Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigación

El jefe de las 'cloacas' policiales confesó que la compra del material de espionaje israelí fue "opaca"

Las anotaciones de los diarios de Villarejo evidencian que la policía política del Gobierno de Rajoy se hizo con material de espionaje israelí

Eugenio Pino tras declarar en la Audiencia Nacional. David Castro

El 16 de septiembre de 2013 el Gobierno de Artur Mas presentaba un manifiesto que promovía el Pacte Nacional pel Dret a Decidir (Pacto Nacional por el Derecho a Decidir), que en el Gobierno de Mariano Rajoy fue visto como un auténtico desafío soberanista. En las agendas del comisario José Manuel Villarejo, uno de los promotores del denominado "Proyecto Barna" u "Operación Cataluña" para investigar sin control judicial a los líderes políticos catalanes, esta declaración tuvo una evidente repercusión. El exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) Enrique García Castaño, conocido con el apodo de 'El Gordo', y a quien en las agendas de Villarejo se le identifica como "Big" [Grande], informó al comisario jubilado de que se habían decidido a adquirir el sistema de espionaje israelí de la empresa Rayzone Group, uno de cuyos propietarios Matia Caspy fue intermediario en una venta de Pegasus, tal y como adelantó EL PERIÓDICO DE CATALUNYA, medio que pertenece al mismo grupo editorial que este diario.

"Big. Compra de equipo por encargo de Pino", escribió Villarejo ese mismo 16 de septiembre de 2013. Y unas líneas más abajo el comisario redactó un sucinto resumen de la conversación que había mantenido ese mismo día con el entonces director adjunto operativo (DAO) de la Policía, el máximo cargo uniformado del Cuerpo Nacional de Policía (CNP), Eugenio Pino: "También sobre compra opaca de equipo de CC [control de comunicaciones]".

Apunte en el diario de Villarejo sobre el equipo de control de comunicaciones. EPC

Estas dos anotaciones sobre la adquisición, supuestamente fraudulenta, de estos equipos israelíes que permiten irrumpir en los teléfonos, ordenadores y dispositivos móviles no están aisladas en las agendas, que fueron intervenidas por los fiscales del caso Tándem, Miguel Serrano e Ignacio Stampa. Desde al menos el 21 de mayo de 2013 Villarejo venía apuntando en su diario actuaciones inequívocas que confirman la denuncia que interpuso el exjefe de Asuntos Internos de la Policía Marcelino Martín-Blas contra el propio Eugenio Pino y el entonces jefe de gabinete de este, José Ángel Fuentes Gago, en la que aludía a las evidencias del supuesto pago realizado a la firma Rayzone Group, a cambio de la entrega en un hotel de Barcelona de un material para espiar.

"Compran la máquina"

"Big [García Castaño]. Me avisó de que compran la máquina. 500 Brasil, 800 judía", redactó el 21 de mayo de 2013. Un mes después, el 17 de junio del mismo año, otro contacto policial, "Agil" [según las fuentes consultadas podría tratarse de Agustín Linares] informa al comisario jubilado de sus relaciones con una empresa de espionaje: "Tiene contacto con equipo judío de CC [control de comunicaciones]. En julio, es de nuevo García Castaño el que da cuenta a Villarejo de "gestiones sobre máquina CC".

"Comprar la maquinaria". EPC

Y el 24 de julio este mismo comisario informa de la "entrega de equipo. Con Mariano". En este último caso se trataría del comisario Mariano Hervás, quien fue imputado inicialmente en el 'caso Kitchen', de espionaje al extesorero del PP Luis Bárcenas, aunque finalmente la Audiencia Nacional decidió no sentarle en el banquillo al no encontrar indicios de que realizara en este caso una conducta delictiva. Y el 9 de agosto prosigue: "Mariano. Ajustes de datos y pendiente de concreción del día de recogida".

El 7 de octubre de 2013 Villarejo resume una nueva conversación que mantiene con "Mariano". "Entrega de teléfono nuevo para cocinero [Sergio Ríos, el exchófer de Bárcenas que según la Fiscalía Anticorrupción cobró fondos reservados a cambio de sustraer información al extesorero]. Pendiente de pruebas de CC [control de comunicaciones]".

El 24 de diciembre de 2013 Villarejo ya identifica de forma completa a "Mariano Hervás. Felicitación, comía con Pin [Eugenio Pino], Agil [Agustín Linares] y Big [García Castaño]. Tema CC". Y dos días después, tras el almuerzo aludido anteriormente, Villarejo escribe la referencia que le traslada García Castaño sobre lo que se había hablado en la reunión: "Big comía con Agil y Pin. Iba también Mariano para hablar de la máquina de CC que los judíos están ofreciendo".

Otra anotación que se refiere a la compra del aparato para espiar. EPC

"Encuentros" y "demostraciones"

Tal y cómo adelantó EL PERIÓDICO DE CATALUNYA, el empresario israelí Matian Caspy, que según la prensa israelí ejerció de intermediario de la empresa NSO Group, -la propietaria del sistema de espionaje Pegasus-, también suministró a las 'cloacas' de la Policía del Gobierno de Mariano Rajoy un sistema que permitía irrumpir en los teléfonos y dispositivos móviles sin dejar rastro. Así consta en una carta de invitación enviada el 31 de julio de 2014 por Caspy, uno de los propietarios de la firma Rayzone Group, al entonces director adjunto operativo (DAO) de la Policía, Eugenio Pino, en la que se alude a los sistemas de espionaje InterApp y Sprinter, pero no a Pegasus.

En la misiva la firma israelí fijaba una cita para el 11 de agosto del mismo año 2014 con la intención de realizar "una prueba de campo" que incluía "una demostración en vivo de un sistema GSM pasivo táctico", especifica el documento, que completa que las reuniones se llevarían a cabo tras los "encuentros" y "demostraciones" que habían mantenido en fechas anteriores con la cúpula policial del Gobierno de Mariano Rajoy.

En las agendas se constata también algunos supuestos trabajos que se podrían haber hecho desde el entorno de Villarejo: "Agil [Agustín Linares] propone a Pin [Eugenio Pino] que la página de la Asamblea de Cataluña la pueden penetrar, no colapsar, y por poco dinero, menos que unos brasileños que se han ofrecido por 90".

"Hackea la Asamblea de Cataluña"

Y el 17 de diciembre de 2014 Villarejo dice que Agustín Linares, "con un grupo de chinos, es el que hackea las páginas de la Asamblea de Cataluña [sic]. Además equipos para interceptar. Se muestra mosca con Big [el comisario García Castaño]". Dos meses después, el comisario escribe el motivo por el que Linares estaba enfadado con García Castaño: "Agil dice que Big tiene la máquina que vale tres millones para los canutos [teléfonos, en argot policial]".

El 20 de octubre de 2021 García Castaño negó en la comparecencia que realizó en el Congreso por la comisión del 'caso Kitchen' que hubiera comprado el equipo a Rayzone Group: "No lo tenemos. Lo intenté comprar yo hace siete años y no lo tenemos. Hasta donde yo conozco, no lo tenemos, porque no teníamos fondos económicos y, a parte, no nos lo vendieron. No nos lo querían vender".

Precisamente, los diarios de Villarejo muestran los problemas que habría tenido la policía del Gobierno de Mariano Rajoy para abonar los supuestos pagos a los que se había comprometido. Y según el comisario, que no concreta si el pago era para estas máquinas israelíes o para otros trabajos, habrían recurrido a la entonces secretaria general del PP María Dolores de Cospedal, que en 2013 y 2014 también era la presidenta del Gobierno de Castilla-La Mancha.

Comparecencia de la ex secretaria General del PP Maria Dolores de Cospedal en la comisión Kitchen. David Castro

No está imputada

El pasado 20 de abril la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional rechazó seguir investigando la actuación de María Dolores de Cospedal y de su marido, Ignacio López del Hierro en el espionaje a Luis Bárcenas, y decidió archivar las acusaciones de la Fiscalía Anticorrupción contra el matrimonio. Los magistrados restaron importancia a las anotaciones que aludían a los pagos presuntamente realizados por Cospedal y su entorno: "Estas anotaciones y mensajes no son suficientes indicios de participación de Ignacio López del Hierro o María Dolores de Cospedal en los hechos investigados toda vez que quedan debilitados por los testimonios de los investigados José Manuel Villarejo, Sergio Ríos y Andrés Manuel Gómez Gordo", especificaron los jueces en su auto.

Sin embargo, EL PERIÓDICO DE CATALUNYA ha confirmado que Villarejo aludió al menos en una decena de ocasiones a los pagos a los que se habría comprometido Cospedal con los policías de las cloacas, habida cuenta de que Eugenio Pino explicó al comisario jubilado el 11 de diciembre de 2013 que "no tenía fondos para pagar lo pendiente".

El 13 de mayo de 2013, en pleno "Proyecto Barna" u "Operación Cataluña", Villarejo asegura que "MD [María Dolores de Cospedal] está dispuesta a todo". El 21 de mayo posterior el comisario comunica al jefe de gabinete de la entonces presidenta de Castilla-La Mancha, José Luis Ortiz, -siempre según las agendas-, que había "un pago pendiente". "MD comprende que hay que pagar lo pendiente y valora que se siga con el tema catalino", dice una anotación del 1 de julio de 2013.

"Cinco recibos de Cospe"

En octubre el comisario vuelve a informar a "Ortiz" de que estaban "al 30%". Y el 6 de noviembre: "Cospedal preocupada por los 5 pagos de 200". El mismo día, García Castaño le habla de un millón (1K) y no de "5 entregas de 200". El 11 de octubre, el exjefe de la UCAO suministra a Villarejo "datos sobre el millón entregado en Caja C. M.". El 20 y el 28 de noviembre de 2013 el presunto cabecilla del clan policial habla de nuevo con García Castaño y con Eugenio Pino "de los pagos pendientes a Cospe" y de "cinco recibos de Cospe".

Con el cambio de año, en febrero de 2014, el comisario le reclama a "IHL" [Ignacio López del Hierro] que pague. Promete hacerlo", escribe Villarejo, que el 15 de septiembre de 2014 concluye: "Cospe. 18.15 en Orfila. Cambio al final a la sede. 7ª. Pide que haga un análisis de Esquerra. Comprende que quiera jubilarme. Promete pagar la deuda de 100".

Compartir el artículo

stats