijóo de bajar impuestos, pero no hay manera.

-La relación entre Sánchez y Feijóo se prevé más dialogante respecto a la etapa Casado.

-Evidentemente hay un tono y unas actitudes distintas. El responsable de llegar a acuerdos de Estado es el presidente del Gobierno, se llame Aznar, González, Suárez, Rajoy, Zapatero o Sánchez, no de la oposición.

-Que no haya fecha para el congreso del PP de Madrid, ¿puede acarrear otra crisis como la vivida con Casado?

-Hemos salido reforzados de una crisis de partido que era una crisis existencial, gravísima, muy parecida a la que vivió el PSOE cuando se destituyó a Sánchez en 2016 y se ha resuelto rápido con un liderazgo indiscutible y unánime y eso es extraordinariamente meritorio. Cuando estalla la crisis, probablemente no me hubiera imaginado una resolución tan rápida y satisfactoria. Y con la cantidad de locuras que escucho en el Parlament sobre Catalunya, la fecha del congreso del PP de Madrid es la última de mis preocupaciones. Es evidente que se ha salido de esta crisis con las ideas muy claras y creo que no va a haber ningún problema en ese sentido.

Compartir el artículo

stats