21 de diciembre de 2013
21.12.2013

Las Asturias de Ballester

El artista, Premio Nacional de Fotografía en 2010, afirma que "Allumar" quiere vincular naturaleza e industria - Fernando Masaveu mantiene el apoyo al proyecto para que destacados creadores tomen imágenes del Principado

21.12.2013 | 01:46
Masaveu, en primer término, ayer, con Ballester, Felgueroso, Rodríguez y Calvo, de derecha a izquierda de la foto.

Son las Asturias de José Manuel Ballester, madrileño de 1960 y Premio Nacional de Fotografía en 2010, reunidas bajo el título "Allumar" en una esperada exposición que inauguró ayer el presidente de la Fundación María Cristina Masaveu Peterson, Fernando Masaveu, acompañado por el artista, además del primer teniente de alcalde de Gijón, Rafael Felgueroso, y el viceconsejero de Cultura, Alejandro Calvo. Esta colección es la segunda entrega del proyecto "Miradas de Asturias", una iniciativa sostenida en el tiempo con la que la citada institución quiere ofrecer distintas visiones del Principado desde el talento y la singularidad de reconocidos creadores. "Queremos ofrecer una imagen global del siglo XXI a través de los mejores fotógrafos", dijo Fernando Masaveu en el concurrido acto de apertura, después de señalar que "la realidad ha superado las expectativas" y dar por consolidada la iniciativa "Miradas".

Masaveu elogió el trabajo de Ballester, a quien definió como un "artista excepcional" que conjuga la sensualidad curvilínea del estilo de Niemeyer con las líneas de Vaquero Palacios, por mencionar a dos creadores relacionados con el Principado. Felgueroso y Calvo encomiaron también el trabajo de Ballester. El Viceconsejero se felicitó, además, porque iniciativas como "Allumar" fijan un vínculo "entre la creación contemporánea y Asturias". "Con esta exposición he querido transmitir la sensación de lo que pasa", había manifestado horas antes el artista, en un encuentro con periodistas y críticos. El fotógrafo invitado el año pasado por la mencionada fundación fue Alberto García-Alix, que tituló su colección "Patria Querida".

"Estamos ante la obra de un artista avalado por la crítica y el público", subrayó, por su parte, el comisario de "Allumar", Ángel Antonio Rodríguez. La palabra asturiana que da título a la muestra condice con la preocupación estética del fotógrafo por la luz y el espacio. Un magnífico libro-catálogo complementa esta exposición, que estará en el Antiguo Instituto hasta el próximo 2 de febrero.

"Allumar" resume en sus cuarenta fotografías más de tres años de trabajo y las casi cinco mil instantáneas que Ballester tomó en distintas comarcas asturianas, con especial atención a los territorios industriales que han venido definiendo durante casi dos siglos el perfil socioeconómico de una tierra que el artista ha definido como intensa, capaz de contener en sus apretadas fronteras mar y montaña, urbes y valles, paisajes de postal del paraíso y otros que remiten a alguna escena de "Blade Runner" o de cualquier otra película futurista.

Todo eso está en esta exposición, aunque "Allumar" expresa una querencia de Ballester por los espacios industriales, los que vienen directamente de la primera revolución industrial y los que forman parte aún del tejido económico del Principado: de las chimeneas de Aboño a los saltos de Salime o Miranda, de la lampistería del pozo María Luisa al nuevo dique Norte del Musel, de las montañas portuarias de carbón a la cementera de Tudela Veguín. "Un mundo que desaparece y otro que está aún a pleno rendimiento", dijo el fotógrafo. Éste hizo una defensa de la relación entre arte e industria, como la que esmalta algunas de las centrales hidroeléctricas asturianas gracias al trabajo de artistas como Vaquero Palacios y Vaquero Turcios. "Hay que remontarse a la Bauhaus para encontrar algo así", añadió, en referencia a la escuela que fundó Gropius en 1919 en Weimar.

"Las fábricas son los lugares en los que se desarrolla el ingenio humano a niveles increíbles". "El mundo industrial me interesa muchísimo, cómo el hombre irrumpe en la naturaleza", indicó Ballester. Pero en "Allumar" hay también paisajes fundacionales (la Campa Torres) y naturalezas casi intactas, marinas y viaductos, salas de máquinas y las geometrías del Centro Niemeyer, su primer objetivo. Hay todo eso, sin paisanaje.

El artista ha explicado, según publicó este diario el pasado día 17, que ha querido "captar al ser humano a través de su huella" en esos espacios industriales. También dijo entonces: "Asturias ha sido una grata sorpresa, tiene grandeza y dignidad". Las fotos son todas de gran tamaño e impresas sobre papel hahnemühle fineart baryta 325 o bond, con cuidadas calidades cromáticas que remiten a la formación pictórica de Ballester. Éste, con obra en el Reina Sofía y otros museos importantes, ha fotografiado a fondo países como China y Brasil. Sostiene que el Principado, con sus geografías íntimas, aguanta la comparación con esos otros espacios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad

Enlaces recomendados: Premios Cine