31 de marzo de 2011
31.03.2011
 

Los «Stormy Mondays», camino del espacio

Abrumador apoyo en España al grupo tras lograr que su canción aspire a poner ritmo en la NASA - La banda se viste de astronauta hoy en Avilés

31.03.2011 | 05:08
Los «Stormy Mondays», camino del espacio

Oviedo, J. B.

La noticia corrió como la pólvora. Telediarios nacionales, periódicos digitales y emisoras de radio contaron a todo el país que el grupo ovetense «Stormy Mondays» estaba seleccionado entre los finalistas para poner ritmo a los astronautas del transbordador «Endeavour» en su última misión. Y todo el mundo los apoya. La NASA y sus votantes tienen muy en cuenta al grupo de Jorge Otero, que ayer estaba en Mieres acompañando en su gira al norteamericano Willie Nile. Y lo tiene muy en cuenta porque ayer por la tarde estaba en la segunda posición, era el único grupo español y, además, se peleaba con otras nueve bandas de casa, norteamericanas.

Jorge Otero ya comentó a este periódico días atrás (LA NUEVA ESPAÑA publicó ayer que la canción era finalista) que estaban muy ilusionados con la posibilidad de llegar a lo más alto. El camino no fue fácil, ya que se habían presentado 1.350 canciones de todo el mundo. El sólo hecho de estar entre las diez primeras ya es todo un logro que hay que apuntar a «Stormy Mondays», que de seguir en la posición citada estarían en el transbordador, ya que finalmente la NASA escogerá dos de las diez piezas finalistas.

La canción se titula «Sunrise number 1» y va en la onda americana que tanto ha identificado al grupo desde sus comienzos. No en vano «Stormy Mondays» ha trabajado con gusto y estilo el rock genuinamente americano, una circunstancia que los llevó a conseguir otros grandes logros en su carrera.

Y es que el grupo ovetense ya dio la campanada desde su más tierna adolescencia. Su primer «golpe» internacional llegó desde el chriringuito Pinón Folixa. En sus tablas vieron cómo hace lustros el guitarrista Slash se subía a dar unos guitarrazos con ellos. Slash había llegado a Oviedo por sorpresa para tocar con Michael Jackson en el extinto Carlos Tartiere «Black or white», el maravilloso single de «Dangerous». Eso fue en septiembre de 1992. Desde entonces Jorge Otero y sus «Stormy Mondays» no dejaron de estar en los papeles, las televisiones, los periódicos, la radio y la red. No en vano fueron el único grupo español que actúo en la celebración de los treinta años de Woodstock. Fue una intensa celebración, que acabo en un incendio y cuya estrella absoluta fue el grupo de moda entonces, «Red Hot Chili Peppers».

Hay que sumar la actuación que Jorge Otero realizó con Bruce Springsteen, fue una cosa esporádica, que el músico ovetense agradeció sobremanera, ya que The Boss, con Dylan y otros prebostes de la música americana, es uno de sus referentes. También tuvo una intensa actividad con Elliott Murphy, y ahora con Willie Nile. El grupo ha colaborado en diferentes proyectos de la escena asturiana y acaba de editar una nueva producción, con una maravillosa edición en vinilo de color azul.

El nuevo reto de «Stormy Mondays» va más allá; puede llegar al espacio con el transbordador «Endeavour» en su último vuelo espacial. «Stormy Mondays» puede ser el grupo que despierte cada mañana a los astronautas, una tradición de esta nave y de tantos otros viajes de la NASA que también se reflejaron en pantalla grande y que, por cierto, tan buenas bandas sonoras regalaron a la música y a la afición.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook