27 de marzo de 2014
27.03.2014

La valentía de acercarse al precipicio

"Día mundial del teatro" Jornadas en la Esad - El actor Andrés Lima llama a los alumnos de Arte Dramático a darlo todo en una profesión "que es un riesgo en sí misma"

27.03.2014 | 02:06
Andrés Lima, a la derecha, se dirige a los estudiantes acompañado por Eladio de Pablo, director de la ESAD. | marcos león

"Si un artista no se pone al borde del precipicio, no es de verdad un artista". El actor y director de teatro Andrés Lima participó ayer en las Jornadas Culturales de la Escuela Superior de Arte Dramático (ESAD) con motivo del "Día mundial del teatro", y lo hizo animando a los estudiantes a implicarse al máximo en "una profesión que es un riesgo en sí misma, muy difícil, pero en la que, una vez que entras, es muy difícil salir", recalcó.

Lima repasó para los alumnos toda su vida profesional, que paradójicamente no contó con una formación académica al uso. "No me admitieron en la Escuela de Arte Dramático", relató con humor. Algo "nada recomendable", pero que en su caso pudo suplir con "cursos, talleres y mucho trabajo". Un esfuerzo como actor de más de una década que "me llevó a enfocarme más hacia la dirección con el tiempo", contó.

Así, y junto con profesionales de la talla de Alberto San Juan, Nathalie Poza, Ernesto Alterio o Willy Toledo creó en el año 1996 la compañía "Animalario", con unos inicios algo atropellados, con "mucha improvisación, esqueches cortos y muy buenos resultados en La Cuarta Pared".

Lima habló de la delicada situación actual, del "microteatro", un formato que "creo que está haciendo daño al género" y de sus planes de futuro, que de manera inmediata pasan por una gira con la obra "Los Mácbez" y por la reunión de nuevo del grupo del "Animalario".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Farmacias de guardia

Farmacias de guardia en Gijón

Farmacias en Gijón

Todas las farmacias de guardia hoy en Gijón

Farmacias de guardia en Asturias

Farmacias en Asturias

Consulta las farmacias de guardia hoy en tu localidad