04 de octubre de 2009
04.10.2009

«La fotografía como arte está en un proceso de desarrollo espectacular»

«Mi inicio empresarial consistió en adquirir una mesa grande, alquilar una habitación de 20 metros cuadrados y ponerme a recorrer kilómetros en Alsa»

04.10.2009 | 02:00
«La fotografía como arte está en un proceso de desarrollo espectacular»

Autodefinido: Me entusiasma la calidad de vida que ofrece Gijón. Intento exprimir los días al máximo porque soy inquieto con las cosas positivas que se nos ofrecen, aunque esto no me impide ser paciente y generoso con las personas que me rodean, ya sean familia, amigos o colaboradores. El sol y el mar son mis pasiones, con ellos cargo mis pilas a diario; ya que no tengo tiempo para el deporte, pasear el Muro y la playa sacia mis ansias de ejercicio.

Fotógrafo publicitario, diseñador e informático

Seguro que hay un montón de personas que al cruzárselo por la calle lo relacionarían con un chico del surf, un estudiante indolente, o un inactivo profesional. Pero como el hábito no hace al monje, una vez más errarían. Bajo su aspecto despreocupado, Rubén Fernández es hoy un empresario de éxito, uno de esos jóvenes emprendedores y valientes que no ha necesitado emigrar para situarse en una envidiable posición profesional. Al frente de la galería-estudio Mediadvanced, ha visto cómo su trabajo trascendía incluso al ámbito internacional. El pasado mes de marzo esta firma, Mediadvanced, realizó la campaña publicitaria de Banesto que tuvo como imagen a Rafael Nadal; un hito, sin duda, para cualquier empresa.


Alegre, sincero y comunicativo, Rubén Fernández transmite entusiasmo por la vida. Nacido en El Bierzo, concretamente en Ponferrada, junio de 1974, y menor de dos hermanos, lleva 25 años viviendo en Asturias. Con apenas unos meses, el trabajo de su padre, empleado de banca, hizo desplazar la familia a Gijón, donde residirían seis años. Tras otra estancia en Ponferrada, el nuevo destino fue Oviedo, hasta asentarse definitivamente en Gijón, de modo que «soy berciano de nacimiento y asturiano de adopción». Sus estudios se reparten entre Ponferrada, donde cursó el Bachiller, y Oviedo, en cuya Universidad se licenciaría en Informática. Paralelamente a su carrera Rubén Fernández fue, durante cuatro años, subdirector del Colegio Mayor San Gregorio.


-¿Fueron responsabilidades simultáneas?


-No, continué en el San Gregorio dos años después de terminar la carrera, mientras trabajaba en una empresa de multimedia, encargado de diseñar páginas web.


-¿Qué le hizo cambiar su rumbo?


-En esos dos años había realizado muchos trabajos a escala nacional que resultaron muy bien y pensé que sería mucho más interesante trabajar por mi cuenta, sin tener jefe.


-Para lo que hace falta un punto de salida, un capital...


-La inversión consistió en adquirir una mesa grande, alquilar una habitación de 20 metros cuadrados en Oviedo, y ponerme a recorrer kilómetros; los primeros los hice en Alsa. Ordenador ya tenía. Uno de mis tíos, Paco Fernández Rico, trabajaba en una importante empresa de Madrid y me dijo, ¿por qué no enseñas tus proyectos en nuestro departamento de marketing? Cogí la mochila y el autobús, hice la visita aconsejada y regresé a Oviedo con el primer contrato; éste me retribuyó más dinero que la suma de varias mensualidades anteriores, además de permitirme seguir con mi independencia.


-¿En qué consistía ese primer proyecto?


-En crear un catálogo corporativo multimedia de la empresa; ésta pertenece al grupo Ferrovial. El trabajo estaba dentro de nuestros sistemas divulgativos; en realidad son muestro producto estrella.


-¿Ese contrato fue la cereza que tiró del resto?


-Sí, a partir de ahí la misma empresa continuó encargándome proyectos, de manera que pude incorporar a mi mesa a dos de mis mejores amigos y a mi hermano; tres magníficos profesionales. Todo eso en seis meses.


-¿Sin cambiar de mesa ni de habitación?


-Tuvimos que alquilar una oficina en condiciones, en Oviedo.


-¿Y por qué el salto a Gijón?


-Había dejado el puesto de subdirector del Colegio Mayor, y me tiraba el mar. Sobre todo, el recuerdo de aquella infancia en Gijón, tan feliz. A mi memoria se añadían las cosas que me contaban, fotografías de entonces... Me apeteció mucho recuperar aquel pasado.


-Es usted un sentimental...


-Sí, venía a Gijón en busca de todo aquello y me iba enganchando. Un día lo vi claro, y me puse a buscar casa y estudio. Encontré un ático maravilloso en el Muro y un despacho en la calle Capua, así que hice las maletas inmediatamente y trasladé la empresa con toda mi gente. De esto hace seis años.


-¿Fue fácil mantener el trabajo pese al cambio de ciudad?


-Sí, porque el 95 por ciento de nuestros clientes era de fuera de Asturias. Tuve que continuar viajando mucho, por territorio nacional y por el extranjero, incluso hasta México, de manera que el tema de trabajo se mantuvo. Merced a los paseos por el Muro, un día, hace cinco años, vi un cartel, «se alquila», en un bajo de la manzana del martillo de Capua, y me dije, «yo quiero estar ahí». Nos mudamos y al disponer de mucho más espacio decidimos aprovechar una zona para instalar una galería de arte. Arte relacionado con el diseño. Esto obedecía a una inquietud personal compartida con mis compañeros de trabajo. Poco a poco nos dimos a conocer en Gijón, y el porcentaje de clientes asturianos -empresas e instituciones- aumentó sin perder el de fuera.


-Usted, en concreto, ¿de qué se ocupa?


-Somos seis personas, pero me gusta trabajar en equipo y no estar centrado en una sola tarea. Hago diseño, fotografías, gestiono la empresa, organizo exposiciones, y dirijo la labor comercial. Si tengo que limpiar los cristales, que se ensucian con frecuencia, también lo cumplo.


-¿Tiene lista de espera para artistas que desean exponer en Mediadvanced?


-Más o menos... Desde el principio, nuestra idea al montar la galería fue la de ofrecer una oportunidad a artistas que, sin nombre conocido, tuvieran un valor que mostrar, sin tener en cuenta ni su currículum ni su prestigio. Esto, sumado a nuestras óptimas condiciones...


-Explíquese.


-No cobramos nada por exponer, ni exigimos comisión alguna por las ventas efectuadas, y además se hace publicidad de la muestra. Lo único que pedimos es quedarnos, para nuestra colección, con una de las obras expuestas. Para quien goza de mucho prestigio, esta condición quizá no sea interesante, pero para alguien que está empezando, sí. Es lógico, pues, que tengamos muchas solicitudes. Se celebra una exposición cada quince días; en total han pasado por nuestras paredes unos 90 artistas.


Pasa a la página siguiente

«El primer gran proyecto que tuve fue crear un catálogo corporativo multimedia de una empresa que pertenece a Ferrovial»

«De Nadal sólo puedo decir que su actitud de sencillez y educación en la pista se corresponde con su personalidad»

«Mi hermano Gonzalo está realizando un proyecto precioso sobre la escalera 5 de San Lorenzo»

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad