R. VALLE

Sesenta y cinco páginas en castellano y treinta y nueve en inglés. Todas llenas de fotografías, a todo color y en papel cuché. Así es «Gijón», la nueva revista oficial de la ciudad que quiere presentar las bondades de la villa como destino turístico a quienes estén diseñando su agenda de vacaciones. El primer número de la publicación se presentó ayer oficialmente en el Ayuntamiento, de la mano del concejal de Turismo, José María Pérez, pero tendrá su puesta de largo en el Fitur de finales de mes. La feria nacional más importante sobre turismo será el escenario del reparto de los primeros ejemplares de un tirada de 25.000 números, que se duplicará en la campaña de verano.

La revista será también parte del material promocional que se lleve a las presentaciones oficiales de la ciudad fuera de sus fronteras y estará disponible para los turistas que ya pisen suelo gijonés en las oficinas de turismo de la red municipal. La intención es sacar tres números al año para actualizar las ofertas festivas y culturales de Gijón en cada momento y, en un futuro no muy lejano, incorporar una edición en francés que permita rentabilizar en el ámbito del turismo puro y duro la autopista del mar y los vuelos directos a París.

«Gijón», que sigue la estela de publicaciones norteamericanas similares, es el reflejo en papel de todas las propuestas, acciones e iniciativas que Gijón ya publicita desde su web turística, que incluye un blog y área de noticias actualizadas al minuto.

Los responsables del primer número de «Gijón» han decidido arrancar la historia de la publicación con un reportaje que ofrece a los visitantes «diez superplanes» para disfrutar de la ciudad pese a la lluvia o el frío del invierno y han optado por convertir la portada en un guiño singular al elegir como imagen de presentación la fotografía que ganó el último concurso de la asociación Caborian y que firma Goldenblatt. Una imagen que tiene como fondo las edificaciones que rodean la plaza central de la Universidad Laboral que diseñó Luis Moya. Todo un reclamo para los turistas.