Si eres fan de 'Animal Crossing', este es el juego para móvil que no te puedes perder

Incluido en lo que se conoce como slow games o confort games, es el aliado perfecto para huir del estrés

Tsuki Odyssey

Tsuki Odyssey

L. L.

Probablemente, eres uno de los que, buceando por Tik Tok, ha dado con un juego que es ya auténtico boom en Argentina. De hecho, los desarrolladores de este juego, lazaron un código llamado “Tsukilovesmate” para conseguir más zanahorias y así poder comprar muebles. Pues bien, se trata del juego para móvil Tsuki Odissey y que entraría dentro de la categoría de comfort games.

Para quien aún no sepa lo que es este concepto de videojuegos, no son otra cosa que una experiencia audiovisual que tienen como objetivo ayudar a relajarte, creando una atmosfera agradable.

Es más, si eras de los que allá por 2006 tenías la Nintendo DS y jugaste al ‘Animal Crossing’,este juego seguro te recordará mucho a él. El punto de partida es el mismo: Tsuki, un conejito, vuelve de un largo viaje y encuentra con que han desvalijado su casa porque su amiga, la jirafa, se quedó dormida. A partir de ahí, Tsuki tendrá que trabajar plantando zanahorias (que son la moneda de cambio en su aldea) para poder comprar muebles para su casa y decorarla a su gusto. Ahora bien, las zanahorias solo se pueden recolectar cada dos horas y el juego funciona con el tiempo real. Por lo que no estarás un montón de horas enganchado al juego.

Cómo jugar a Tsuki Odyssey

Jugar Tsuki Odyssey en PC es bastante sencillo, ya que simplemente tendrás que descargarte cualquier emulador fiable como lo son Blue Stacks o GameLoop entre otros, e iniciar sesión o crearte una nueva cuenta de google para poder descargar el juego.

Echo esto, dirígete a la Play Store que hay integrada en el emulador y busca el juego para descargarlo. Una vez se instale, ya podrás disfrutar cultivando zanahorias y amueblando y decorando tu casa del árbol.

El éxito del Tsuki Odissey se debe a que ofrece una atmosfera relajante y la posibilidad de tener una casita que iremos convirtiéndola en nuestro hogar, así como avance el juego. También puede que el juego sea adictivo no solo porque nos genere una sensación de “espacio seguro”, sino también porque es la única posibilidad real de proyectar nuestra casa real. Con la dificultad para pagar el alquiler (y mucho menos comprar) lo más parecido a tener una casa de nuestros sueños lo podemos encontrar en este tipo de videojuegos (tristemente).