03 de agosto de 2007
03.08.2007
La Nueva España

Raikkonen: «Si el coche fuera ilegal, nos habrían echado»

03.08.2007 | 02:00
Kimi Raikkonen, ayer, en Hungría.

Hungaroring (Hungría)

El finlandés Kimi Raikkonen, piloto de Ferrari, afirmó durante la rueda de prensa oficial de la FIA en el circuito de Hungaroring que no quiere involucrarse en polémicas y que cualesquiera que sean las decisiones de ésta, le «gusten o no, no cambia nada». «No sé por qué no ha venido (Fernando Alonso). No sé por qué tomaron la decisión. Yo estoy contento de estar aquí, porque aquí o allí (en su «motorhome») tengo que hacerlo y ya está», apuntó de forma inexpresiva el finés.

Acerca de las decisiones del Consejo Mundial de la FIA y de las posibles apelaciones a las mismas relacionadas con el caso del supuesto espionaje industrial que involucran al ex jefe de diseño de McLaren Mike Coughlan y al ex jefe de mecánicos de Ferrari Nigel Stepney y, por consiguiente, a sus respectivas escuderías, Kimi no quiso opinar. «No he seguido de cerca el caso, pero no quiero verme involucrado. Que las decisiones de la FIA me gusten o no no cambia nada. Son otros los que toman las decisiones», opinó el piloto finlandés, que tampoco opinó acerca de la carta dirigida por Ron Dennis, patrón de McLaren, al presidente de la Federación Italiana, Luigi Macaluso, en la que afirma que Ferrari compitió «con un coche ilegal» en el Gran Premio de Australia. «No sé nada de esa carta, pero si el coche hubiese sido ilegal en Australia nos hubieran descalificado», comentó, de forma lacónica, el piloto de Espoo, que admitió al final de la rueda de prensa que pase lo que pase «todos» quieren que el título se decida en los circuitos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook