03 de julio de 2012
03.07.2012

«Larra fue un perdedor moral y vivió siempre en la contradicción»

«El periodismo vive muy pendiente del poder político, aunque después está el económico, que es más solapado»

03.07.2012 | 02:00
Leonardo Romero Tobar, ayer, durante su intervención.

Catedrático emérito de Literatura Española

J. M. CEINOS
Leonardo Romero Tobar (Burgos, 1941) es catedrático emérito de Literatura Española de la Universidad de Zaragoza. Conferenciante en universidades de España, Francia, Italia, Alemania, Austria y Estados Unidos, entre otros países, también es autor de más de cuarenta libros y doscientos trabajos de invetigación o crítica sobre literatura. Ayer, invitado por el centro asociado en Asturias de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), pronunció una conferencia sobre «Larra, periodista», dentro del curso de verano que lleva por título «Grandes nombres del periodismo literario».

-¿Puede considerarse a Larra, «Figaro», con justicia, el primer periodista español?

-Es el primer periodista, para mí, sin duda, y para otros muchos lectores e investigadores por muchas razones. En cuanto a su calidad, tenía una cultura asimiladísima, después la capacidad de vivir las circunstancias inmediatas con una capacidad de penetración asombrosa y como traduce esa cultura entreverada, mezclada con la percepción de las circunstancias inmediatas en un discurso lingüístico brillante y atractivo que es aún de una actualidad asombrosa. Es una prosa mucho más divertida y expresiva que la de muchos periodistas de hoy.

-¿Pagó vivir en una España parecida a la actual, en cuanto al periodismo y el juego de poderes?

-Tenía ironía y crítica, sobre todo empezando por él mismo. En cuanto a la lucha del periodismo con el poder ahí mi punto de vista es que Larra tiene un sentido oportunista; hay momentos en los que se enfrenta directamente con el poder y tiene una posición política indiscutible, que es su oposición al carlismo sin fisuras y desde el principio, pero luego, en lo que fue la ocupación del poder por los distintos personajes del liberalismo, tiene posiciones más o menos matizadas y acaba rompiendo con todos, salvo con Istúriz.

-¿Era un afrancesado?

-En formación cultural si...

-¿Una especie de tercera España como se ve en los años treinta del siglo XX?

-Sin duda, se puede decir que es un perdedor, aunque ganó mucho, fue el periodista mejor pagado. El último contrato que firmó estipulaba un sueldo equivalente casi a un ministro de la época. Es un perdedor moral, él mismo se considera siempre un perdedor, vive siempre en la contradicción.

-¿Qué relación encuentra entre el periodismo de la época de Larra y el actual?

-Mi impresión del periodismo en España es que vive muy pendiente del poder político, aunque después está el poder económico, que es mucho más solapado y más importante. También está la seducción personal o la fidelidad ideológica a determinados puntos de vista. Es muy difícil encontrar un auténtico períodico independiente, hay que buscarlo con lupa.

-¿El periodismo español bebe en las fuentes del periodismo democrático británico, francés y estadounidense?

-En la época de Larra los dos modelos periodísticos eran primero el francés, el de la revolución (de 1789) y en los años de Larra el periodismo británico, ya que muchos liberales españoles habían vivido bastantes años en Londres, como Andrés Borrego, que fue su empresario del «Español» y fue quien importó a España el modelo de los periódicos ingleses. En cambio, en aquella época los periódicos norteamericanos eran desconocidos. Larra tenía admiración por los Estados Unidos y en un artículo escribe que de allí nos vino la libertad, no de la Revolución Francesa, pero en su época se sabe poquísimo de los Estados Unidos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad