Los diez antihéroes que no puedes evitar admirar

Hay personajes ficticios que despiertan en los espectadores sentimientos encontrados, los amamos y odiamos a partes iguales. Aunque sus acciones no sean ‘legales’ o ‘morales’, en nuestro fuero interno estamos deseando que salgan airosos de todas las situaciones y consigan sus objetivos.
Gema Carrasco. Madrid

Cersei Lannister (Juego de Tronos)

Cersei Lannister Lena Headey interpreta a Cersei Lannister en Juego de Tronos, un personaje tan detestado como admirado. Nos encontramos a una mujer sin escrúpulos, capaz de hacer cualquier cosa por conseguir todo lo que quiere. El único amor que siente es por ella misma y por su familia de la que ya solo sobrevive su hermano Jaime tras la violenta muerte de sus tres hijos y de su padre. Siempre ha actuado pensando ellos, aunque sus acciones no hayan sido (ni continúan siendo) muy ortodoxas.
La antagonista de la serie sentía una acérrima admiración por su progenitor Tywin, que al igual que ella, era un hombre frío que no tenía muchos miramientos a la hora de tomar decisiones.

Walter White (Breaking Bad)

Walter White Walter White es un padre de familia en una situación complicada con el que es muy fácil empatizar al comienzo de la serie. Según avanzan los capítulos, el profesor de química evoluciona a Heisenberg y, aunque siempre bajo la justificación de que todo lo hace por su familia, toma decisiones muy cuestionables en cuanto a moralidad se refiere.
Es uno de los personajes mejor construidos de la televisión con una evolución que te deja atónito. Consigue crear en el espectador ese amor/odio que te consigue mantener enganchado a la ficción desde el primer capítulo hasta el último.

Ray Donovan (Ray Donovan)

Ray Donovan Ray Donovan trabaja para la firma de abogados Goldman & Drexler como ‘solucionador de problemas’ para ricos y famosos. En muchas ocasiones, su trabajo le obliga a traspasar la línea llevándole a realizar prácticas poco ortodoxas e ilegales.
El personaje ve comprometida su ética a cada paso, donde el espectador reflexiona en cada fotograma si el fin siempre justifica los medios. No obstante, la lealtad es uno de los valores en los que gira la serie y que tiene gran relevancia en la trama.
Además de su trabajo, Ray tiene que lidiar con los líos familiares que se va encontrando, y es inevitable que el ‘solucionador’ más atractivo de la televisión termine ganándose nuestro corazón.

Dexter (Dexter)

Dexter El asesino en serie más famoso (y amado) de la televisión suscita la empatía del espectador desde el comienzo de la serie. Sus impulsos le llevan a cometer crímenes, pero su ‘código’ ayuda a que el espectador empatice con él e incluso justifique sus acciones.
El personaje de Dexter comienza siendo frío y podríamos afirmar también que un poco vacío, por lo que su evolución a lo largo de las temporadas acaba conquistando a los seguidores de la serie logrando en estos el efecto de desear un final feliz para su antihéroe.

Don Draper (Mad Men)

Don Draper Don Draper es un creativo publicitario bastante narcisista con su propio código ético que va adaptando a las situaciones según le conviene. Es un mujeriego que intenta acostarse con todas las féminas que se cruza por el camino. Está atormentado por su pasado y es algo que se refleja en su forma de ser.
Se podría decir que Draper odia a la humanidad en general, la utiliza para conseguir sus fines, aunque siempre muestra su cara de hombre encantador consiguiendo cautivar a todo el mundo.

Frank Underwood (House of cards)

Frank Underwood Kevin Spacey se mete en la piel de Frank Underwood para interpretar a un antihéroe de los pies a la cabeza. Encontramos otro caso regido por la ley del ‘fin justifica los medios’. Mientras más malo es Underwood, más enganchado tiene al espectador.
Manipular, engañar e incluso matar son las acciones que han definido el paso de Frank por la serie, aunque consigue despertar la admiración del espectador y que empatice hasta el punto de que desee que los planes le salgan bien.

Jax Teller (Sons of anarchy)

Jax Teller Jax Teller consigue conquistar a los espectadores desde que comienza la serie, a pesar de cruzar la línea de la moralidad constantemente. Marcado por su pasado y rodeado de la gente equivocada, el mundo de Jax está rodeado de violencia y drogas.
Según evoluciona el personaje vemos como empieza a cuestionar todas las decisiones que tiene que ir tomando.

Gregory House (House)

Gregory House Si hay un médico conocido en todo el mundo, ese es el Dr. House, un tipo peculiar con una actitud prepotente y cínica que odia a todo el mundo y no sabe tratar a la gente. Se cree por encima del bien y del mal, eso es lo que te engancha desde el minuto 0 y hace que acabes adorándole y sintiendo empatía por él.
En algunas ocasiones, utiliza métodos poco ‘ortodoxos’ para diagnosticar a sus pacientes lo que hace que el personaje cruce la línea de la ética profesional.

Hank Moody (Californication)

Hank Moody Hank Moody es un escritor y profesor universitario al que le gusta vivir la vida a su manera. Un ligón empedernido con bastante éxito pero que no para de meterse en líos. Amante de la fiesta y el desenfreno, bebe más de lo que debería e incluso llega a tomar otras sustancias ilegales.
Hank Moody es el antihéroe por excelencia con una vida rodeada de alcohol, sexo y drogas.

Tony Soprano (Los Soprano)

Tony Soprano Tony Soprano es un gánster que lo tiene todo: racista, mentiroso, machista… pero que consiguió cautivar a los espectadores. Seguramente sea el primer personaje moderno que consiguió que el público tuviera el corazón dividido en odio por su forma de actuar y la violencia que empleaba, pero que a la vez despertaba simpatía por su ternura.

Fotogalería

keyboard_arrow_up