8 lugares que ilustran el lujo de la Riviera francesa, ¿cuál es tu favorito?

Riviera (estreno en exclusiva en Movistar Series Xtra el viernes 16 de junio a las 22:00) nos traslada a la Costa Azul francesa, referencia en turismo de lujo y destino donde codearse con los personajes más célebres del momento durante este siglo y el pasado. No hay nada como pasear por sus playas, sus paseos, sus calles… para respirar el glamour y la ostentación que residentes y visitantes destilan por sus poros. Ha sido el destino preferido de artistas, actores, aristócratas y ricos e megarricos de todo pelaje, y sus costas están llenas de yates y barcos, a cada cual más impresionante. Paseamos por algunas de sus localizaciones más emblemáticas para que se nos pegue algo de este lujo antes de sentarnos a conocer la historia de Georgina en Riviera.
Bea Lara. Madrid
Antibes

Si hay algo que se identifica con el lujo es el arte pictórico. En esta ciudad se encuentran algunas de las obras del famoso Pablo Picasso, que las donó a la ciudad tras vivir en ella durante 6 meses. El museo donde se exponen estas obras fue refugio de los Grimaldi – sí, la familia real monegasca. Port Vauban, el puerto deportivo de la ciudad, acoge excelentes y espectaculares yates en sus 2.000 amarres.

Antibes Antibes
Cannes Cannes
Cannes

Cannes es puro lujo. Seguro que conoces la ciudad por su festival de cine, pero el resto del año puede pasearse por el paseo marítimo de La Croisette y soñar con sus lujosos hoteles, tiendas de precios imposibles y sus brillantes joyerías. Además, seguro que te encontrarás con algún integrante de la jet set por sus calles. También podrás contemplar yates que ni caben en sus amarres en el puerto deportivo, coches deportivos de las marcas más prestigiosas rodar por todas partes y soñar con las estrellas de cine más glamourosas mientras visitas el Palacio de Festivales.

Grasse

El perfume es uno de los elementos de lujo más personales. Hasta el punto de que algunas casas de perfumería son capaces de crear un perfume totalmente personalizado para una sola persona. Hay que pagarlo, claro. Si hay una ciudad que puede presumir de estar estrechamente relacionada con el lujo del perfume es Grasse, con 40 perfumistas de los 200 que hay en el mundo localizados aquí. En su casco histórico pueden encontrarse espectaculares villas y ostentosas viviendas solo aptas a bolsillos ampliamente abultados. Y el entorno de la ciudad sí que es un lujo: valles llenos de color gracias a las rosas, jazmines y nardos que los cubren.

Grasse Grasse
Menton Menton
Menton

Esta ciudad es muy rica en cultura: cuna de Jean Cocteau, tiene uno de los museos más importantes sobre este artista. Además, goza de una excelente temporada musical y teatral, y otras propuestas culturales. Si a esto se une a su oferta de hoteles de lujo y con encanto, algunos de ellos en palacios reconvertidos, la llamada “ciudad del limón” es un destino que une lujo, arte y cultura.

Mónaco

Después de Cannes, y junto con Niza, es uno de los destinos más conocidos en la Riviera Francesa para los amantes del lujo. Los más megarricos entre los ricos tienen su amarre en el puerto de Hércules, siempre abarrotado de yates que cortan la respiración solo de verlos. También pueden comprarse más yates en el Mónaco Yacht Show que se celebra cada año. Vamos, que, en Mónaco, si no tienes un yate, no eres nadie. También hay sitios donde buscar ser visto, como el famosísimo Casino de Monte Carlo: por sus alrededores podrás encontrar algunas de las joyerías más exclusivas, por si te quieres, y puedes, dar un capricho.

Mónaco Mónaco
Niza Niza
Niza

Esta ciudad balneario es famosa por su Carnaval, que dura más de 15 días y en el que la sátira propia de esta fiesta se entremezcla con la elegancia y finura de las flores. También son famosos sus certámenes de música, y es que no puede ser menos en una ciudad caracterizada por su Ópera. Su encanto y sus playas en el centro atraen a miles de ricos cada año que pasean el lujo por sus calles típicas: Promenade des Anglais es una de las más famosas, no solo de Niza, sino de toda Francia.

Saint-Tropez

Derroche, glamour, ostentación… Saint-Tropez fue en los 60 el sitio de moda para la jet set: profesionales de la farándula, ricos riquísimos y famosos se daban cita para hacer rabiar al resto del planeta. Hoy, su costa llena de yates, sus calles llenas de coches de lujo y sus escaparates llenos de joyas nos recuerdan que no estamos en un sitio cualquiera: se necesita estilo y, sobre todo, mucho dinero para dar la talla en este enclave cuajado de mansiones en las que podrías meter a toda tu familia y no cruzarte con ellos en semanas. Un sueño.

Saint-Tropez Saint-Tropez
Saint Paul de Vence Saint Paul de Vence
Saint Paul de Vence

Cuna de artistas, escultores y pintores, y famosa por su agua mineral, se considera uno de los pueblos más bellos de Francia. En sus calles pueden encontrarse numerosas galerías de arte donde pujar por artistas de moda y más desconocidos en busca de un pelotazo en el mundo del arte. Quién sabe si descubrirás al nuevo Matisse, al Modigliani de esta era o al Renoir moderno.

Nosotros nos hemos quedado maravillados -y un poco envidiosos- de ver todo el lujo que rodea la Costa Azul. ¿Con qué sitio te quedas tú?

Fotogalería

keyboard_arrow_up