25 de abril de 2010
25.04.2010

La Nueva España

El FMI teme que la crisis griega se repita en España y Portugal

Los países más desarrollados prometen sanear las cuentas públicas

25.04.2010 | 02:00
El FMI teme que la crisis griega se repita en España y Portugal

Grecia y el temor al contagio en los países del sur de Europa han centrado la atención de la reunión del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de los ministros de Economía y Finanzas del G-20, quienes aseguraron que se ha alcanzado una recuperación global mayor de lo esperado gracias a los esfuerzos de las veinte principales economías mundiales. Los países miembros del FMI se comprometieron a sanear las cuentas públicas y evitar problemas con sus niveles de deuda, en medio de la crisis fiscal en Grecia.

En el comunicado, de seis páginas, los ministros y los presidentes de los bancos centrales dicen que la recuperación «ha avanzado más de lo previsto» y atribuyen los progresos alcanzados a sus propios esfuerzos para atajar la crisis.
A pesar del optimismo mostrado en la declaración final de la reunión, el ministro de Finanzas de Canadá, Jim Flaherty, dijo que el FMI había alertado al G-20 sobre el peligro de mostrar un exceso de confianza. «Ha habido alguna preocupación significativa sobre el excesivo optimismo de algunos países en sus previsiones económicas», indicó.

Aunque la situación de Grecia no estaba formalmente en la agenda, ha sido uno de los temas más candentes tanto en la reunión del G-20 como en las conversaciones mantenidas al margen por los representantes del grupo, en las que se ha hablado de que el plan de rescate para el país mediterráneo podrían alcanzar los 45.000 millones de euros, en lo que supone el mayor plan de rescate lanzado nunca para una nación.
Los ministros de Finanzas aseguraron que no están dispuestos a que los problemas de deuda de Grecia se agraven y amenacen la estabilidad de la UE o de la economía mundial. «Si la casa de tu vecino está en llamas, incluso aunque sea una casa pequeña y quizás haya sido la culpa de tu vecino, es preferible no ignorar el fuego», indicó el ministro de Economía de Italia, Giulio Tremonti. «Mejor usar un extintor si lo tienes, y nosotros lo tenemos. De otra manera, el fuego podría alcanzar también tu propia casa, incluso si se trata de una vivienda más bonita y más grande».

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, fue tajante respecto a las comparaciones que identifican a España con Grecia. «Todos los países, sin excepción, tienen mucho por hacer, deben tener mucho cuidado con su situación fiscal», dijo Trichet, sentado junto a la vicepresidenta Elena Salgado. «Por supuesto, España no es Grecia», remachó.
Los miembros del G-20, sin embargo, no llegaron a un consenso sobre la mejor manera de recuperar el dinero público inyectado en la economía para salvar a las entidades financieras, cuyos riesgos pusieron la economía global en la peor situación desde la Segunda Guerra Mundial.

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Elena Salgado, alertó en el FMI de que la recuperación mundial podría ralentizarse una vez que se retiren las políticas de estímulo. La también ministra de Economía y Hacienda, que habló en nombre de la UE al ostentar España la Presidencia rotatoria, no se refirió a la situación en Grecia, pero enfatizó que todos los países europeos deben apretarse el cinturón y retirar los programas de estímulo fiscal, «como tarde, en 2011».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook