Agentes de la Dirección General del Medio Natural y Planificación Rural de la Consejería de Medio Rural han activado un operativo de recogida y análisis de los restos de un oso pardo cantábrico descubiertos a primera hora de esta tarde en Somiedo. En este dispositivo participan, además del personal técnico de la consejería especializado en el manejo de esta especie, científicos del CSIC que colaboran con el Principado.

El primer aviso lo realizaron vecinos de la zona a las 15.30 horas, al descubrir los restos de un ejemplar joven en un camino de la localidad de Arbellales y alertar a los agentes del Medio Natural. Tras personarse en la zona, un equipo de la Patrulla Oso del Principado activó el operativo de recogida de información y análisis para conocer las circunstancias en que se produjo la muerte. Los restos recuperados presentaban signos de haber sido depredados, según explican en la Consejería de Desarrollo Rural.

En una valoración preliminar y basándose en la experiencia acumulada en este tipo de casos, el personal técnico considera que podría tratarse de una depredación entre osos adultos y subadultos como consecuencia de la época de celo. En estas circunstancias, los ejemplares adultos de oso pardo persiguen a las hembras y llegan a eliminar a las crías para provocar su celo.

Los restos serán trasladados a las instalaciones del Serida y en los próximos días se practicará una necropsia por parte del equipo técnico y veterinario de la consejería para conocer más detalles del suceso. Participará también personal especializado.

 El hallazgo se produce cinco días después del ataque de un ejemplar a una mujer en un pueblo de Cangas del Narcea cuando esta paseaba por las inmediaciones de su domicilio. La víctima se recupera de las heridas en el HUCA, en Oviedo, mientras la guardería trata de encontrar al oso para tratar de determinar por qué atacó a la mujer, al ser un episodio aislado y no frecuente.