11 series que nos hicieron desear ser médicos (y una que te enseñará la realidad de serlo)

Bea Lara / Madrid

Entre las motivaciones para elegir una u otra profesión están lo que hemos visto en casa (“yo seré profesor como mis padres”), las presiones familiares (“toda mi familia insistió en que estudiara Derecho”), seguir los pasos de alguien a quien admiramos (“estudiaré Audiovisuales porque quiero hacer cine como Tarantino”) e, incluso, lo que vemos en televisión (“me ha encantado esta serie de médicos/periodistas/policías”).

En lo que respecta a la Medicina, un estudio de 2012 reveló que un 26,8% de los estudiantes dicen que las series le han influido de alguna manera para elegir esta carrera profesional. En los años 50 se empezaron a emitir las primeras series de médicos en Estados Unidos. En la década siguiente, llegaron a nuestro país, y prácticamente no ha habido pausa desde entonces en lo que a emisión de series basadas en las vidas de doctores se refiere. Estas son algunas de las que nos han acompañado a lo largo de los años:

Pero el médico de la tele, en general, poco tiene que ver con el médico normal. El drama, las historias impresionantes, casos extremos y los médicos geniales pueden ser muy atractivos, pero se alejan del día a día de los facultativos reales. Pero también hay series más realistas, que reinventan el género y con las que los médicos podrán exclamar: “¡Esto sí que se parece a lo que hago!”.

Uno de los ejemplos lo tenemos en Código Negro, cuya segunda temporada podremos ver el miércoles 5 de julio a las 23:30 en Movistar+ Series. Está basada en el documental de 2013 Code Black, que nos lleva al Departamento de Emergencias de Estados Unidos, donde médicos en formación luchan por salvar vidas en un sistema complejo y sobrecargado.

Los actores de Código Negro prepararon sus papeles con profesionales reales de la medicina para conocer las reacciones en determinadas situaciones, además de conocer al dedillo los procedimientos a seguir en cada caso. En el set tienen incluso equipos médicos reales y algunos doctores y enfermeras como extras. Posiblemente, Código Negro sea una de las pocas ficciones televisivas que muestran cómo funciona realmente una sala de emergencias colapsada de personas que necesitan atención urgentemente. Sin exageraciones, sin médicos geniales (aunque sí muy entregados a su trabajo), sin más drama que la vida real.

Fotogalería

keyboard_arrow_up