Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Actividades educativas

Peregrinos a las ordenes de Alfonso II durante un día

Los alumnos del Santo Domingo participan en la primera yincana para descubrir los Secretos del Camino Primitivo: "Así tendrán más sentido de ciudad", dice la coordinadora

Pilar Romero, Aitor González, Carmen Pérez y Clara Díaz dan instrucciones a los alumnos de Santo Domingo en la plaza de la Escandalera

La plaza de la Escandalera se ha convertido en un punto de encuentro para la peregrinación, al menos en el caso de los niños del colegio Santo Domingo, que durante una mañana han sido discípulos de Alfonso II (pionero en visitar la tumba del apóstol Santiago). Se trata de una propuesta, inaugurada hoy por la Concejalía de Educación del Consistorio y la empresa Educo Asturias, para que los más pequeños conozcan los entresijos que encierran tanto Camino Primitivo como las calles de Oviedo. "Así tendrán un sentido más cívico de lo que representa la ciudad", explica María Noguera, coordinadora de la compañía.

A lo largo los meses de diciembre y enero irán pasando diferentes centros educativos por este punto de inicio de la ruta, con la intención de descifrar los acertijos que les propone la yincana organizada por el equipo. "¿Estáis listos?", preguntan los cuatro monitores que les acompañaran durante la aventura. "Síííí", corean al unísono los estudiantes de sexto de primaria encargados de dar el pistoletazo de salida a esta novedosa experiencia.

Se dividen en cuatro grupos, debido a la normativa higiénico sanitaria impuesta por la pandemia, y comienzan a volar las pistas. A partir de ahora son peregrinos encomendados por "Fonsi", como llaman de forma coloquial al rey, porque van a pasar un largo trayecto alrededor del Casco Antiguo bajo sus instrucciones. Todos se apiñan alrededor del guía correspondiente y se ofrecen voluntarios para leer, el afortunado comienza: "Mi sucesor Alfonso III tiene problemas para proteger Las Reliquias…". ¡Vamos hacia la catedral!

El grupo de "peregrinos" de la monitora Carmen Pérez Cristina Velasco

El juego es el mismo para cada agrupación, pero los recorridos están cambiados para evitar la aglomeración de niños. Aun así se cruzan unos y otros, con mucha prisa por acabar los primeros, mientras las monitoras intercambian pareceres. "Madre mía, adivinan todas", dice Clara Díaz apresurada. Y Carmen Pérez responde: "Son ovetenses de primera".

Durante una hora larga los estudiantes se libran de la lengua y las matemáticas para aprender sobre orientación, historia y patrimonio cultural. La ruta fue planificada con mucho mimo en una reunión de Educo, según comenta Carmen Pérez: "Teníamos que preparar un recorrido que juntase los puntos clave de la ciudad de Oviedo, Alfonso II y el Camino de Santiago. Con la complicación que suman las medidas covid a la organización".

Aún así los participantes se mostraron receptivos y emocionados con el reto, la única preocupación: quedarse atascados con los acertijos. "¿Qué pasa si no averiguamos uno?", preguntan. "Volvemos a la primera localización", bromeaban las encargadas. La única regla en un día tan inusual es mantener en secreto todos sus descubrimientos. El lunes llegará un nuevo pelotón de curiosos peregrinos, que merecen disfrutar la experiencia de cero.

Compartir el artículo

stats