Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A octavos jugando al dominó: así siguen a Luis Enrique los vecinos de Puerto de Vega

“Estamos con Lucho, pero la selección no engancha, a ver si con esta manita...”, dicen en la localidad del Occidente de Asturias del seleccionador de España

Raúl Fernández, Gonzalo Suárez, Juan Sánchez "Meiro" y Ramón Fernández, por la izquierda, jugando la partida

Raúl Fernández, Gonzalo Suárez, Juan Sánchez "Meiro" y Ramón Fernández, por la izquierda, jugando la partida Miki López

Era el minuto 67 de partido y Ferrán Torres anotó el 4-0 ante Eslovaquia. El tanto de más quilates. España lo tenía hecho, aunque por delante hubiese veinte minutos de trámite con un ojo en el partido de Suecia por eso de quedar primeros o segundos. Eso fue en La Cartuja (Sevilla). A casi 900 kilómetros de ahí, en Puerto de Vega (Navia), fue meter de tacón Ferrán y empezó el partido de verdad. El de dominó. La selección, de fondo en la tele del bar, paso a segundo plano. Si acaso, una mirada de vez en cuando. Una prueba de que España no engancha. “Esto ya acabó. No tiene mucha historia, entretiene más la partida”. Lo decía ayer algo resignado José Luis Rodríguez espectador del dominó sin quitar ojo de las fichas, vecino del coqueto pueblo del occidente asturiano que conoce tan bien Luis Enrique.

Olvido Pérez durante el partido de España Miki López

Nacido en Gijón, “Luisín” pasó gran parte de su vida en Soirana, una parroquia ubicada justo encima de Puerto de Vega, de donde proviene la familia de su madre, Nely García. Luis Enrique pasó largos veranos en Puerto de Vega, recorrió las fiestas de prao de la zona e incluso puso copas en un pub nocturno. En el puerto ballenero labró su carácter. Y en el pueblo ballenero están con él “a muerte”, aunque enganchados con la selección, más bien poco. Incluso pese a la goleada de ayer. “A Lucho lo apoyamos, que ye de aquí. Pero la selección…No juegan a nada y es aburrido verlos jugar. A ver si cogen confianza con la manita a Eslovaquia”, mascullaba Juan Sánchez, “Meiro”, mientras jugaba la partida. No era el único desenganchado del pueblo del seleccionador.

Por la izquierda, Juan Manuel Sánchez, Pablo Fernández y Andrés Fernández Xuan FERNÁNDEZ

“¿Eslovaquia? ¿Pero qué jugadores tiene Eslovaquia? Muchos se enteraron hace poco de lo que era un balón...”, bromeaba Samuel Pérez en otro bar del pueblo, territorio de los más jóvenes. Sentado en la misma mesa que Samuel estaba Pablo Fernández, primo segundo de Luis Enrique, con el que no comparte la afición por el fútbol. “Que gane España, pero lo veo por ver. Me enteré ahora mismo que había partido”. Rubén Luiña, Juan Manuel Sánchez y Andrés Fernández completan la mesa de treintañeros. El último es directivo del Puerto de Vega, de Primera Regional, y dice que no le engancha ni España ni el fútbol de élite. “Prefiero ver un Vega-Navia que un partido del Barcelona o del Madrid. Y la selección la veo mal, es que Lucho llevó a los peores. Lo digo aunque sea de aquí. Por cierto, a ver si viene más por Puerto de Vega”. Juan Manuel Sánchez es el más futbolero del grupo.

“El problema es que España lleva 10 años jugando a lo mismo. Ese estilo ya caducó. Nos conocen los rivales”. Andrés Fernández coincide. “Van der Vaart tiene razón, somos horribles”. El grupo de chavales se animó con el primer gol de España, pero más por el cachondeo del fallo del portero eslovaco que por el tanto. “Si llegamos a cuartos, igual nos venimos arriba…”. Cerca de la mesa de los treintañeros apuraba un colacao Olvido Pérez, que tiene 93 años, está felizmente vacunada y conoce bien a la familia de Luis Enrique porque prácticamente puede recitar el árbol genealógico de todo habitante de Puerto de Vega. Memoria enciclopédica. “Me acuerdo cuando Luisín (Luis Enrique) correteaba de pequeño por aquí con su primo, Toni. Es un orgullo para Vega”, explica Pérez, que se define futbolera, del Athletic de Bilbao y del Barcelona, y presume de haber trabajado media vida en dos de las fábricas de pescado que tuvo el pueblo, “La Venecia” y “La Romanela”. Entre sorbo y sorbo de taza Pérez mira para el partido. Y dispara. “Tengo 93 años, bien llevados, y no voy a volver a ver a la España que ganó el Mundial. Con Iniesta y Xavi éramos una maravilla, ahora nos toca pelear”. España peleará contra Croacia. “Mala cosa…”, pronosticaban en Puerto de Vega.

Compartir el artículo

stats