Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ENRIQUE OLTRA | Enfermero, profesor de la Escuela de Enfermería

"En sanidad hay muchos campos para el ahorro sin hablar de recortes"

"La enfermería es un recurso que está absolutamente infrautilizado"

Enrique Oltra, en la Escuela de Enfermería de Gjión. | marcos león

Enrique Oltra, avilesino con recorrido vital y profesional por media Asturias, es el autor de una tesis doctoral que se ha saldado con aplauso del tribunal y el interés de muchos profesionales de la sanidad de todo el país. Suyo es un riguroso y exhaustivo análisis que demuestra que en la sanidad pública hay mucho margen para la mejora y el ahorro. Y uno de ellos puede estar en evitar que la cirugía menor atasque la lista de espera de los hospitales o haga perder un tiempo innecesario a los especialistas, porque por coste, calidad y satisfacción, su sitio está en los centros de Atención Primaria.

-¿Qué es la cirugía menor y cuánto se recurre a ella?

-A la cirugía menor se recurre de forma habitual. Comprende una serie de técnicas quirúrgicas que se realizan sobre todo en la piel para tratar lesiones que inicialmente no son sospechosas de malignidad. Hablamos de la atención a heridas abiertas, intervenciones quirúrgicas en heridas clínicas y úlceras, quistes, verrugas, lipomas, uñas encarnadas... muchas entidades que en principio en sí mismas no son graves pero que tiene una gran incidencia en la calidad de vida de las personas.

-¿Por qué decidió analizar la efectividad y eficiencia de esta técnicas según dónde se realiza, ya sea en los centros de salud o en los hospitales?

-Durante mi etapa como enfermero en un centro de salud me dediqué mucho a la cirugía menor. Tuve grandes maestros, me interesó mucho y era consciente de que es una actividad muy poco evaluada porque muchas veces lo cotidiano queda ocultado por el brillo y el deslumbre que nos provocan las grandes tecnologías o avances sanitarios.

-¿Quién decide que una cirugía menor se realice en un centro de salud o en un hospital?

-Igual que decía que la cirugía menor no ha estado evaluada, también ocurre que es una actividad que no está regulada. Eso implica que la abordan muchos profesionales distintos en ámbitos de trabajo diferentes. La hacen desde los médicos especialistas de hospital (traumatólogos, cirujanos, dermatólogos, cirujanos plásticos, cirujanos infantiles?), los médicos de familia y, sobre todo, tal como hemos comprobado, lo llevan a cabo las enfermeras en Atención Primaria. De hecho, son quienes más cirugía menor realizan. Como no está reglado no todos los profesionales ni en todos los centros de salud se realizan las mismas técnicas. Sí que hay criterios claros de derivación cuando la gravedad o las circunstancias lo requieren, pero luego hay cirugía menor que se haría con total seguridad y satisfacción en los centros de salud pero que, por las razones que sean, acaban derivadas a hospitales.

-Según su análisis son técnicas muy seguras, independientemente de dónde se hagan.

-Sí, las complicaciones y efectos adversos que aparecieron en nuestro estudio de 600 pacientes son mínimas y en todo caso leves. Hemos detectado algunas áreas de mejora pero en cuestiones que no son trascendentes.

-¿De la encuesta realzada a los pacientes para ver lo que ellos perciben, con qué se queda?

-En la calidad percibida por el paciente el resultado es demoledor. Los usuarios están altísimamente satisfechos de la cirugía menor. Por encima del 90% se declaran satisfechos o muy satisfechos, y se dieron diferencias estadísticas que dejar claro que los usuarios estaban más satisfechos cuando se les hacían las intervenciones en los centros de salud. Al paciente si le das a elegir prefiere hacerse la cirugía en su centro.

-¿Cómo fue el resultado económico?

-Respecto a los costes, el estudio determina que en Atención Primaria cada proceso completo cuesta 172,51 euros, que es 3,3 veces menos de lo que cuesta en el hospital (587,89 euros). Proyectando esa diferencia al número de intervenciones que se realizaron durante el 2009 en los hospitales y que se podrían haber realizado en Atención Primaria, la cantidad resultante, sin disminuir la calidad del proceso, es de un ahorro estimado de entre 1,2 y 1,3 millones de euros al año por cada millón de habitantes.

-O sea, que se está perdiendo una oportunidad de ahorro.

-Sí, efectivamente.

-¿Le sorprendió el resultado?

-Sí porque eran resultados impactantes. Tanto que me generaron serias dudas y tuve que pedir a mi directora de tesis que los revisara, porque no me fiaba. Y se ratificaron. No solo es llamativo el ahorro de costes, también el ahorro que puede suponer para el paciente. Pero lo importante es que demuestra que en la sanidad pública hay muchos campos donde se puede buscar el ahorro y la eficiencia sin hablar de recortes.

-Y eso, con menos estrés para el paciente.

-Claramente la cirugía menor realizada en centros de salud quita estrés a los pacientes y aporta flexibilidad porque las citas se suelen amoldar a las circunstancias de los usuarios, algo que en los hospitales es casi impensable. También para la sociedad el beneficio es muy evidente porque que una lista de espera esté atascada por cuestiones que se pueden resolver en otro ámbito es casi inadmisible.

-¿Cómo le gustaría que se interpretara este estudio?

-Lo que querría es que este trabajo pudiera ser una buena herramienta ahora que se da tanta importancia a la gestión eficiente de recursos. El trabajo aporta evidencias y pruebas que hay que incorporar a la gestión más eficaz. Hay que saber qué cosas funcionan y qué no para mantener el sistema. Ademas, llega en buen momento porque el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud tiene un grupo trabajando para potenciar la cirugía mayor ambulatoria. Y ya ha sacado un primer documento donde entre sus primeras conclusiones indica que debe sacarse de los hospitales toda la cirugía menor hacia la Atención Primaria, porque eso generará más capacidad para hacer cirugía mayor ambulatoria.

-Otra evidencia que aporta el trabajo es el papel sustancial de la enfermería. ¿Está desaprovechado su potencial?

-Sin duda la enfermería es un recurso que está absolutamente infrautilizado. Es un recurso valioso que aporta mucho y que además, como se ve en este estudio, son profesionales que están muy valorados por la población pero desde los ámbitos de política sanitaria no han tenido ni tienen aún la atención que merecerían.

Compartir el artículo

stats