Si alguna vez te has planteado tu futuro, habrás meditado sobre qué aspectos debes actuar para llegar el día de mañana lo más desahogado posible, pero disfrutando de todos los detalles de la vida.

por Gema Carrasco | BeContent

No es cuestión de apretarse el cinturón, lo importante es aprovechar al máximo tus recursos económicos y ahorrar siendo precavido por lo que pueda pasar mañana, dentro de 6 meses o en 7 años. Es importante tener estos 10 puntos en cuenta para ser buen previsor.

Pensar en el futuro

Muchas veces nos centramos en el ‘ahora’ o en anclarnos al pasado y no prestamos la atención necesaria al futuro. Aunque parezca algo lejano, el futuro está más cerca de lo que imaginamos y debes estar preparado para llegar con la mejor calidad de vida posible y poder mantenerla.

¿Hace 10 años te imaginabas como estarías en el futuro? ¡Y ahora es el presente! El tiempo vuela y lo único que sabemos a ciencia cierta es que tenemos que aprovecharlo al máximo.

Prevenir

‘En la vida es mejor prevenir que curar’, esta afirmación debería ser una norma a seguir. Nunca nos ponemos en los posibles supuestos que puedan pasar y, a veces, las cosas ocurren sin previo aviso y te pillan desprevenido. Aunque no es algo agradable, debemos dedicar un tiempo a pensar en todo lo que puede ocurrir y a analizar hasta que punto estamos preparados para ello.

Investigar

Investigar y fijarte en los precios es fundamental para ser un buen ahorrador y sacar el mayor rendimiento a tus finanzas. Internet pone a disposición de todos, la facilidad de investigar el mercado y de buscar las mejores ofertas.

Para ello, lo único que necesitas es tener iniciativa y ganas de sumergirte en la red.

Flexibilidad a la hora de comprar

¿Cuándo vas al supermercado te fijas en las ofertas? Este tipo de detalles marcan la diferencia que te permiten sacar el mayor rendimiento a tus compras y ese ‘pequeño ahorro’ que consigues, puede ser lo que necesitas: intenta cuantificarlo y destinar esos importes a tu futuro.

Cuando hablamos de futuro no nos referimos solo a dentro de 20 años (que también), ‘mañana’ también es el futuro. ¿Estás cubierto a corto y largo plazo?

Sin miedo a los cambios

La incertidumbre y los cambios son cosas que asustan a todos los seres humanos, pero son necesarios. Ponemos a estas situaciones connotaciones negativas y en muchos casos las catalogamos equivocadamente.

Hay que afrontar los cambios, disfrutarlos y mirar hacia adelante, hacia el futuro sin temor a lo que pueda pasar, pero siempre sin olvidarnos de los imprevistos que nos podemos encontrar en la vida.

Priorizar

Algunas prioridades son comunes para todo el mundo, pero cada persona otorga más importancia a uno u otros aspectos de la vida, y es algo que debemos tener en cuenta.

¿La salud es lo más importante? ¿Estar preparados para nuestra jubilación? ¿Dejar provista a nuestra familia por lo que nos pueda pasar? Todos tenemos en nuestro top of mind que tiene más prioridad y cómo debemos actuar en consecuencia.

Eficiencia

Muchas veces gastamos dinero compulsivamente y no sacamos la mayor rentabilidad a nuestros ingresos. Es fundamental pararte a pensar dónde quieres invertir tu dinero y cuál es tu orden de prioridades. Esto puede ayudarte a aprovechar al máximo tus recursos.

Seguridad

Los seres humanos siempre buscamos la seguridad, es la segunda necesidad básica de la pirámide de Maslow. Seguridad en el trabajo, en la salud, familiar, de recursos económicos… Por ello, es importante proteger con un seguro porque no sabemos qué nos deparará el futuro.

Tenemos que estar preparados porque las condiciones económicas y el mundo que nos rodea pueden cambiar de un día para otro. Hay que prepararse con antelación al futuro.

Aprender de los errores de los demás

Las historias de la gente que tenemos alrededor nos ayudan a construir nuestro ‘yo’. Es importante aprender de las experiencias de los demás porque nos ayudan a adelantarnos a situaciones que nos pueden ocurrir.

Presupuestos

Para saber que parte de tu capital puedes invertir en cada cosa y buscar una mejor organización de tus finanzas, el ponerte en el supuesto de que eres una empresa puede ayudarte: contabiliza ingresos y gastos, anota tus previsiones, asegura tus necesidades...

De esta forma, podrás tener claro a qué gastos dedicas tu dinero y mejorar el ahorro.

Puedes encontrar más información en la Guía para tu Jubilación.

compartir  
BeContent