27 de agosto de 2010
27.08.2010
 

Asturias, ´isla de frescor´

La ola de calor que mantiene en alerta a 28 provincias indulta al Principado

27.08.2010 | 04:49

Oviedo, M. J. IGLESIAS

Asturias, conocida como Paraíso Natural, también se ha convertido en una «isla de frescor» dentro de España, sobre todo para los turistas que llegan del centro, este y sur de la Península. La ola de calor que mantiene en alerta a 28 provincias y que está dejando temperaturas superiores a los 40 grados en Andalucía, La Mancha, Levante, Cataluña y Canarias, y por encima de los 35 en Madrid, Castilla y León, según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología, ha indultado a Asturias. En el Principado, aunque el miércoles fue el día más caluroso del verano en Oviedo, cuando se registraron 31 grados, y el sábado hubo 37 grados en Cangas del Narcea, ya no hay alerta. El meteorólogo Mario Picazo señala: «El clima de Asturias en verano es muy parecido al del norte de las islas Canarias, aunque con menos lluvia, nunca se pasa calor», comenta. Picazo habla como profesional y asiduo veraneante en Andrín (Llanes), donde pasó la primera quincena de agosto, con temperaturas medias de 20 y 21 grados. Como a sus compatriotas madrileños, extremeños o valencianos, le fascinan días como el de ayer, con el cielo encapotado y ligera brisa en la playa.

El bochorno ha durado poco. Ayer los termómetro bajaron entre tres y cuatro grados. Para hoy las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología anuncian nuevos descensos, de otros tres grados como media.

Aunque el calor da tregua, la alerta por el alto peligro de incendios forestales continua hoy en el suroccidente de la región, donde el riesgo de quemas alcanzará sus valores máximos, según señaló ayer la Dirección General de Protección Civil. Como el sol nunca sale a gusto de todos, mientras los habitantes del medio rural se guardan de realizar limpiezas de rastrojos estos días, los visitantes de la España cálida sonríen cuando se les advierte de que la ola de calor ha dejado en la región temperaturas de 30 grados. Es la mínima que alcanzan Badajoz o Sevilla una noche de agosto. El miércoles la capital andaluza llegó a los 43 grados. A Picazo, que ya está en Madrid, la bajada de los termómetros en la capital del Reino no le consuela demasiado. «Sólo pasaremos de 37 grados a 31».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook